La fis­cal ge­ne­ral de­nun­cia un gol­pe de Es­ta­do en Ve­ne­zue­la

Lui­sa Or­te­ga se nie­ga a acu­dir al jui­cio que le abrió el Su­pre­mo

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional - PE­DRO GAR­CÍA OTERO

En una ma­ra­to­nia­na se­sión el Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia de Ve­ne­zue­la en­jui­ció a la fis­cal ge­ne­ral del país, Lui­sa Or­te­ga Díaz, de­cla­ró sin lu­gar un re­cur­so de es­ta pa­ra re­cu­sar a los 17 ma­gis­tra­dos del or­ga­nis­mo, a los que acu­só de usur­pa­ción de fun­cio­nes, y de­sig­nó una vi­ce­fis­cal san­cio­na­da por vio­la­ción de los de­re­chos hu­ma­nos en Es­ta­dos Uni­dos, arro­gán­do­se las com­pe­ten­cias de la Asam­blea Na­cio­nal pa­ra su de­sig­na­ción. Or­te­ga, que anun­ció que des­co­no­ce­ría las de­ci­sio­nes del tri­bu­nal, se­ña­ló que se es­ta­ba «con­su­man­do un gol­pe de Es­ta­do».

La fis­cal no acu­dió a la com­pa­re­cen­cia pa­ra su an­te­jui­cio de mé­ri­to, se­ña­lan­do que no se pres­ta­ría a un «cir­co que te­ñi­rá nues­tra historia con vio­len­cia y do­lor». Se­ña­ló que el Su­pre­mo es «in­cons­ti­tu­cio­nal e ile­gí­ti­mo» y afir­mó que si, en cin­co días es­ta­ble­ci­dos por el má­xi­mo tri­bu­nal, es­te de­ci­de re­mo­ver­la del car­go, «no me que­da­rá otra que ayu­dar a res­ta­ble­cer la de­mo­cra­cia. Es­to es un gol­pe de Es­ta­do, más gro­tes­co que el de Pe­dro Car­mo­na (en 2002)».

El Su­pre­mo de­sig­nó co­mo vi­ce­fis­cal a Kat­he­ri­ne Ha­ring­ton, la úni­ca ci­vil ve­ne­zo­la­na san­cio­na­da por su­pues­ta vio­la­ción de de­re­chos hu­ma­nos en Es­ta­dos Uni­dos, en la lla­ma­da “lis­ta Oba­ma”, de 2015. Ha­ring­ton ha en­jui­cia­do, en­tre otros, al al­cal­de Antonio Le­dez­ma, quien se en­cuen­tra pre­so en su ca­sa des­de ha­ce dos años y me­dio sin que se le ha­ya co­men­za­do un jui­cio en su con­tra. Tam­bién ayu­dó a la des­ti­tu­ción de la Asam­blea Na­cio­nal de Ma­ría Co­ri­na Ma­cha­do, di­ri­gen­te de la opo­si­ción. Se le ha acu­sa­do, in­clu­so, de ser co­rres­pon­sa­ble del sui­ci­dio, en los ca­la­bo­zos de la po­li­cía po­lí­ti­ca, de Ro­dol­fo González, un se­xa­ge­na­rio de­te­ni­do en el mar­co de las pro­tes­tas con­tra el Go­bierno de Ma­du­ro en 2014.

Ha­ring­ton, quien fue vi­ce­mi­nis­tra de In­te­rior tan pron­to co­mo sur­gie­ron las san­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos, de­jó de ser fis­cal en 2015 y en aquel mo­men­to Or­te­ga la de­fen­dió. Aho­ra sus­ti­tu­ye a Ra­fael González, vi­ce­fis­cal de­sig­na­do por Or­te­ga y ra­ti­fi­ca­do ape­nas el lu­nes por la Asam­blea Na­cio­nal. La es­tra­te­gia del Su­pre­mo es des­ti­tuir a Or­te­ga y que el pues­to lo ocu­pe Ha­ring­ton.

En el cen­tro de la acu­sa­ción con­tra Or­te­ga se ha­lla la de­sig­na­ción de los ma­gis­tra­dos del Tri­bu­nal Su­pre­mo en di­ciem­bre de 2015 por la an­te­rior Asam­blea Na- cio­nal, vul­ne­ran­do los lap­sos de pos­tu­la­ción, y que la fis­cal di­ce no ha­ber sus­cri­to. Al me­nos ocho de los tre­ce ma­gis­tra­dos prin­ci­pa­les de­sig­na­dos no cum­plían, se­gún do­cu­men­tos que se fil­tra­ron, los re­qui­si­tos pa­ra los car­gos que ocu­pan hoy. Se­gún la Cons­ti­tu­ción, so­lo la Asam­blea Na­cio­nal pue­de des­ti­tuir a Or­te­ga.

La opo­si­ción con­ti­nuó con sus ac­ti­vi­da­des de pro­tes­ta con un nue­vo tran­ca­zo que se con­cre­tó en cien­tos de pun­tos via­les de to­da Ca­ra­cas y las prin­ci­pa­les ciu­da­des del res­to del país. La pro­tes­ta se ex­ten­dió a lo lar­go de seis ho­ras, con nu­me­ro­sos fo­cos de vio­len­cia, es­pe­cial­men­te en el es­te de Ca­ra­cas y en ciu­da­des que han su­fri­do fuer­te re­pre­sión co­mo Bar­qui­si­me­to y Ma­ra­cay.

JUAN BARRETO AFP

Lui­sa Or­te­ga en una com­pa­re­cen­cia que reali­zó ayer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.