Las agre­sio­nes con áci­do cre­cen un 74 % en el Reino Uni­do

La Voz de Galicia (Lugo) - - Sociedad - RITA ÁL­VA­REZ

El úl­ti­mo ata­que con áci­do su­fri­do por Res­ham Khan y su pri­mo Ja­meel Muhk­tar mien­tras es­ta­ban den­tro de co­che en Lon­dres dis­pa­ra las alar­mas. Las agre­sio­nes de es­te ti­po au­men­ta­ron un 74 % el año pa­sa­do en el Reino Uni­do, pa­san­do de 261 en el 2015 a 454, se­gún da­tos pro­por­cio­na­dos por la or­ga­ni­za­ción be­né­fi­ca Acid Sur­vi­vors Trust In­ter­na­tio­nal (ASTI).

Khan, a plena luz del día y en plena ce­le­bra­ción de su 21 cum­plea­ños, es­ta­ba jun­to a su pri­mo de 37 cuan­do un hom­bre les arro­jó áci­do a tra­vés de la ven­ta­na de su au­to­mó­vil en Beck­ton, al es­te de la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca. La jo­ven as­pi­ran­te a mo­de­lo y es­tu­dian­te de Ne­go­cios su­frió gra­ves le­sio­nes en su ca­ra y per­ma­ne­ce hos­pi­ta­li­za­da re­cu­pe­rán­do­se de las he­ri­das en el cue­llo y los bra­zos. «Es­toy de­vas­ta­da, me pre­gun­to si mi vi­da se­rá la mis­ma», re­co­no­cía Khan en las re­des so­cia­les, acom­pa­ñan­do el men­sa­je de una fo­to en el hos­pi­tal.

Khan di­jo que no que­ría que el in­ci­den­te «ali­men­te la di­vi­sión en­tre las per­so­nas» y pun­tua­li­zó co­mo «siem­pre ha­brá una mi­no­ría en­fer­ma y re­tor­ci­da». Mien­tras, su pri­mo Mukh­tar ex­pli­ca­ba en una en­tre­vis­ta en te­le­vi­sión que es­ta­ba emo­cio­nal­men­te des­tro­za­do, su­frien­do un do­lor con­ti­nuio y con mie­do a te­ner ci­ca­tri­ces en su cuer­po to­da su vi­da. Pa­ra Mukh­tar, lo ocu­rri­do se tra­ta «de­fi­ni­ti­va­men­te de un cri­men de odio» y cree que tie­ne «al­go que ver con la is­la­mo­fo­bia». De he­cho, afir­mó: «Si hu­bie­se si­do al re­vés, un ti­po asiá­ti­co co­mo yo, acer­cán­do­se a una pa­re­ja in­gle­sa en un co­che y ata­cán­do­los con áci­do, se­ría cla­si­fi­ca­do co­mo un ata­que te­rro­ris­ta».

La Po­li­cía Me­tro­po­li­ta­na bus­ca a John Tom­lin, de 24 años, co­mo po­si­ble au­tor del «ho­rren­do» ata­que y avi­só a la po­bla­ción pa­ra que no se acer­que a él. «Me gus­ta­ría tran­qui­li­zar a los ciu­da­da­nos y de­cir­les que es­ta­mos tra­ba­jan­do pa­ra en­con­trar a la per­so­na res­pon­sa­ble de es­te ho­rren­do ac­to de vio­len­cia», pun­tua­li­za­ba el de­tec­ti­ve Neil Matt­hews. Los ex­per­tos re­co­no­cen que es­te mo­dus ope­ran­di se ha con­ver­ti­do en ha­bi­tual pa­ra al­gu­nas ban­das por ser una sus­tan­cia fá­cil de con­se­guir. El ata­que con áci­do más gra­ve re­gis­tra­do en Lon­dres es­te año fue el pa­sa­do mes de abril, cuan­do 21 per­so­nas re­sul­ta­ron he­ri­das (dos de ellas se que­da­ron cie­gas par­cial­men­te) en la dis­co­te­ca Man­gle, en el dis­tri­to de Hack­ney.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.