Juncker es­ta­lla y arre­me­te con­tra la de­sidia ab­sen­tis­ta de la Eu­ro­cá­ma­ra

No ha­bía nin­gún eu­ro­dipu­tado gallego en­tre la trein­te­na de asis­ten­tes al pleno

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional - CRISTINA PORTEIRO

«El Par­la­men­to Eu­ro­peo es ri­dícu­lo». Con es­tas du­ras pa­la­bras arran­có ayer su in­ter­ven­ción en la Eu­ro­cá­ma­ra el pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Jean Claude Juncker, des­po­ja­do ya de to­da su pa­cien­cia.

El pleno de­bía ha­cer re­pa­so a los seis me­ses de tra­ba­jo de la pre­si­den­cia mal­te­sa al fren­te de la UE, an­te la aten­ta mi­ra­da del pri­mer mi­nis­tro de ese país, Jo­seph Mus­cat, pe­ro so­lo una trein­te­na de eu­ro­dipu­tados com­pa­re­cie­ron en el he­mi­ci­clo de los 751 que pue­blan la cá­ma­ra. Nin­guno de la de­le­ga­ción ga­lle­ga (PP, PSOE y AGE) es­tu­vo pre­sen­te. La si­tua­ción desató la ira de Juncker, quien abron­có a la ins­ti­tu­ción por la fal­ta de res­pe­to mos­tra­da a un pri­mer mi­nis­tro: «Es muy ri­dícu­lo. Sa­lu­do a to­dos los que es­tán en la sa­la, pe­ro el he­cho de que so­lo ha­ya 36 miem­bros aquí pre­sen­tes en es­te de­ba­te de­mues­tra que no es se­rio», ma­ni­fes­tó con in­dig­na­ción an­tes de re­pro­char la ac­ti­tud hi­pó­cri­ta e in­tere­sa­da de mu­chos de los au­sen­tes: «Si el se­ñor Mus­cat fue­ra la se­ño­ra Mer­kel o Ma­cron ten­dría­mos la ca­sa com­ple­ta», se­ña­ló. Pe­ro Mus­cat no es Mer­kel ni Ma­cron. El des­pre­cio con el que la Eu­ro­cá­ma­ra lo des­pa­chó ayer in­fla­mó el áni­mo de Juncker: «Nun­ca vol­ve­ré a una reunión de es­te ti­po. El Par­la­men­to Eu­ro­peo tie­ne que res­pe­tar a una pre­si­den­cia aun­que sea de un país más pe­que­ño», zan­jó.

Ri­fi­rra­fe con Ta­ja­ni

El ata­que fron­tal del lu­xem­bur­gués fue re­pe­li­do por el pre­si­den­te de la ins­ti­tu­ción, Antonio Ta­ja­ni, quien vi­si­ble­men­te enoja­do le pi­dió mo­de­rar sus pa­la­bras: «No so­mos ri­dícu­los, le pi­do res­pe­to. Es el Par­la­men­to el que con­tro­la a la Co­mi­sión». Juncker pro­tes­tó con su ha­bi­tual tono mor­daz: «Es que so­lo hay un pu­ña­do de miem­bros pa­ra con­tro­lar a la Co­mi­sión», des­li­zó sa­can­do la son­ri­sa de Mus­cat y aña­dien­do más sal a la he­ri­da abier­ta en­tre am­bos des­de que Juncker apo­ya­ra al ale­mán Mar­tin Schulz pa­ra el car­go que hoy ocu­pa el ita­liano.

«En­tien­do que es­té in­dig­na­do, pe­ro no de­be­ría res­pon­der a una fal­ta de res­pe­to con otra fal­ta de res­pe­to», le ad­vir­tió el lí­der de los Ver­des, Phi­lip­pe Lam­berts. El je­fe de los so­cial­de­mó­cra­tas, Gian­ni Pit­te­lla, arre­me­tió con­tra el lu­xem­bur­gués. «Se­ría me­jor que di­ri­gie­se su ira con­tra el Consejo por su inac­ción», ase­gu­ró el ita­liano quien no qui­so ex­pli­car en rue­da de pren­sa por qué en­tre sus fi­las hu­bo tan­tas au­sen­cias en el he­mi­ci­clo. «Cuan­do Juncker se en­fa­da de­be­ría pen­sar en las reunio­nes del Consejo Eu­ro­peo en las que no se to­ma nin­gu­na de­ci­sión. Po­dría le­van­tar­se e ir­se, se­ría más úl­til», ase­gu­ró.

En­tre los eu­ro­dipu­tados ga­lle­gos, Li­dia Sen­ra (AGE) re­pro­chó a Juncker su sa­li­da de tono y lo acu­só de bus­car ti­tu­la­res. «Eu non me te­ño que xus­ti­fi­car, es­ta­ba tra­ba­llan­do», ase­gu­ró an­tes que­jar­se por la fal­ta de coor­di­na­ción en­tre ins­ti­tu­cio­nes: «Non é a pri­mei­ra vez que nos coin­ci­den reunións da Co­mi­sión de Agri­cul­tu­ra co pleno, por exem­plo». El equi­po del so­cia­lis­ta Jo­sé Blanco jus­ti­fi­ca su au­sen­cia y ase­gu­ra que en su agen­da te­nía pre­vis­tas reunio­nes des­de las ocho de la ma­ña­na.

Una vez re­ba­ja­dos los áni­mos, Ta­ja­ni y Juncker se reunie­ron en pri­va­do pa­ra acla­rar los su­ce­di­do y po­ner fin al fue­go cru­za­do. «El pre­si­den­te Juncker ha la­men­ta­do las pa­la­bras em­plea­das du­ran­te el de­ba­te. Asun­to ce­rra­do», ex­pli­có el por­ta­voz de la Eu­ro­cá­ma­ra, Jau­me Duch. No es la pri­me­ra vez que le llue­ven crí­ti­cas a la Eu­ro­cá­ma­ra, no so­lo por los des­plan­tes de sus miem­bros y las se­sio­nes se­mi­de­sér­ti­cas, tam­bién por el ab­sen­tis­mo de sus miem­bros.

«El Par­la­men­to Eu­ro­peo es ri­dícu­lo, muy ri­dícu­lo. Que ha­ya so­lo una trein­te­na de dipu­tados de­mues­tra que no es se­rio» Jean-Claude Juncker, Pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea

PATRICK SEEGER EFE

Juncker sa­lu­da al por­ta­voz de Los Ver­des, Phi­lip­pe Lam­berts, en un he­mi­ci­clo de­sier­to en el pleno so­bre la ges­tión de Mal­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.