El kái­ser ha­ce que la to­rre Eif­fel des­fi­le pa­ra Cha­nel

La­ger­feld reivin­di­ca su amor por Pa­rís en la pre­sen­ta­ción de la co­lec­ción de al­ta cos­tu­ra de la «mai­son»

La Voz de Galicia (Lugo) - - Sociedad - L. G. V.

Si la mo­da fue­se una ciu­dad se­ría Pa­rís y si Pa­rís fue­se una mar­ca esa se­ría Cha­nel. Ni si­quie­ra el he­cho de que Karl La­ger­feld, amo y se­ñor de la mai­son fran­ce­sa, sea de ori­gen ale­mán al­te­ra la es­tre­chí­si­ma re­la­ción exis­ten­te en­tre es­ta fir­ma y la ca­pi­tal ga­la. La úl­ti­ma ma­ne­ra que se le ha ocu­rri­do al kái­ser de ren­dir tri­bu­to a su ciu­dad pre­fe­ri­da no po­día ser otra que re­crear una to­rre Eif­fel de 38 me­tros en su co­lec­ción de oto­ño-in­vierno de al­ta cos­tu­ra, que pre­sen­tó en el mu­seo del Grand Pa­lais.

Los des­fi­les de Cha­nel ge­ne­ran la mis­ma in­tri­ga por las pren­das que pre­sen­ta co­mo por la pues­ta en es­ce­na que es­co­ge ca­da tem­po­ra­da pa­ra que sus pro­pues­tas luz­can de una sin­gu­lar ma­ne­ra —so­lo hay que echar la vis­ta atrás y re­cor­dar cuan­do con­vir­tió es­te mu­seo en un su­per­mer­ca­do de lu­jo—.

La­ger­feld pre­sen­tó una co­lec­ción de to­na­li­da­des gri­ses, so­bria, con abri­gos de tweed —no se con­ci­be un des­fi­le de Cha­nel sin es­te te­ji­do—, que di­bu­jan una si­lue­ta re­don­dea­da, un look que se com­ple­men­ta­ba con bo­tas al­tas o bo­ti­nes ne­gros y som­bre­ro. Es­te úl­ti­mo com­ple­men­to, que fue lle­va­do por prác­ti­ca­men­te to­das las mo­de­los, ha­ce años que no se veía con tan­ta fuer­za so­bre una pa­sa­re­la, y se­gu­ro for­ma­rá par­te de los in­dis­pen­sa­bles de las adic­tas a las ten­den­cias la pró­xi­ma tem­po­ra­da.

La tex­tu­ra jas­pea­da del tweed se in­te­rrum­pía a ve­ces con gran­des flo­res bor­da­das aquí y allá, mien­tras al­gu­nos ves­ti­dos pla­tea­dos evo­ca­ban co­tas de ma­lla. Las plu­mas fue­ron or­na­men­to in­dis­pen­sa­ble de va­rias cha­que­tas, eri­gién­do­se so­bre los hom­bros.

La más al­ta dis­tin­ción

Na­da más fi­na­li­zar el des­fi­le, La­ger­feld sa­lió a sa­lu­dar co­mo es ha­bi­tual ves­ti­do de blanco y ne­gro, con su ca­be­llo blanco re­co­gi­do en co­le­ta y sus sem­pi­ter­nas ga­fas de sol. Pe­ro es­ta vez el di­se­ña­dor no so­lo fue aplau­di­do por el pú­bli­co. La al­cal­de­sa de Pa­rís, An­ne Hi­dal­go, le con­de­co­ró con la me­da­lla Grand Ver­meil, la más al­ta dis­tin­ción de la ca­pi­tal fran­ce­sa.

A es­ta ci­ta con la al­ta cos­tu­ra acu­die­ron ros­tros tan co­no­ci­dos co­mo las ac­tri­ces. Ju­lian­ne Moo­re, So­fia Cop­po­la y Til­da Swin­ton, la can­tan­te Katy Perry o la mo­de­lo Ca­ra De­le­vign­ne.

GON­ZA­LO FUEN­TES REUTERS

Los som­bre­ros y las plu­mas com­ple­men­ta­ron los «looks» del des­fi­le de Cha­nel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.