Luís Vi­lla­res re­du­ce a «crí­ti­cas cons­tru­ti­vas» el desafío de po­der de los al­cal­des

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo - JUAN CAPEÁNS

En Marea pu­so ha­ce un año el ca­rro an­tes que los bue­yes y aho­ra lo es­tá pa­gan­do. Las ur­gen­cias elec­to­ra­les del pa­sa­do ve­rano obli­ga­ron al en­ton­ces de­no­mi­na­do «es­pa­zo de con­fluen­cia» a ele­gir can­di­da­to sin una es­truc­tu­ra de par­ti­do de­fi­ni­da, pe­ro, a pe­sar de ello, los tres al­cal­des de las ciu­da­des coruñesas con­si­guie­ron re­unir, sin en­sam­blar­las, las pie­zas ne­ce­sa­rias pa­ra po­ner a an­dar un pro­yec­to au­to­nó­mi­co con el ex­ma­gis­tra­do Luís Vi­lla­res co­mo ca­be­za vi­si­ble.

A ese can­di­da­to, aho­ra por­ta­voz de En Marea en el Par­la­men­to, le su­po­nían ca­pa­ci­da­des de au­nar con­sen­sos, pe­ro lle­ga­do el mo­men­to aca­pa­ró tam­bién el po­der or­gá­ni­co y aho­ra se es­tá vien­do en la sin­gu­lar te­si­tu­ra de ofre­cer co­bi­jo en las co­rrien­tes que lo au­pa­ron y que se re­sis­ten a en­trar en una asam­blea que les re­sul­ta ex­tra­ña.

Al­ter­na­ti­va al por­ta­voz

La ne­ga­ti­va de los crí­ti­cos de Ano­va, Po­de­mos, Es­quer­da Uni­da y Marea Atlán­ti­ca a in­cor­po­rar­se a una coor­di­na­do­ra que pa­sa­ría de 11 a 15 miem­bros se pue­de in­ter­pre­tar co­mo un re­cha­zo com­ple­to a la ac­tual configuración y a un in­ten­to de ac­ti­var una al­ter­na­ti­va de po­der, de ahí que Luís Vi­lla­res ha­ya in­sis­ti­do ayer des­de Lu­go en que su mano si­gue ten­di­da pa­ra evi­tar un des­co­si­do ma­yor que el ya exis­ten­te. El líder de En Marea qui­so sua­vi­zar po­si­cio­nes con vis­tas al in­mi­nen­te ple­na­rio de ju­lio y re­du­jo las úl­ti­mas de­cla­ra­cio­nes y mo­vi­mien­tos a «crí­ti­cas cons­tru­ti­vas», pro­duc­to de un par­ti­do muy jo­ven en evo­lu­ción pe­ro que en cues­tión de on­ce me­ses ha mu­da­do por com­ple­to sus ros­tros vi­si­bles. Y ese es pre­ci­sa­men­te el re­pro­che que ha­cen los re­gi­do­res, que re­cha­zan en pú­bli­co la eti­que­ta de fun­da­do­res pe­ro que aho­ra se ven des­pla­za­dos del nú­cleo de de­ci­sión.

Vi­lla­res pre­ten­de dar­le nor­ma­li­dad a la ten­sa si­tua­ción y por eso ha pe­di­do a to­das las par­tes que par­ti­ci­pen ac­ti­va­men­te en el ple­na­rio, el es­pa­cio or­gá­ni­co pa­ra «ren­der con­tas» que se con­ver­ti­ría en una pan­to­mi­ma si no abor­da las in­co­mo­di­da­des de miem­bros cla­ve de las ma­reas, de ahí que ha­ya lla­ma­do a la ac­ción a «to­do o mun­do».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.