La UE hon­ra a sus «pa­dres fun­da­do­res», ¿pe­ro dón­de es­ta­ban las ma­dres?

Loui­se Weiss, Si­mon Veil, Ni­co­le Fon­tai­ne y So­fía Co­rra­di fue­ron claves en el pro­yec­to

La Voz de Galicia (Lugo) - - El Tiempo - CRISTINA PORTEIRO BRU­SE­LAS / CO­RRES­PON­SAL

El sue­ño eu­ro­peo se fa­bri­có con tes­tos­te­ro­na. Gue­rra, paz, re­con­ci­lia­cio­nes y ne­go­cia­cio­nes po­lí­ti­cas que­da­ron re­le­ga­dos al co­to ex­clu­si­vo de los hom­bres. A pe­sar del es­fuer­zo de es­cri­to­ras co­mo la búl­ga­ra Svetla­na Alek­sie­vick de re­cu­pe­rar la me­mo­ria de las mi­llo­nes de mu­je­res que re­sis­tie­ron du­ran­te las gue­rras y que pa­vi­men­ta­ron las ru­tas que desem­bo­ca­rían en la Unión Eu­ro­pea, lo cier­to es que son los «pa­dres fun­da­do­res» los que se lle­van la glo­ria de tal hi­to. Jean Mon­net, Ro­bert Schu­man, Kon­rad Ade­nauer, Al­ci­de de Gas­pe­ri, Johan Wi­llem Be­yen, Jo­seph Bech y Paul Hen­ri Spaak. Ellos son los ar­tí­fi­ces del mi­la­gro, los pa­dri­nos de la cria­tu­ra, pe­ro ¿dón­de es­ta­ban las ma­dres? Phi­lip­pe Ge­luck, ge­nial di­bu­jan­te bel­ga res­pon­de a esa pre­gun­ta en uno de los mu­ra­les per­di­dos por las ca­lles de Bru­se­las: «Las ma­dres, ellas, se ocu­pa­ban de los ni­ños y de la lim­pie­za y ha­cían las com­pras en La Chas­se».

«¿Es ne­ce­sa­rio re­cor­dar que la cons­truc­ción eu­ro­pea ha si­do has­ta aho­ra una cues­tión de hom­bres? ¿Que los co­mi­tés in­ter­na­cio­na­les, ori­gen de los tex­tos cons­ti­tu­cio­na­les eu­ro­peos co­mo el Tra­ta­do de Ro­ma, es­ta­ban com­pues­tos ex­clu­si­va­men­te por hom­bres?», in­sis­tía la mi­nis­tra de Tra­ba­jo bel­ga, Miet Smet, en el 1994. Las mu­je­res so­lo ocu­pa­ban en­ton­ces el 10% de los car­gos po­lí­ti­cos. Hoy to­da­vía per­sis­te la si­ma. En la Co­mi­sión Eu­ro­pea, los hom­bres co­pan el 70.4% del es­pa­cio fren­te al 29.6% de las mu­je­res, se­gún da­tos del Instituto Eu­ro­peo pa­ra la Igual­dad de Gé­ne­ro. Nin­gu­na ha po­di­do li­de­rar la ins­ti­tu­ción.

Son po­cos los nom­bres de mu­je­res que re­cuer­dan los li­bros de historia. En el edi­fi­cio de la Co­mi­sión Eu­ro­pea los pa­si­llos es­tán sal­tea­dos con car­te­les con el ros­tro de Jean Mon­net: «Ils ont fait l’Eu­ro­pe». Ellos hi­cie­ron Eu­ro­pa, no ellas, nos re­cuer­da el Eje­cu­ti­vo co­mu­ni­ta­rio. Un re­la­to que se re­pi­te cons­tan­te­men­te. ¿Qué hay de Loui­se Weiss? La pe­rio­dis­ta lu­chó con te­na­ci­dad en fa­vor del vo­to fe­me­nino y la re­con­ci­lia­ción y desar­me de Ale­ma­nia y Fran­cia co­mo úni­ca vía pa­ra la paz en­tre gue­rras. A pe­sar de que la se­de de la Eu­ro­cá­ma­ra en Es­tras­bur­go lle­va su nom­bre, sus ideas pre­cur­so­ras so­bre la cons­truc­ción eu­ro­pea han que­da­do ol­vi­da­das por una es­pe­cie de am­ne­sia crónica co­lec­ti­va. Eso pue­de ex­pli­car que el Consejo Eu­ro­peo las ha­ya omi­ti­do de una an­to­lo­gía re­cien­te en la que se re­co­ge el pen­sa­mien­to de más de 20 eu­ro­peís­tas del vie­jo con­ti­nen­te. Ni una so­la fé­mi­na apa­re­ce en sus pá­gi­nas a pe­sar de re­pre­sen­tar la mi­tad de la po­bla­ción de la UE. Se que­da­ron sin es­pa­cio pa­ra Weiss o pa­ra la re­cién fa­lle­ci­da Si­mon Veil, pri­me­ra pre­si­den­ta del Par­la­men­to Eu­ro­peo (1979-1982). La fran­ce­sa tu­vo que so­por­tar to­do ti­po de ata­ques e in­sul­tos por man­te­ner­se fir­me y desafian­te an­te una sa­la re­ple­ta de hom­bres el 26 de no­viem­bre del 1974, al pre­sen­tar su Ley de des­pe­na­li­za­ción del abor­to, im­pul­so de­fi­ni­ti­vo pa­ra los paí­ses del en­torno.

La «ma­dre Eras­mus»

Otras si­guie­ron sus pa­sos. Ni­co­le Fon­tai­ne to­mó el re­le­vo al fren­te de la Eu­ro­cá­ma­ra (1999-2001). La con­ser­va­do­ra fran­ce­sa no du­da hoy en cri­ti­car el egoís­mo de la ac­tual po­lí­ti­ca eu­ro­pea, do­mi­na­da por hom­bres: «La vi­da po­lí­ti­ca se ha con­ver­ti­do en una aven­tu­ra per­so­nal mien­tras que ha­ce tiem­po era una aven­tu­ra co­lec­ti­va», la­men­ta. Tam­bién cues­tio­nó la elec­ción del ac­tual co­mi­sa­rio de Eco­no­mía, Pie­rre Mos­ci­vi­ci: «Hu­bie­ra pre­fe­ri­do a una mu­jer». Una co­mo la ita­lia­na So­fia Co­rra­di. La «ma­dre Eras­mus» pu­so en mar­cha el pro­gra­ma de ma­yor éxi­to en la historia de la UE, que for­jó en­tre la ju­ven­tud el sen­ti­do de per­te­nen­cia eu­ro­pea.

El pre­si­den­te de la Co­mi­sión, Jean Claude Juncker, que­ría más mu­je­res en su Eje­cu­ti­vo. Ni pro­me­tien­do a los paí­ses me­jo­res car­te­ras lo­gró equi­li­brar su equi­po (19 hom­bres y 8 mu­je­res). Los me­jo­res re­sul­ta­dos, sin em­bar­go, los es­tán co­se­chan­do ellas. La co­mi­sa­ria de Com­pe­ten­cia, Mar­ga­ret­he Ves­ta­ger, ha con­se­gui­do lo que su an­te­ce­sor, Joa­quín Al­mu­nia, no pu­do: So­me­ter al gi­gan­te Goo­gle y al co­lo­so ru­so del gas, Gaz­prom. Y apun­ta más al­to. De quien no se po­drán ol­vi­dar los li­bros es de The­re­sa May o An­ge­la Mer­kel. Las dos tie­nen por de­lan­te la mi­sión de es­cri­bir otro ca­pí­tu­lo de la historia de la UE: el de su rup­tu­ra y el de su re­fun­da­ción.

C. P.

El mu­ral de­la­tor. En una ca­lle de Bru­se­las pue­de con­tem­plar­se es­ta obra de Phi­lip­pe Ge­luck, di­bu­jan­te bel­ga, que mues­tra a los pa­dres fun­da­do­res de Eu­ro­pa, aña­dien­do: «Las ma­dres, ellas, se ocu­pa­ban de los ni­ños y de la lim­pie­za y ha­cían las com­pras en La Chas­se».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.