Kim Jong-un amar­ga el 4 de ju­lio a Trump con la prue­ba de un mi­sil in­ter­con­ti­nen­tal

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional - JA­VIER CAS­TRO, R. P.

La es­ca­la­da de ten­sio­nes en­tre Piong­yang y la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, con­cre­ta­men­te con Was­hing­ton, subió un pel­da­ño más. El ré­gi­men co­mu­nis­ta apro­ve­chó la fies­ta na­cio­nal de EE.UU. pa­ra el en­sa­yo de su pri­mer mi­sil in­ter­con­ti­nen­tal, bau­ti­za­do Hwa­song-14, que re­co­rrió 900 ki­ló­me­tros y ca­yó en el mar de Ja­pón. La elec­ción del 4 de ju­lio no es me­ra ca­sua­li­dad. Ya en el 2006 y el 2009, el ré­gi­men co­mu­nis­ta apro­ve­chó esa fe­cha pa­ra una pro­vo­ca­ción si­mi­lar, pe­ro es­ta vez es di­fe­ren­te. Nun­ca an­tes Co­rea del Norte ha­bía es­ta­do tan cer­ca de po­der al­can­zar te­rri­to­rio es­ta­dou­ni­den­se con un mi­sil ba­lís­ti­co. Los ex­per­tos es­ti­man que tie­ne a ti­ro a Alas­ka.

Do­nald Trump no des­apro­ve­chó la opor­tu­ni­dad pa­ra ata­car al lí­der co­mu­nis­ta a tra­vés de Twit­ter: «¿No tie­ne es­te ti­po na­da me­jor que ha­cer con su vi­da?», es­cri­bió. Ade­más, el pre­si­den­te, que ha­ce ape­nas cin­co días ame­na­za­ba al país asiá­ti­co con que la pa­cien­cia nor­te­ame­ri­ca­na «ha­bía lle­ga­do a su fin», ex­hor­tó a Chi­na a ejer­cer pre­sión so­bre su so­cio co­mu­nis­ta pa­ra cal­mar la si­tua­ción. A la es­pe­ra de su reunión con Trump en Ham­bur­go en el mar­co del G20, el pre­si­den­te chino, Xi Jin­ping, pre­fie­re es­tre­char la­zos con Vla­di­mir Pu­tin, des­pués de que el cli­ma de en­ten­di­mien­to se en­fria­se tras sus dis­cre­pan­cias con la po­lí­ti­ca de Was­hing­ton en Asia, y en con­cre­to con el en­vío de un des­truc­tor es­ta­dou­ni­den­se al con­vul­so mar de Chi­na Me­ri­dio­nal.

No sor­pren­de, pues, que Pe­kín ha­ya re­for­za­do los la­zos con Mos­cú, con quien más pun­tos en co­mún guar­da res­pec­to a la cri­sis nor­co­rea­na. En un co­mu­ni­ca­do con­jun­to tras su reunión de ayer en el Krem­lin, Pu­tin y Xi con­si­de­ra­ron «inad­mi­si­ble» el en­sa­yo ba­lís­ti­co de Piong­yang, pe­ro a la vez exi­gie­ron tan­to a Co­rea del Norte co­mo EE.UU. «mo­de­ra­ción y re­nun­ciar a la re­tó­ri­ca gue­rre­ra». Tam­bién pro­pu­sie­ron una mo­ra­to­ria del pro­gra­ma nu­clear nor­co­reano a cam­bio del ce­se de las ma­nio­bras mi­li­ta­res con­jun­tas de Co­rea del Sur y Es­ta­dos Uni­dos en la re­gión.

La lle­ga­da de Kim Jong-un al po­der en el 2013 ha em­peo­ra­do aún más las re­la­cio­nes con su ve­cino del sur y con Es­ta­dos Uni­dos. Si bien es cier­to que el lan­za­mien­to con éxi­to de un mi­sil ba­lís­ti­co in­ter­con­ti­nen­tal (ICBM) no ga­ran­ti­za que pue­da trans­por­tar ar­mas nu­clea­res, su ob­ten­ción po­dría for­ta­le­cer la po­si­ción de Co­rea del Norte en fu­tu­ras ne­go­cia­cio­nes, so­bre to­do si fi­nal­men­te con­si­gue la tec­no­lo­gía ne­ce­sa­ria pa­ra al­can­zar sue­lo ame­ri­cano.

KCNA REUTERS

Kim Jong-un su­per­vi­sa el lan­za­mien­to del mi­sil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.