Ni la ma­dre que lo adop­tó

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - FER­NAN­DO ÓNEGA

El World Pri­de, an­tes co­no­ci­do co­mo Or­gu­llo Gay, ha si­do un éxi­to in­dis­cu­ti­ble. Cual­quier in­di­ca­dor lo confirma: el nú­me­ro de asis­ten­tes a los es­pec­tácu­los y ma­ni­fes­ta­cio­nes, la au­sen­cia de in­ci­den­tes, la par­ti­ci­pa­ción de ar­tis­tas de re­nom­bre e in­clu­so las to­ne­la­das de ba­su­ra re­co­gi­das, que al­gu­nas ca­lles de Madrid pa­re­cían la pla­ya de Ria­zor des­pués de la no­che de San Juan. Madrid y Es­pa­ña pue­den pre­su­mir de to­do: de or­den, de to­le­ran­cia y de res­pe­to a la di­ver­si­dad. Tam­bién de ali­vio eco­nó­mi­co, por­que se cal­cu­la que la fies­ta ha de­ja­do unos 300 mi­llo­nes de eu­ros en la ca­pi­tal. De­pen­dien­tes de co­mer­cios de la mi­lla de oro de Madrid cuen­tan y no aca­ban có­mo las pa­re­jas ho­mo­se­xua­les se ha­cían gran­des re­ga­los de gran­des mar­cas en­tre arru­ma­cos de lu­na de miel.

Pe­ro lo más im­pre­sio­nan­te, qui­zá, ha si­do la uni­dad po­lí­ti­ca y me­diá­ti­ca an­te la ce­le­bra­ción. Que yo ha­ya vis­to u oí­do, ni una so­la crí­ti­ca, ni si­quie­ra re­ti­cen­cia. Al­gu­nas te­le­vi­sio­nes le de­di­ca­ron ho­ras, con una de­di­ca­ción so­lo com­pa­ra­ble a los pro­gra­mas de las no­ches elec­to­ra­les. Los pe­rió­di­cos le de­di­ca­ron mul­ti­tud de pá­gi­nas. Y la cla­se po­lí­ti­ca, no di­ga­mos: na­die de primer ni­vel se pu­so an­te las cá­ma­ras, pe­ro no hu­bo par­ti­do que no qui­sie­ra ha­cer­se vi­si­ble, co­mo si su au­sen­cia fue­se un de­li­to de le­sa dis­cri­mi­na­ción. ¿Y quién nos lo iba a de­cir? Los di­ri­gen­tes del PP, que en su día re­cu­rrió los ma­tri­mo­nios gais an­te el Cons­ti­tu­cio­nal, mos­tra­ban tal en­tu­sias­mo que pa­re­cían los fe­li­ces or­ga­ni­za­do­res de los even­tos y su pre­si­den­ta re­gio­nal, Cris­ti­na Ci­fuen­tes, fue vis­ta y re­tra­ta­da en un es­ce­na­rio bai­lan­do in­clu­so con más rit­mo y ga­nas que la al­cal­de­sa Car­me­na. Va­mos, que pa­re­cía Za­pa­te­ro.

¿Y la Igle­sia? Ig­no­ro si fue por el fa­mo­so efec­to Fran­cis­co o por con­ta­gio del am­bien­te so­cial o por­que te­ne­mos unos cu­ras muy to­le­ran­tes, pe­ro no di­jo ni pa­la­bra. So­lo a un pá­rro­co de las Ca­ta­lu­ñas o de por allá se le ocu­rrió ver pe­ca­do en la ce­le­bra­ción, lo di­jo y fue so­me­ti­do a una du­ra ex­co­mu­nión lai­ca, por­que el pe­ca­do de hoy es cri­ti­car a cual­quier ho­mo­se­xual o al­go que ten­ga que ver con la ho­mo­se­xua­li­dad. Su­pon­go que ese pá­rro­co, aver­gon­za­do, ha­brá aban­do­na­do su pa­rro­quia, el muy he­re­je.

¡Quién te ha vis­to y quién te ve, Es­pa­ña nues­tra! El país don­de se ape­drea­ba a los gais, con­ver­ti­do de pron­to en su pa­raí­so y lu­gar de con­vo­ca­to­ria de la ho­mo­se­xua­li­dad mun­dial. Es­pe­ro que to­do ha­ya si­do sin­ce­ro, que sea efec­ti­va­men­te el re­fle­jo de una so­cie­dad to­le­ran­te y di­ver­sa y no so­lo el fru­to del mie­do o de la au­to­cen­su­ra an­te una mo­da arro­lla­do­ra. Si es así, en­ho­ra­bue­na. Y en to­do ca­so, si­gue te­nien­do ra­zón Al­fon­so Gue­rra: a es­te país no lo re­co­no­ce ni la ma­dre que lo pa­rió. O lo adop­tó, ha­bría que ma­ti­zar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.