«Ja­vi, te­ne­mos un gran do­lor y una im­po­ten­cia in­fi­ni­ta»

El abue­lo del ni­ño co­ru­ñés ase­si­na­do por su pa­dre es­cri­be una emo­ti­va car­ta a su nie­to

La Voz de Galicia (Lugo) - - Portada - AL­BER­TO MAHÍA

Dio­ni­sio Cur­to es un hom­bre ro­to por el do­lor de ha­ber per­di­do a un nie­to. Es el abue­lo del pe­que­ño Ja­vier, el ni­ño de 12 años ase­si­na­do a ma­nos de su pa­dre el pa­sa­do mes de ma­yo. Des­de lo más hon­do es­cri­bió una car­ta, que en­vió a La Voz de Ga­li­cia, al ni­ño, a su «me­jor ami­go», en la que le di­ce cuán­to lo quie­re, le re­cuer­da sus char­las y le con­fie­sa el «pro­fun­do do­lor» que pa­ra él y su fa­mi­lia su­po­ne su pér­di­da. Es la car­ta de un abue­lo que per­dió a su nie­to de la peor ma­ne­ra ima­gi­na­ble. A ma­nos de un pa­dre «que nun­ca ejer­ció co­mo tal».

Así co­mien­za Dio­ni­sio Cur­to es­ta car­ta que es un emo­ti­vo ho­me­na­je: «Ja­vi, ami­go, fuis­te bru­tal­men­te ase­si­na­do, su­pues­ta­men­te por tu pa­dre, por lla­mar­le de al­gu­na ma­ne­ra, por­que nun­ca ejer­ció co­mo tal». Es­tas pa­la­bras car­ga­das de ra­bia se re­fie­ren a la re­la­ción dis­tan­te que el ni­ño te­nía con su pa­dre bio­ló­gi­co, se­pa­ra­do de la ma­dre des­de que el crío ape­nas te­nía me­ses.

«Tú sa­bes lo que te que­re­mos; tu ma­dre, tu ya­ya, tus tíos y pri­mos y, por su­pues­to, tu pa­dre, que, aun­que no es el bio­ló­gi­co, es quien ju­ga­ba con­ti­go, quien te lle­va­ba al ci­ne y te en­se­ña­ba mil co­sas con la pa­cien­cia y el amor que so­lo tie­nen los pa­dres de ver­dad. Él nun­ca te hu­bie­ra he­cho da­ño», pro­si­gue su abue­lo, enal­te­cien­do la fi­gu­ra del ac­tual ma­ri­do de su hi­ja.

Con­ti­núa Dio­ni­sio: «Es­ta­mos su­frien­do mu­cho. Te­ne­mos un gran do­lor y una im­po­ten­cia in­fi­ni­ta. To­da­vía es­pe­ra­mos que ven­gas. Cree­mos que va­mos a es­cu­char tu voz o tus ri­sas. Des­pués nos da­mos cuen­ta de que eso ja­más va a ser po­si­ble y el do­lor se ha­ce in­so­por­ta­ble. Tú lle­na­bas nues­tras vi­das de ale­gría con tu sim­pa­tía, tu bon­dad y el ca­ri­ño ha­cia to­dos no­so­tros. Si es­tás en al­gu­na par­te des­de la que nos pue­das ver, ayú­da­nos a so­por­tar el do­lor que sen­ti­mos».

«Ta­ti­ño, de­cías que él —re­fi­rién­do­se al pa­rri­ci­da— ja­más te sa­ca­ba de ca­sa y la vez que te sa­có fue pa­ra no vol­ver ja­más a nues­tro la­do». El abue­lo re­cuer­da así có­mo eran los fi­nes de se­ma­na del pe­que­ño cuan­do le to­ca­ba es­tar con su pa­dre bio­ló­gi­co, un hom­bre que se en­ce­rra­ba en ca­sa con él, ja­más iban al par­que ni de pa­seo.

«Siem­pre me de­cías: “Abu, tú y yo so­mos los me­jo­res ami­gos”. Así fue, así es y así se­gui­rá sien­do mien­tras yo vi­va. Te lo pro­me­to por­que tu re­cuer­do nun­ca des­apa­re­ce­rá de mi ca­be­za ni de mi co­ra­zón, igual que te pro­me­to cui­dar siem­pre de tu ma­dre y de tu ya­ya, tal y co­mo tú que­rías, pa­ra que al­gún día pue­dan vol­ver a son­reír. Un be­so muy fuer­te, mi Ta­ti­ño. Siem­pre te que­rré y me mo­ri­ré re­cor­dán­do­te».

Así con­clu­ye es­te abue­lo una car­ta que has­ta aho­ra no pu­do es­cri­bir y que re­co­ge el amor y la com­pli­ci­dad que le unía tan­to a su nie­to que lo con­si­de­ra­ba su «me­jor ami­go».

La ins­truc­ción de es­te ca­so con­ti­núa en ma­nos del Juz­ga­do de Vio­len­cia con­tra la Mu­jer de A Co­ru­ña. El pa­rri­ci­da, Mar­cos Ja­vier Mi­rás, se en­cuen­tra en la pri­sión de León, adon­de fue en­via­do pa­ra pro­te­ger­lo de los ata­ques del res­to de los re­clu­sos en Tei­xei­ro. Des­pués de que su pri­me­ra abo­ga­da de ofi­cio se opu­sie­ra a de­fen­der­lo y de que se le asig­na­ran otro le­tra­do de Jus­ti­cia, aho­ra su fa­mi­lia ha con­tra­ta­do a un nue­vo pe­na­lis­ta que lle­va su de­fen­sa, Ig­na­cio Es­pi­no­sa.

La car­ta en­via­da a La

Voz. El abue­lo del ni­ño de 12 años ase­si­na­do a ma­nos de su pa­dre el pa­sa­do mes de ma­yo re­co­no­ce en la car­ta en­via­da a La Voz «el gran do­lor e im­po­ten­cia in­fi­ni­ta» que sien­te la fa­mi­lia ma­ter­na del pe­que­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.