Cos­pe­dal re­cuer­da el pa­pel cons­ti­tu­cio­nal del Ejér­ci­to co­mo ga­ran­te de la in­te­gri­dad y la so­be­ra­nía del Es­ta­do

La Voz de Galicia (Lugo) - - España - N. V.

Sin men­ción ex­pre­sa al pro­ce­so se­ce­sio­nis­ta, pe­ro el mis­mo día en el que el Car­les Puig­de­mont y Oriol Jun­que­ras pre­sen­ta­ron de ma­ne­ra ofi­cial la fu­tu­ra ley del re­fe­ren­do en el ca­mino ha­cia la rup­tu­ra en­tre Ca­ta­lu­ña y Es­pa­ña, la mi­nis­tra de De­fen­sa re­cor­dó el pa­pel que la Car­ta Mag­na en­co­mien­da a las Fuer­zas Ar­ma­das y la Guar­dia Ci­vil. «Por tie­rra, mar y ai­re, se en­cuen­tran don­de ha­ya que pro­te­ger los va­lo­res de la de­mo­cra­cia y la Cons­ti­tu­ción es­pa­ño­la, pe­ro tam­bién la in­te­gri­dad y la so­be­ra­nía de nues­tro país», en­sal­zó Ma­ría Do­lo­res de Cos­pe­dal.

Ga­ran­ti­zan en su en­torno que no hu­bo in­te­rés en des­li­zar una ad­ver­ten­cia ve­la­da al in­de­pen­den­tis­mo y en la Mon­cloa se in­cli­na­ron por re­la­ti­vi­zar el dis­cur­so de la mi­nis­tra, pro­nun­cia­do en un ac­to de con­me­mo­ra­ción del 40.º aniver­sa­rio de la crea­ción del Mi­nis­te­rio de De­fen­sa. «Se ha li­mi­ta­do a leer lo que di­ce la Cons­ti­tu­ción», apun­ta­ron fuen­tes gu­ber­na­men­ta­les. El ar­tícu­lo 8.1 de la Car­ta Mag­na re­co­ge que «el Ejér­ci­to de Tie­rra, la Ar­ma­da y el Ejér­ci­to del Ai­re tie­nen co­mo mi­sión ga­ran­ti­zar la so­be­ra­nía e in­de­pen­den­cia de Es­pa­ña, de­fen­der su in­te­gri­dad te­rri­to­rial y or­de­na­mien­to cons­ti­tu­cio­nal». Pe­ro, sien­do así, el Go­bierno ha de­fen­di­do has­ta aho­ra ac­tuar en Ca­ta­lu­ña de ma­ne­ra «pro­por­cio­nal» a me­di­da que la Ge­ne­ra­li­tat va­ya con­su­man­do su plan in­de­pen­den­tis­ta.

Si­guien­do esa te­sis, la pro­pia Cos­pe­dal ga­ran­ti­zó el pa­sa­do 23 de ma­yo que el Eje­cu­ti­vo no tie­ne «nin­gu­na in­ten­ción» de re­cu­rrir a las Fuer­zas Ar­ma­das, aun­que aña­dió «ini­cial­men­te». Sí in­ci­dió en que, si las ame­na­zas de des­co­ne­xión lle­ga­ran a trans­for­mar­se en he­chos, ha­bría que em­plear to­dos los me­dios del Es­ta­do de de­re­cho pa­ra im­pe­dir la rup­tu­ra. Es cier­to que el cru­ce de de­cla­ra­cio­nes ha­bía al­can­za­do en aquel mo­men­to su pun­to más ál­gi­do. Fuen­tes del PP en­mar­can es­te ti­po de men­sa­jes en un dis­cur­so en­ca­mi­na­do a ad­ver­tir a la Ge­ne­ra­li­tat de que hay ins­tru­men­tos su­fi­cien­tes pa­ra as­fi­xiar to­do in­ten­to de vul­ne­rar la le­ga­li­dad. Pe­ro creen que lle­gar tan le­jos no en­ca­ja con la me­su­ra de la que ha­ce ga­la el pre­si­den­te del Go­bierno.

Ade­más, sub­ra­yan que es Ma­riano Ra­joy quien se en­car­ga jun­to a la vi­ce­pre­si­den­ta, So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría, de de­fi­nir la ho­ja de ru­ta an­te el desafío se­ce­sio­nis­ta y que, a día de hoy, es­tán más cen­tra­dos en obs­ta­cu­li­zar los pre­pa­ra­ti­vos pa­ra frus­trar la con­sul­ta que en las me­di­das coer­ci­ti­vas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.