Mie­do no dan, pe­ro sí ver­güen­za

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galacia - GON­ZA­LO BAREÑO

Re­co­noz­co que cuan­do veo y es­cu­cho al pre­si­den­te ca­ta­lán, Car­les Puig­de­mont, hi­lan­do dis­pa­ra­tes po­lí­ti­cos y ju­rí­di­cos sin cuen­to pa­ra­pe­ta­do de­trás de su fron­do­so fle­qui­llo de apren­diz de beatle, me re­sul­ta muy di­fí­cil to­mar­lo en se­rio. Y mu­cho más, sen­tir te­mor an­te lo que pue­da de­cir. Pe­ro en­tien­do tam­bién que mu­chas de las bar­ba­ri­da­des que se han per­pe­tra­do en la his­to­ria las han alen­ta­do lí­de­res que, vis­tos a pos­te­rio­ri, re­sul­tan ca­si có­mi­cos y ha­cen que nos pre­gun­te­mos có­mo fue po­si­ble que al­guien los to­ma­ra en se­rio. Me aho­rro dar nom­bres, pe­ro sí, son esos en los que us­te­des es­tán pen­san­do. Con­vie­ne por ello no con­fun­dir lo ri­si­ble de un per­so­na­je con to­mar­se a bro­ma lo que ha­ga.

To­da Es­pa­ña sa­be que el 1 de oc­tu­bre no se va a ce­le­brar un re­fe­ren­do que va­ya más allá de la mas­ca­ra­da del 9N y que Ca­ta­lu­ña no se va a in­de­pen­di­zar. Los ex­per­tos en de­mos­co­pia sa­ben que una co­sa es pre­gun­tar­le a la gen­te qué par­ti­do quie­re que ga­ne las elec­cio­nes, y otra muy dis­tin­ta pre­gun­tar­le quién cree que va a ga­nar. Pa­ra sa­ber lo que ocu­rri­rá, es mu­cho más útil aten­der a la se­gun­da pre­gun­ta que a la pri­me­ra. Del mis­mo mo­do, si se pre­gun­ta­ra a los es­pa­ño­les si creen que Ca­ta­lu­ña va a ser in­de­pen­dien­te den­tro de unos me­ses, los que con­tes­ta­rían afir­ma­ti­va­men­te su­ma­rían un por­cen­ta­je ri­dí­cu­la­men­te pe­que­ño, in­clu­so en Ca­ta­lu­ña.

El pro­ble­ma no es por tan­to la in­de­pen­den­cia ni el re­fe­ren­do, sino el he­cho de que Puig­de­mont y sus con­mi­li­to­nes se­ce­sio­nis­tas es­tán tras­pa­san­do to­dos los lí­mi­tes, alen­tan­do una pe­li­gro­sa frac­tu­ra ci­vil cu­yas con­se­cuen­cias van mu­cho más allá de las nu­las po­si­bi­li­da­des de que Ca­ta­lu­ña aca­be se­pa­rán­do­se de Es­pa­ña. Que un pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat pre­su­ma de «dar mie­do» a un Es­ta­do de de­re­cho es im­pro­pio no ya de una de­mo­cra­cia eu­ro­pea del si­glo XXI, sino de cual­quier país ci­vi­li­za­do. Su­pe­di­tar cual­quier sub­ven­ción pú­bli­ca a un me­dio de co­mu­ni­ca­ción a que es­te ha­ga pro­pa­gan­da de un re­fe­ren­do ile­gal es una in­de­cen­cia po­lí­ti­ca. Des­ti­tuir a un con­se­je­ro de la Ge­ne­ra­li­tat por re­co­no­cer lo ob­vio, que no ha­brá re­fe­ren­do, es una reac­ción más pro­pia de un dés­po­ta que de un de­mó­cra­ta. Re­dac­tar una «nor­ma su­pre­ma» que de­ro­gue en el fu­tu­ro to­das las le­yes vi­gen­tes es una abe­rra­ción. Y pre­ten­der lle­gar a la in­de­pen­den­cia por la vía asam­blea­ria y re­vo­lu­cio­na­ria, al más pu­ro es­ti­lo cha­vis­ta, es de una irres­pon­sa­bi­li­dad ca­si in­fan­til.

Es cier­to que, más que mie­do, lo que pro­vo­ca es­te ti­po de plan­tea­mien­tos en un de­mó­cra­ta es ver­güen­za aje­na, pe­ro eso no res­ta un ápi­ce de gra­ve­dad a los he­chos. Ya sa­be­mos que no ha­brá re­fe­ren­do ni in­de­pen­den­cia, pe­ro las tro­pe­lías que se han co­me­ti­do, se es­tán co­me­tien­do y se van a co­me­ter en su nom­bre no de­be­rían que­dar im­pu­nes en nin­gún ca­so. Puig­de­mont es un ca­dá­ver po­lí­ti­co, pe­ro de­jar sin san­ción los des­ma­nes de quie­nes es­tán pi­so­tean­do las le­yes y la de­mo­cra­cia, y dar­se por sa­tis­fe­chos por el he­cho de que fi­nal­men­te no se ce­le­bre el re­fe­ren­do, se­ría la me­jor ga­ran­tía de que otros, no so­lo en Ca­ta­lu­ña, se ani­men a ha­cer lo mis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.