Vi­vien­das ocu­pa­das

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - JAI­ME CONCHEIRO Ju­ris­ta

Ac­tual­men­te la ocu­pa­ción ile­gal de vi­vien­das ha pro­li­fe­ra­do de tal for­ma que cons­ti­tu­ye un au­tén­ti­co fe­nó­meno so­cial en el que in­ter­vie­nen dos de­re­chos cons­ti­tu­cio­na­les: el de­re­cho a la pro­pie­dad pri­va­da (ar­tícu­lo 33) y el de­re­cho a una vi­vien­da dig­na (ar­tícu­lo 47), si bien la protección de am­bos de­re­chos no es idén­ti­ca, ya que el pri­me­ro es un au­tén­ti­co de­re­cho fun­da­men­tal del ciu­da­dano, mien­tras que el se­gun­do es un prin­ci­pio rec­tor de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca y so­cial. Ade­más, no exis­te nin­gu­na ley que am­pa­re la usur­pa­ción de la po­se­sión de un bien a su le­gí­ti­mo pro­pie­ta­rio.

El fe­nó­meno oku­pa ha ge­ne­ra­do un cli­ma de in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca en­tre los pro­pie­ta­rios, a los que el or­de­na­mien­to pro­ce­sal les prohí­be la au­to­tu­te­la y cuan­do nues­tra le­gis­la­ción no dis­po­ne de ins­tru­men­tos efi­ca­ces pa­ra re­cu­pe­rar la po­se­sión de la vi­vien­da de una for­ma rá­pi­da y se­gu­ra. En la ac­tua­li­dad hay que re­cu­rrir a pro­ce­di­mien­tos ju­di­cia­les que se sue­len di­la­tar en el tiem­po (pue­den lle­gar a du­rar dos años), lo que per­ju­di­ca in­ne­ce­sa­ria­men­te a los au­tén­ti­cos pro­pie­ta­rios, a los cua­les se les vul­ne­ra su de­re­cho a la tu­te­la ju­di­cial efec­ti­va (ar­tícu­lo 24 de la Cons­ti­tu­ción).

An­te la au­sen­cia de me­di­das rá­pi­das y efi­ca­ces, los afec­ta­dos pre­fie­ren po­ner en mar­cha otros re­me­dios, mu­cho más rá­pi­dos y de ca­rác­ter ex­tra­ju­di­cial, pa­ra con­se­guir sus ob­je­ti­vos de for­ma más in­me­dia­ta. Sin em­bar­go, lo que su­ce­de es que la ma­yo­ría de es­tos mé­to­dos ra­yan en la ile­ga­li­dad y el ma­to­nis­mo.

An­te es­ta si­tua­ción se han plan­tea­do, por par­te de abo­ga­dos, re­gis­tra­do­res y de­más ex­per­tos, dis­tin­tas al­ter­na­ti­vas, sin em­bar­go nin­gu­na de ellas es ple­na­men­te sa­tis­fac­to­ria. Se re­quie­re, por tan­to, una re­for­ma del pro­ce­di­mien­to que per­mi­ta la en­tre­ga in­me­dia­ta de la vi­vien­da al pro­pie­ta­rio que se ha vis­to pri­va­do ile­gí­ti­ma­men­te de ella.

Qui­zá la úni­ca so­lu­ción, más o me­nos plau­si­ble, sea la de uti­li­zar en es­tos su­pues­tos el pro­ce­di­mien­to apli­ca­do en los desahu­cios por im­pa­go de ren­tas. El jui­cio de desahu­cio es un pro­ce­di­mien­to es­pe­cial y su­ma­rio que per­mi­te al pro­pie­ta­rio de una fin­ca arren­da­da re­cu­pe­rar­la. Pa­ra ello el pro­pie­ta­rio de­be­ría so­li­ci­tar al Juz­ga­do la re­cu­pe­ra­ción de su vi­vien­da y, una vez no­ti­fi­ca­da di­cha so­li­ci­tud al oku­pa, si es­te no pre­sen­ta tí­tu­lo le­gí­ti­mo de po­se­sión, se fi­ja­ría la fe­cha pa­ra el lan­za­mien­to o de­socu­pa­ción de la vi­vien­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.