Re­pre­sen­tar a Es­pa­ña

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - MI­GUEL JUANE Abo­ga­do

Po­cas co­sas pro­du­cen tan­ta emo­ción y tan­ta sa­tis­fac­ción co­mo re­pre­sen­tar a tu país, má­xi­me si lo ha­ces fue­ra de nues­tro te­rri­to­rio. En oca­sio­nes se lle­va a ca­bo en una de­le­ga­ción di­plo­má­ti­ca, otras en una em­ba­ja­da co­mer­cial, pe­ro la que sin du­da des­pier­ta más sen­ti­mien­tos, ade­más de una mi­sión mi­li­tar, es en una se­lec­ción, un com­bi­na­do na­cio­nal de una mo­da­li­dad de­por­ti­va, ya no so­lo pa­ra los par­ti­ci­pan­tes, sino tam­bién pa­ra aque­llos que les acom­pa­ñan e in­clu­so pa­ra los que les ob­ser­van.

La Ley del De­por­te re­co­ge, co­mo obli­ga­ción de los de­por­tis­tas, el acu­dir a la con­vo­ca­to­ria de una se­lec­ción na­cio­nal, lo cual pue­de ser san­cio­na­do en ca­so de in­cum­pli­mien­to. Tal cir­cuns­tan­cia sur­gió co­mo un de­ber en una épo­ca en la que al­gu­nos ju­ga­do­res re­nun­cia­ban por mo­ti­vos es­pu­rios, por in­tere­ses co­mer­cia­les con sus res­pec­ti­vos clu­bes o pa­tro­ci­na­do­res. Aun­que pue­da pa­re­cer in­com­pren­si­ble tal com­por­ta­mien­to, qui­zá sea me­nos ra­zo­na­ble el he­cho de lle­var a al­guien a una con­vo­ca­to­ria si no de­mues­tra una au­tén­ti­ca vo­lun­tad de que­rer acu­dir, ya que su des­ga­na o fal­ta de mo­ti­va­ción pue­de re­sul­tar con­tra­pro­du­cen­te pa­ra el res­to del co­lec­ti­vo.

Lo más nor­mal es que to­dos los ele­gi­dos deseen asis­tir, ya que ello su­po­ne un res­pal­do en su tra­yec­to­ria de­por­ti­va y pro­fe­sio­nal. Y una vez allí, el ob­je­ti­vo es co­mún, ol­vi­dán­do­se de los co­lo­res de ca­da uno o del lu­gar de pro­ce­den­cia. La uni­for­mi­dad es cla­ve, la unión muy im­por­tan­te y el am­bien­te del gru­po de­vie­ne fun­da­men­tal.

Al igual que las gai­tas pa­ra un ga­lle­go, el himno na­cio­nal sue­na mu­cho me­jor allen­de nues­tras fron­te­ras y cuan­do lo es­cu­cha­mos o ve­mos on­dear nues­tra ban­de­ra, nos in­va­de un mo­ti­vo in­men­so de sa­tis­fac­ción y de or­gu­llo, má­xi­me si tú eres el res­pon­sa­ble, o al me­nos uno de ellos, de que eso su­ce­da.

El sig­ni­fi­ca­do de un escudo, de unos co­lo­res, de un sím­bo­lo, al­can­za su má­xi­ma di­men­sión. Es un mo­men­to in­ten­so, emo­cio­nan­te, pre­cio­so, que de­be­ría vi­vir to­do el mun­do al me­nos por una vez en la vi­da y que so­lo unos pri­vi­le­gia­dos pue­den dis­fru­tar en pri­me­ra per­so­na. Unos ele­gi­dos que han tra­ba­ja­do mu­chí­si­mo, que han sa­cri­fi­ca­do mu­chas co­sas, con gran­des do­sis de pa­sión, eso sí, pe­ro que se ven re­com­pen­sa­dos por al­can­zar un ob­je­ti­vo que tan­tos otros an­he­lan. Son los me­jo­res de un país en un de­ter­mi­na­do mo­men­to y en un con­cre­to de­por­te, pe­ro al fin y al ca­bo, los más des­ta­ca­dos en al­go a lo que de­di­can mu­chas ho­ras de su vi­da.

Pro­ba­ble­men­te sea una de las ex­pre­sio­nes más tri­ba­les, más en­rai­za­das en nues­tro có­di­go ge­né­ti­co, la re­pre­sen­ta­ción más al­ta de un sen­ti­mien­to gru­pal, de per­te­nen­cia a una co­lec­ti­vi­dad que to­dos ne­ce­si­ta­mos sen­tir co­mo se­res que vi­vi­mos en so­cie­dad. Mu­chos son los que lo in­ten­tan y po­cos lo que lo con­si­guen. A ve­ces in­flu­ye el ta­len­to, a ve­ces qui­zá la suer­te, pe­ro lo que nun­ca pue­de fal­tar es el tra­ba­jo, el sa­cri­fi­cio al que hay que acom­pa­ñar un buen mé­to­do, una pla­ni­fi­ca­ción y una bue­na ges­tión de los re­cur­sos.

Yo acon­se­jo a to­do el mun­do que se es­fuer­ce, que per­si­ga su sue­ño, por­que me­re­ce mu­cho la pe­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.