El pi­so de la fa­lle­ci­da en Cu­lle­re­do si­guió pa­gán­do­se des­pués de muer­ta

La ges­to­ría di­ce que el juz­ga­do le de­ne­gó en­trar en la vi­vien­da dos ve­ces el año pa­sa­do

La Voz de Galicia (Lugo) - - Portada - ELENA SILVEIRA

La ges­to­ría di­ce que des­co­no­cía la muer­te de la ma­dre y por eso se­guía co­bran­do el al­qui­ler

María del Ro­sa­rio O.V., la mu­jer de 56 años cu­yo ca­dá­ver apa­re­ció mo­mi­fi­ca­do en su ca­sa de Cu­lle­re­do el pa­sa­do lu­nes, te­nía fa­mi­lia. Al me­nos, al­gún ami­go. A pe­sar de que na­die re­cla­mó de for­ma ofi­cial co­no­cer su pa­ra­de­ro en los más de seis años que lle­va muer­ta, el pa­sa­do mar­tes por la no­che se pre­sen­ta­ron en el 75 de la ave­ni­da de Miguel Gon­zá­lez Gar­cés, en O Por­tá­de­go, va­rias per­so­nas que ase­gu­ra­ban co­no­cer­la a ella y a la ma­dre, muer­ta en di­ciem­bre del 2011. «Di­je­ron que eran ami­gos, que la ma­dre, Je­su­sa, era de Oro­so, que te­nían va­rias pri­mas car­na­les, pe­ro que no se ha­bla­ban con la fa­mi­lia por­que se lle­va­ban mal», in­di­có una ve­ci­na. Es­ta cir­cuns­tan­cia y el he­cho de que am­bas mu­je­res no fue­sen muy pró­di­gas en re­la­cio­nes so­cia­les, po­dría ex­pli­car que la des­apa­ri­ción de María del Ro­sa­rio pa­sa­se ca­si des­aper­ci­bi­da du­ran­te un lus­tro. De he­cho, aun­que María del Ro­sa­rio te­nía una cuen­ta en Fa­ce­book no la te­nía ac­ti­va.

Al­qui­ler a nom­bre de la ma­dre

Je­su­sa y su hi­ja, María del Ro­sa­rio, vi­vían jun­tas en el 2.° C, un pi­so de dos ha­bi­ta­cio­nes. Y, aun­que com­par­tían gas­tos, era la ma­dre quien te­nía do­mi­ci­lia­do en su cuen­ta ban­ca­ria el pa­go del al­qui­ler de la vi­vien­da. Te­nien­do en cuen­ta el pre­cio que pa­gan el res­to de ve­ci­nos, la arren­da­ta­ria abo­na­ría a la em­pre­sa pro­pie­ta­ria del in­mue­ble unos 350 o 400 eu­ros al mes, can­ti­dad que pa­gó al me­nos du­ran­te cin­co años más des­pués de muer­ta (en­tre 20.000 y 30.000 eu­ros en to­tal). Has­ta que, cla­ro es­tá, se aca­bó el di­ne­ro en el ban­co. Sin cues­tio­nar la mo­ra­li­dad de es­ta prác­ti­ca, Al­fon­so Sa­la­zar, abo­ga­do es­pe­cia­lis­ta en arren­da­mien­tos, ex­pli­có que los pro­pie­ta­rios de un pi­so sí pue­den le­gal­men­te pro­lon­gar el co­bro del al­qui­ler a una per­so­na fa­lle­ci­da si no tie­nen una cons­ta­ta­ción feha­cien­te (cer­ti­fi­ca­do de de­fun­ción) de la muer­te de esa per­so­na. En el ca­so de es­tas dos mu­je­res de Cu­lle­re­do, ten­dría que ha­ber si­do la hi­ja la que so­li­ci­ta­ra, en el pla­zo de tres me­ses tras la muer­te de su ma­dre, la su­bro­ga­ción del con­tra­to de al­qui­ler. Pe­ro, evi­den­te­men­te, no pu­do ha­cer­lo al mo­rir ella tam­bién. Así que la ges­to­ría si­guió emi­tien­do los gi­ros ban­ca­rios por­que, al me­nos ofi­cial­men­te, no te­nía cons­tan­cia del de­ce­so de Je­su­sa. Y mu­cho me­nos del de María del Ro­sa­rio.

Los res­pon­sa­bles de la ges­to­ría que lle­va­ban los pa­pe­les de es­ta co­mu­ni­dad (de­ja­ron de ha­cer­lo el pa­sa­do mes de enero) in­di­ca­ron ayer que no te­nían cons­ta­ta­ción ofi­cial de la muer­te de Je­su­sa, a pe­sar de las sos­pe­chas e in­for­ma­cio­nes que les tras­la­da­ban los ve­ci­nos, por lo que si­guie­ron emi­tien­do los co­bros au­to­má­ti­cos. Los pro­ble­mas lle­ga­ron cuan­do hu­bo que re­no­var el con­tra­to, se aca­bó el di­ne­ro en el ban­co y, se­gún los re­si­den­tes en el in­mue­ble, se abrió un pro­ce­so de desahu­cio, una cir­cuns­tan­cia que ni la em­pre­sa pro­pie­ta­ria de los pi­sos (Tes­ta In­mo­bi­lia­ria) ni la ges­to­ría qui­sie­ron co­rro­bo­rar. Tan so­lo con­fir­ma­ron que en enero del 2016 ha­bía en los juz­ga­dos dos pro­ce­sos abier­tos pa­ra que les per­mi­tie­ran ac­ce­der a la vi­vien­da. «Pe­ro nos lo de­ne­ga­ron las dos ve­ces», acla­ran. Fue, en reali­dad, la de­nun­cia de un ve­cino en la Guar­dia Ci­vil la que per­mi­tió el pa­sa­do lu­nes des­ve­lar la so­li­ta­ria muer­te de María del Ro­sa­rio du­ran­te tan­tos años.

Los abo­ga­dos Al­fon­so Sa­la­zar e Ig­na­cio Es­pi­no­sa ex­pli­ca­ron que la fa­mi­lia de am­bas mu­je­res po­drá li­ti­gar por la de­vo­lu­ción del di­ne­ro del al­qui­ler. «Si apa­re­ce la fa­mi­lia, es­ta po­dría re­cla­mar una de­vo­lu­ción re­tro­ac­ti­va del di­ne­ro del al­qui­ler des­de el fa­lle­ci­mien­to de Je­su­sa. La pro­pie­dad po­drá ar­gu­men­tar que no te­nía co­no­ci­mien­to del fa­lle­ci­mien­to de la mu­jer pa­ra se­guir co­bran­do el al­qui­ler. Ha­bría que ave­ri­guar si los pro­ce­sos abier­tos en el juz­ga­do se ini­cia­ron an­tes de que se aca­ba­se el di­ne­ro o des­pués», in­di­có Es­pi­no­sa.

MARCOS MÍGUEZ

Las per­sia­nas del do­mi­ci­lio no se subie­ron ni ba­ja­ron du­ran­te años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.