«Cuan­do mu­rió mi tío Pe­pe, mi ma­dre nos obli­gó a dejar de vo­lar a mi pa­dre y a mí»

La Voz de Galicia (Lugo) - - Agenda -

—¿Có­mo lle­gó a la di­rec­ti­va? —Di­mos un gol­pe de es­ta­do en el Ae­ro­club. Los es­ta­tu­tos mar­ca­ban que el 51% de los so­cios po­dían sa­car ade­lan­te el or­den del día de una asam­blea. Ha­bía más de 3.000 so­cios y 300 que pa­ga­ban. La cuo­ta era tan pe­que­ña que no se cu­brían gas­tos. Con­vo­ca­mos la reunión pa­ra el 31 de ju­lio, a las ocho de la tar­de. Ga­na­mos y a par­tir de ahí em­pe­za­mos a te­ner los pri­me­ros pro­ble­mas con Ro­zas. —¿Qué ti­po de pro­ble­mas? —Es­ta­ba to­do a mon­te. No ha­bía pis­tas. Hu­bo que ha­cer ges­tio­nes pa­ra te­ner una pis­ta en con­di­cio­nes. Ya te­nía­mos edi­fi­cio ter­mi­nal y con­se­gui­mos, con la in­ter­ven­ción de Ca­cha­rro, que la Dipu­tación pu­sie­ra el 40% de 100 mi­llo­nes de pe­se­tas que cos­tó as­fal­tar la pis­ta. En aque­llos años era di­rec­tor ge­ne­ral el vi­vei­ren­se Fran­cis­co Cal Pardo, que hoy pre­si­de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Dro­nes. A par­tir de ahí el Ae­ro­club em­pe­zó a com­prar avio­nes y crea­mos una es­cue­la. Se ge­ne­ró cul­tu­ra ae­ro­náu­ti­ca. Hoy te­ne­mos la es­cue­la de­por­ti­va con más avio­nes de Ga­li­cia y eso, en una ciu­dad co­mo Lu­go, no de­ja de de­mos­trar la afi­ción al vue­lo. —¿Có­mo fue­ron los co­mien­zos? —Se hi­zo una lim­pie­za del cen­so pa­ra po­der sa­ber dón­de es­tá­ba­mos. Que­da­ron 400. El mo­ti­vo de que hu­bie­ra an­tes más de 3.000 no era otro que per­mi­tir que Ra­mi­ro Rue­da, que era el mo­tor y quien se mo­vía en Ma­drid por los mi­nis­te­rios, es­tu­vie­ra res­pal­da­do. Se nos en­tre­ga­ron en pre­ca­rio las ins­ta­la­cio­nes. Des­pués de eso, el cam­po de Ro­zas es­tu­vo a la ven­ta en dos oca­sio­nes, en tiem­pos de Az­nar y de Zapatero. Fue por mo­ti­vos eco­nó­mi­cos, igual que se ven­die­ron los te­rre­nos del ac­tual po­lí­gono de As Gán­da­ras o el cuar­tal de San Fer­nan­do. Tu­vi­mos que ha­cer ges­tio­nes pa­ra que los 3,6 mi­llo­nes de me­tros no aca­ba­ran en ma­nos de una com­pa­ñía gran­de y nos die­ra op­ción a es­pe­rar a que el cam­po tu­vie­ra otra uti­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.