A sa­la va­cía

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - XOSÉ CARLOS ARIAS

Exis­te una am­plia per­cep­ción de que la Unión Eu­ro­pea es­tá vi­vien­do un mo­men­to muy sin­gu­lar en el que sa­be­mos que to­do es­tá en ries­go, pe­ro tam­bién, por pri­me­ra vez en bas­tan­te tiem­po, hay una po­si­bi­li­dad real de con­so­li­dar el pro­ce­so de in­te­gra­ción. Los prin­ci­pa­les lí­de­res pa­re­cen ser cons­cien­tes de ello. Sin em­bar­go, da­do el ma­les­tar so­cial de fon­do que nos aque­ja, tam­bién es cla­ro que el tiem­po pa­ra apro­ve­char es­ta opor­tu­ni­dad no se­rá muy gran­de: o se dan pa­sos rá­pi­da­men­te en la di­rec­ción de avan­zar en la unión, o ha­brá más bien un re­tro­ce­so.

Pa­ra te­ner po­si­bi­li­da­des de éxi­to, cual­quier plan de re­for­ma eu­ro­pea ha de to­mar co­mo re­fe­ren­cia dos prin­ci­pios de orien­ta­ción: asen­tar la con­fian­za ciu­da­da­na en las ins­ti­tu­cio­nes de la UE y asu­mir que se­rá ne­ce­sa­rio trans­for­mar los con­te­ni­dos y la for­ma de ha­cer po­lí­ti­ca de es­ta. La pri­me­ra cues­tión, la de la con­fian­za, es la cla­ve de to­do: mu­chos mi­les de ciu­da­da­nos que ha­ce años se au­to­iden­ti­fi­ca­ban co­mo eu­ro­peís­tas, con dis­tin­to gra­do de en­tu­sias­mo, aho­ra ven el mun­do de Bru­se­las o de Es­tras­bur­go co­mo al­go le­jano, por no de­cir ajeno. Hay que re­co­no­cer que la ima­gen des­pec­ti­va del «bu­ró­cra­ta de Bru­se­las» ha ga­na­do te­rreno en es­tos años, y ello re­sul­ta le­tal pa­ra el pro­yec­to pan­eu­ro­peo. Por eso es tan im­por­tan­te re­ver­tir­lo.

Res­pec­to a la se­gun­da cues­tión men­cio­na­da, no hay du­da de que, des­pués de un lar­go tiem­po de re­tro­ce­so de lo pro­pia­men­te co­mu­ni­ta­rio, a fa­vor de lo in­ter­gu­ber­na­men­tal, va­rias ins­ti­tu­cio­nes de la UE bus­can de­ses­pe­ra­da­men­te ha­llar su pa­pel. En­tre ellas, la más des­ta­ca­da es el Par­la­men­to Eu­ro­peo. Co­nec­tan­do con el pun­to an­te­rior, es­te ór­gano es­tá ne­ce­si­ta­do de una ur­gen­te re­le­gi­ti­ma­ción, ha­cien­do ver a los ciu­da­da­nos, en pri­mer lu­gar, que re­cuer­da en al­go a un au­tén­ti­co Par­la­men­to y, se­gun­do, ¡que sus ac­tua­cio­nes tie­nen al­gu­na uti­li­dad!

Y en es­to apa­re­ce la bron­ca —jus­ti­fi­ca­dí­si­ma, aun­que co­mo sue­le ca­rac­te­ri­zar al per­so­na­je, un tan­to des­tem­pla­da— de Juncker a los par­la­men­ta­rios. ¿Có­mo es po­si­ble que so­lo un 5 % de los miem­bros de la Cá­ma­ra es­tu­vie­ran pre­sen­tes en un ac­to de cier­ta so­lem­ni­dad, pa­ra ha­blar de los re­sul­ta­dos de to­da una pre­si­den­cia se­mes­tral? ¿Es que no son cons­cien­tes de que una ima­gen así per­ju­di­ca gra­ve­men­te la ta­rea de apro­xi­mar ese ór­gano a la ciu­da­da­nía? No creo que se tra­te de una sim­ple de­ja­ción de res­pon­sa­bi­li­da­des por par­te de los pro­pios par­la­men­ta­rios; ellos mis­mos ale­gan pro­ble­mas de or­ga­ni­za­ción (coin­ci­den­cia del pleno con el fun­cio­na­mien­to de co­mi­sio­nes, et­cé­te­ra).

Bien pen­sa­do, sin em­bar­go, esa res­pues­ta es po­co tran­qui­li­za­do­ra pues, in­ca­paz de ven­cer sus pro­pias iner­cias or­ga­ni­za­ti­vas, el Par­la­men­to no se mues­tra sen­si­ble al da­ño cau­sa­do. Pe­ro ese da­ño exis­te: mu­chos eu­ro­peos ha­blan hoy de «un Par­la­men­to ri­dícu­lo».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.