El mal diag­nós­ti­co que in­fla­ma el «pro­cés»

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia - XO­SÉ LUÍS BA­RREI­RO RI­VAS

El Go­bierno es­tá ob­se­sio­na­do con fre­nar el re­fe­ren­do y to­da la dia­rrea le­gis­la­ti­va que de él ema­na. Y pa­ra eso ha­ce un uso in­fan­til de los tribunales, in­clui­do el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, que por ca­da pro­ble­ma que con­si­gue en­quis­tar, o cro­ni­fi­car, ge­ne­ra me­dia do­ce­na de hé­roes dis­pues­tos a dar su vi­da po­lí­ti­ca por una pa­tria ima­gi­na­ria. Mas y Homs, es cier­to, es­tán so­me­ra­men­te in­ha­bi­li­ta­dos. Pe­ro el pro­ble­ma ca­ta­lán no so­lo si­gue vi­vi­to y co­lean­do, sino que ca­da día ge­ne­ra más da­ños en la or­ga­ni­za­ción ins­ti­tu­cio­nal del Es­ta­do.

La ra­zón de es­te des­va­río es que el Go­bierno si­gue ma­ne­jan­do un diag­nós­ti­co equi­vo­ca­do, que, en vez de po­ner sus ojos y re­me­dios te­ra­péu­ti­cos en la ile­gal trans­for­ma­ción de la Ge­ne­ra­li­tat en una agru­pa­ción in­de­pen­den­tis­ta, de na­tu­ra­le­za par­ti­da­ria, su­ble­va­da contra el Es­ta­do, si­guen mi­ran­do ha­cia el re­fe­ren­do y ha­cia la le­ga­li­dad ins­tru­men­tal, sin lle­gar a en­ten­der que, mien­tras la Ge­ne­ra­li­tat sea con­si­de­ra­da un po­der so­be­rano de fac­to, que ha­ce y di­ce lo que le da la ga­na, to­das las le­yes de des­co­ne­xión y crea­ción de es­truc­tu­ras de Es­ta­do no pa­san de ser la pu­ra ló­gi­ca de un dis­pa­ra­te con­sen­ti­do.

Un ca­ta­lán que com­pre una ur­na, pre­si­da una me­sa, o im­pri­ma un cen­so, pue­de re­ci­bir un se­ve­ro cas­ti­go de par­te de los ti­mo­ra­tos vi­gi­lan­tes de la le­ga­li­dad, que se ce­ban en el dé­bil, pa­ra di­si­mu­lar, y de­jan al fuer­te im­pu­ne. Pe­ro los ca­ta­la­nes que im­pul­san y di­ri­gen el uso frau­du­len­to de sus ins­ti­tu­cio­nes, que las con­vier­ten en par­ti­dos re­vo­lu­cio­na­rios ins­ti­tu­cio­na­les al ser­vi­cio de un in­de­pen­den­tis­mo pa­leo­zoi­co, y que trai­cio­nan su com­pro­mi­so de cum­plir y ha­cer cum­plir la ley, pue­den ma­nio­brar du­ran­te años sin que na­die se atre­va acu­sar­los de pre­va­ri­ca­ción, mal­ver­sa­ción y se­di­ción, que son los tres de­li­tos de los que ellos pre­su­men cuan­do abren —ca­da día— los te­le­dia­rios.

Na­die sa­be por qué la aso­cia­ción pa­ra de­lin­quir contra el Es­ta­do, y los he­chos que de ella se si­guen, que­dan im­pu­nes, de he­cho, en un país que ca­da vez ha­ce más y más du­do­sos jui­cios pre­ven­ti­vos ins­pi­ra­dos en la pu­ñe­te­ra alar­ma so­cial. O por qué un me­ro in­sul­to a la pa­re­ja te pue­de ale­jar de tus hi­jos y tu ca­sa, mien­tras un plan pa­ra rom­per­te el país no pue­de ser cas­ti­ga­do has­ta que se pro­duz­can unos he­chos que, por ser en sí mis­mos irre­le­van­tes —co­mo po­ner una ur­na de car­tón—, de­jan sin cas­ti­go el uso ile­gí­ti­mo e ile­gal del po­der ins­ti­tu­cio­nal en contra el Es­ta­do, que es lo efec­ti­va­men­te re­le­van­te.

Pe­ro Es­pa­ña es ese Es­ta­do en el que la Ge­ne­ra­li­tat pue­de in­ven­tar una cons­ti­tu­ción, un país y una le­ga­li­dad in­ter­na­cio­nal, mien­tras el Go­bierno del Es­ta­do se echa a tem­blar an­te la so­la men­ción del ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción. Por eso es­toy har­to, as­quea­do y ven­ci­do por es­te pro­ble­ma. Y ya pre­fie­ro que se aca­be pron­to, aun­que sea mal, que se­guir en es­ta ago­nía po­lí­ti­ca y pa­trió­ti­ca absurda, hu­mi­llan­te e in­ter­mi­na­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.