Ita­lia se in­dig­na con Aus­tria tras su anun­cio de en­viar tro­pas a la fron­te­ra

La UE da ayu­da fi­nan­cie­ra a Ro­ma y Trí­po­li pa­ra con­tro­lar el flu­jo en el Me­di­te­rrá­neo

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional - CRISTINA PORTEIRO

Aus­tria se amo­ti­na tras sus fron­te­ras. «Te­ne­mos que pre­pa­rar­nos», ex­pli­có ayer el mi­nis­tro de De­fen­sa aus­tría­co, Hans Peter Dos­ko­zil, al dia­rio Kro­nen­zei­tung. Vie­na es­tá mo­vi­li­zan­do a sus fuer­zas ar­ma­das pa­ra se­llar la fron­te­ra sur con Ita­lia, pa­ra no dejar ni un so­lo res­qui­cio abier­to a la en­tra­da de in­mi­gran­tes y re­fu­gia­dos. El Go­bierno anun­ció su in­ten­ción de des­ple­gar has­ta 750 sol­da­dos en los prin­ci­pa­les en­cla­ves de ac­ce­so al país. A al­guno ya ha en­via­do tan­ques con el fin de obs­ta­cu­li­zar vías y ca­rre­te­ras de en­tra­da: «Es in­dis­pen­sa­ble si no des­cien­de el nú­me­ro de lle­ga­das a Ita­lia», jus­ti­fi­có Dos­ko­zil.

El país cen­troeu­ro­peo, que lle­va aco­gi­das a 150.000 per­so­nas en los úl­ti­mos dos años y me­dio, te­me una nue­va olea­da mi­gra­to­ria a cua­tro me­ses de las elec­cio­nes y sus au­to­ri­da­des dan por des­con­ta­do que los pró­xi­mos días se ac­ti­va­rán nue­vos con­tro­les in­ter­nos co­mo los que man­tie­ne des­de ha­ce un año con Es­lo­va­quia, Es­lo­ve­nia y Hun­gría. La me­di­da so­lo po­drá ser pues­ta en mar­cha con el vis­to bueno de Bru­se­las. El vi­ce­pre­si­den­te de la Co­mi­sión, Frans Tim­mer­mans, re­cor­dó ayer a Aus­tria que for­ma par­te del es­pa­cio Schen­gen, así que de­be­rá no­ti­fi­car y jus­ti­fi­car sus me­di­das.

El anun­cio no sen­tó na­da bien a sus ho­mó­lo­gos ita­lia­nos. Ro­ma con­vo­có de ma­ne­ra ur­gen­te a con­sul­tas al em­ba­ja­dor aus­tría­co, Re­né Po­llit­zer. La ten­sión en­tre am­bos paí­ses aña­de más le­ña al fue­go que si­gue en­cen­di­do en el Me­di­te­rrá­neo cen­tral, don­de Ita­lia si­gue li­dian­do en so­li­ta­rio con la lle­ga­da dia­ria de mi­les de mi­gran­tes. So­lo es­te año ha re­ci­bi­do a 85.183 de los 100.000 que lle­ga­ron a Eu­ro­pa. «La si­tua­ción es de ur­gen­cia y re­quie­re de no­so­tros que ace­le­re­mos nues­tro tra­ba­jo co­lec­ti­vo y no dejar a Ita­lia a su suer­te», ad­vir­tió ayer el pre­si­den­te de la Co­mi­sión, Jean Claude Juncker, al pre­sen­tar un nue­vo plan de ac­ción pa­ra ali­viar la car­ga al país me­di­te­rrá­neo.

So­bre la me­sa hay po­cas no­ve­da­des. Bru­se­las ofre­ce 35 mi­llo­nes de euros a Ita­lia pa­ra la­bo­res de con­trol y re­cep­ción. De he­cho, se le exi­ge la crea­ción de 3.000 pla­zas nue­vas, in­ten­si­fi­car los re­tor­nos y el di­se­ño de un có­di­go de con­duc­ta pa­ra las ope­ra­cio­nes en al­ta mar en las que in­ter­ven­gan mi­sio­nes eu­ro­peas y oe­ne­gés. El Eje­cu­ti­vo co­mu­ni­ta­rio tam­bién pro­po­ne ex­ten­der un che­que de 46 mi­llo­nes a Li­bia pa­ra que me­jo­re los con­tro­les de los flu­jos mi­gra­to­rios en sus puer­tos y que acep­te la crea­ción de un cen­tro de salvamento ma­rí­ti­mo. ¿El ob­je­ti­vo? Que se en­car­gue el país nor­te­afri­cano de res­ca­tar a los mi­gran­tes en el mar. En el pa­que­te de me­di­das tam­bién se su­gie­re un nue­vo pro­gra­ma de reasen­ta­mien­to des­de Li­bia, Egip­to, Ní­ger, Etio­pía y Su­dán en coo­pe­ra­ción con Ac­nur, ade­más de au­men­tar los fon­dos de los Es­ta­dos miem­bro al fon­do fi­du­cia­rio pa­ra Áfri­ca y exi­gir­les que reubi­quen con más ve­lo­ci­dad a re­fu­gia­dos des­de Ita­lia.

El de­ba­te so­bre protección in­ter­na­cio­nal e in­mi­gra­ción irre­gu­lar si­gue abier­to. Tim­mer­mans re­cor­dó que «mu­chos de los que lle­gan no tie­nen de­re­cho a protección in­ter­na­cio­nal por­que no hu­yen de gue­rras sino que bus­can me­jo­res con­di­cio­nes de vi­da. No tie­nen de­re­cho a que­dar­se».

STE­FANO RELLANDINI REUTERS

Un gru­po de in­mi­gran­tes a la de­ri­va en una bal­sa neu­má­ti­ca es­pe­ran a ser res­ca­ta­dos an­te las cos­tas de Li­bia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.