Sán­chez ase­gu­ra que es­ta­rá al la­do de Ra­joy si bus­ca una sa­li­da po­lí­ti­ca pa­ra Ca­ta­lu­ña

El lí­der del PSOE co­mu­ni­ca al rey que im­pul­sa­rá la re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción pa­ra que Es­pa­ña sea un país fe­de­ral

La Voz de Galicia (Lugo) - - España - RA­MÓN GORRIARÁN

A 48 ho­ras de su reunión con Ma­riano Ra­joy, Pe­dro Sán­chez le dio ga­ran­tías de que po­drá con­tar con su res­pal­do an­te el desafío in­de­pen­den­tis­ta de Ca­ta­lu­ña. Aho­ra bien, re­cla­mó al pre­si­den­te del Go­bierno que no se que­de en la res­pues­ta an­te los tri­bu­na­les y pon­ga so­bre la me­sa una so­lu­ción po­lí­ti­ca que pro­por­cio­ne una sa­li­da al con­flic­to acep­ta­ble pa­ra las dos par­tes. Ahí, ga­ran­ti­zó el lí­der del PSOE, tam­bién ten­drá el apo­yo de su par­ti­do.

El se­cre­ta­rio ge­ne­ral de los so­cia­lis­tas se reunió ayer du­ran­te ca­si dos ho­ras con Fe­li­pe VI en el pa­la­cio de la Zar­zue­la. Fue la pri­me­ra au­dien­cia tras su re­elec­ción co­mo lí­der del PSOE ha­ce mes y me­dio, y fue in­ten­sa, se­gún la ver­sión que pro­por­cio­nó el pro­pio Sán­chez. Ca­ta­lu­ña, di­jo, ocu­pó «una par­te im­por­tan­te» de la con­ver­sa­ción y el je­fe del Es­ta­do se mos­tró «preo­cu­pa­do». El se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE ex­pu­so al rey su diag­nós­ti­co de la si­tua­ción y de­fen­dió que lo me­jor es la re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción.

Sán­chez co­mu­ni­có al je­fe del Es­ta­do que los so­cia­lis­tas im­pul­sa­rán en es­ta le­gis­la­tu­ra la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal, pro­yec­to en el que ca­mi­nan jun­to a Uni­dos Po­de­mos y Ciu­da­da­nos. De he­cho, acor­dó con Al­bert Ri­ve­ra ini­ciar en oto­ño tra­ba­jos ex­plo­ra­to­rios so­bre la mo­di­fi­ca­ción de la Car- ta Mag­na. El lí­der so­cia­lis­ta ar­gu­men­tó an­te Fe­li­pe VI la ne­ce­si­dad de es­ta re­for­ma por­que la Es­pa­ña de 1978 no es la del 2017 y por­que el mo­de­lo te­rri­to­rial ne­ce­si­ta una re­vi­sión a fon­do. Su pro­pues­ta es «una úni­ca so­be­ra­nía, un so­lo Es­ta­do, pe­ro con re­co­no­ci­mien­to de la iden­ti­dad na­cio­nal» de de­ter­mi­na­dos te­rri­to­rios. Esa se­ría la con­cre­ción cons­ti­tu­cio­nal del prin­ci­pio de plu­ri­na­cio­na­li­dad, que, re­cor­dó, ya de­fen­die­ron al­gu­nos pa­dres de la Car­ta Mag­na cuan­do plan­tea­ron ha­ce 39 años el con­cep­to de na­ción de na­cio­nes en su acep­ción cul­tu­ral.

«Re­no­va­ción na­cio­nal»

El rey, se­gún Sán­chez, no di­jo na­da y se li­mi­tó a es­cu­char. Tam­bién ga­ran­ti­zó al je­fe del Es­ta­do, tér­mino que uti­li­zó siem­pre pa­ra re­fe­rir­se a Fe­li­pe VI, que el PSOE ba­jo su li­de­raz­go va a ha­cer «una opo­si­ción de Es­ta­do» con un pro­yec­to de «re­no­va­ción na­cio­nal» ba­sa­do en diez com­pro­mi­sos, en­tre ellos la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal.

Ha­ce tres años, Sán­chez ex­pli­có es­tos de­ta­lles en la se­de fe­de­ral de la ca­lle Fe­rraz de Ma­drid, cuan­do ga­ran­ti­zó su leal­tad al pre­si­den­te del Go­bierno an­te el re­to in­de­pen­den­tis­ta ca­ta­lán. Ra­joy, ase­gu­ró, po­drá con­tar con el PSOE en la de­fen­sa de la ley y la Cons­ti­tu­ción, pe­ro con ese plan­tea­mien­to no ha­lla­rá una sa­li­da al con­flic­to por­que la so­lu­ción pa­sa por las vías po­lí­ti­cas. Re­cor­dó que le hi­zo es­te mis­mo plan­tea­mien­to ha­ce tres años, cuan­do Ra­joy lo re­ci­bió en la Mon­cloa al ser ele­gi­do por pri­me­ra vez se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE y Ca­ta­lu­ña se pre­pa­ra­ba pa­ra ce­le­brar la con­sul­ta del 9N. «No me hi­zo ca­so», se la­men­tó. Aho­ra, pro­si­guió, la si­tua­ción es si­mi­lar, con un re­fe­ren­do «ile­gal» con­vo­ca­do pa­ra el 1 de oc­tu­bre que si­tua­ría a Ca­ta­lu­ña «fue­ra de la le­ga­li­dad». Pe­ro «no bas­ta con de­fen­der la ley y la Cons­ti­tu­ción, hay que bus­car una so­lu­ción po­lí­ti­ca», y si Ra­joy «da ese pa­so» ten­drá el apo­yo de los so­cia­lis­tas.

Apun­tó tam­bién que esa pro­pues­ta a los in­de­pen­den­tis­tas po­dría ser la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal de cor­te fe­de­ral que re­co­no­ce­ría la iden­ti­dad na­cio­nal de Ca­ta­lu­ña. Una al­ter­na­ti­va con la que Ra­joy ha mos­tra­do su desacuer­do. A lo más le­jos que ha lle­ga­do ha si­do a per­ge­ñar una «ope­ra­ción diá­lo­go» que en­co­men­dó a la vi­ce­pre­si­den­ta pa­ra que los sec­to­res más in­flu­yen­tes de la sociedad ca­ta­la­na con­tra­rios a la se­ce­sión —gru­pos em­pre­sa­ria­les, la ban­ca o co­lec­ti­vos de in­te­lec­tua­les— pre­sio­na­ran a Car­les Puig­de­mont pa­ra que desis­tie­ra de sus in­ten­cio­nes. El plan te­nía una se­gun­da ver­tien­te en for­ma de ayu­da fi­nan­cie­ra. Pe­ro en la Mon­cloa re­co­no­cen que el éxi­to no ha si­do el es­pe­ra­do.

PIE­RRE-PHI­LIP­PE MARCOU AFP

Sán­chez se­ña­ló que du­ran­te su con­ver­sa­ción con el rey es­te se mos­tró preo­cu­pa­do por el te­ma de Ca­ta­lu­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.