...Y esa tro­pa man­da en Ca­ta­lu­ña

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - FER­NAN­DO ÓNE­GA

Cuan­do es­cu­ché que la CUP (Can­di­da­tu­ras de Uni­dad Po­pu­lar) pro­po­ne ex­pro­piar la ca­te­dral de Bar­ce­lo­na pa­ra de­di­car­la a equipamientos urbanos, en­tre ellos un eco­no­ma­to, pen­sé, na­tu­ral­men­te, que se tra­ta­ba de una bro­ma. En nin­gu­na ca­be­za hu­ma­na me­dia­na­men­te or­de­na­da ca­be otra po­si­bi­li­dad. Pe­ro des­pués he vis­to que de bro­ma, na­da; que se tra­ta de una pro­pues­ta for­mal del con­ce­jal de la CUP por el dis­tri­to de Ciu­tat Ve­lla, que es don­de es­tá si­tua­da la má­gi­ca y no­ve­les­ca ca­te­dral. El ar­gu­men­ta­rio del con­ce­jal cu­pe­ro se ba­sa en ra­zo­nes his­tó­ri­cas (el tem­plo per­te­ne­ce a la Igle­sia, que co­la­bo­ró con mo­nar­quías y bur­gue­sías); eco­nó­mi­cas (la Igle­sia no pa­ga im­pues­tos); so­cia­les (la Igle­sia es­cla­vi­zó al pro­le­ta­ria­do), o de cos­tum­bres (ese tem­plo atrae a de­ma­sia­dos tu­ris­tas, que de­te­rio­ran el cen­tro de Bar­ce­lo­na.

El ilus­tra­do con­ce­jal to­da­vía uti­li­za al­gún ar­gu­men­to más, de gran pe­so cul­tu­ral y apre­cio por lo ar­tís­ti­co, pe­ro no es pre­ci­so men­cio­nar­los: tam­po­co tra­to de im­pre­sio­nar a mis lec­to­res con una ex­hi­bi­ción de co­no­ci­mien­tos de nues­tra reali­dad, his­tó­ri­ca o pre­sen­te. Lo úni­co que tra­to de trans­mi­tir es que quien así ra­zo­na per­te­ne­ce al par­ti­do que más de­ci­de en la po­lí­ti­ca ca­ta­la­na. Por pre­sión de la CUP se tu­vo que mar­char Ar­tur Mas y se evi­tó la re­pe­ti­ción de elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas. Por exi­gen­cias de la CUP se in­clu­yó en el pre­su­pues­to la par­ti­da del re­fe­ren­do, que el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal tum­bó ayer mis­mo. La CUP, con sus diez so­li­ta­rios dipu­tados en el Par­la­ment, fue gran mo­tor del in­de­pen­den­tis­mo y el agui­jón que em­pu­jó a Puig­de­mont a la lan­zar­se por esa sen­da. Y la CUP fue la que exi­gió la di­mi­sión del con­se­ller Bai­get, fren­te al cri­te­rio del PDECat, que esa mis­ma ma­ña­na le ha­bía da­do su con­fian­za.

Quie­ro de­cir que, si aho­ra pi­de la ex­pro­pia­ción de la ca­te­dral, tie­ne al­gu­nas po­si­bi­li­da­des de con­se­guir­lo. Co­mo su vo­to sea ne­ce­sa­rio pa­ra com­ple­tar la ma­yo­ría de Ada Co­lau des­pués de las pró­xi­mas mu­ni­ci­pa­les, la ac­tual al­cal­de­sa ya co­no­ce el pre­cio; «la za­naho­ria», que di­ría el se­ñor Mon­to­ro. Y co­mo sea ne­ce­sa­rio pa­ra ha­cer un Go­bierno se­pa­ra­tis­ta fuer­te, to­dos, des­de los co­mu­nes a Es­que­rra, pa­san­do por el re­cién na­ci­do y de pró­xi­ma ex­tin­ción PDECat, se apres­ta­rán a pa­gar el pre­cio que im­pon­ga la CUP: en di­ne­ro, en in­fluen­cias y en po­der po­lí­ti­co real. Nun­ca fal­ta­rá un ton­to dis­pues­to a dar­le sa­tis­fac­ción. ¡Po­bre Ca­ta­lu­ña! ¡En qué ma­nos ha caí­do y si­gue ca­yen­do! ¿Os ima­gi­náis que al­gún día go­bier­ne la ciu­dad de Bar­ce­lo­na y la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lu­ña? ¡Ex­pro­pia­rán las ca­te­dra­les! ¿Y el Pa­lau de Sant Jau­me? Ah, eso no, por­que allí es­ta­rán sus des­pa­chos. Y hay gen­te que los vo­ta, oi­gan. Es­tá cla­ro que en Ca­ta­lu­ña, más que en nin­gún si­tio, «hay gen­te pa tó».

PI­LAR CANICOBA

ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.