De­jar par­tir, una vez más

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - JO­SÉ RA­MÓN AMOR PAN

Char­lie Gard su­fre un se­ve­ro sín­dro­me in­fan­til de en­ce­fa­lo­pa­tía mi­to­con­drial, in­com­pa­ti­ble con la vi­da. Con tan so­lo 10 me­ses, el pe­que­ño es­tá lla­ma­do a de­jar es­te mun­do. An­te ca­sos co­mo es­te de­be­mos re­cor­dar, una vez más, que los cui­da­dos in­ten­si­vos tie­nen co­mo fi­na­li­dad man­te­ner con vi­da al pa­cien­te mien­tras se es­ta­ble­ce un diag­nós­ti­co de­fi­ni­ti­vo y se bus­can al­ter­na­ti­vas te­ra­péu­ti­cas pa­ra so­lu­cio­nar la en­fer­me­dad en cues­tión o, cuan­do me­nos, pa­ra es­ta­bi­li­zar­la con una ra­zo­na­ble ca­li­dad de vi­da.

Pro­lon­gar la vi­da por pro­lon­gar­la es un sin­sen­ti­do, lo que en Bioé­ti­ca se co­no­ce co­mo obstinación terapéutica. Y es­to in­clu­ye la sus­pen­sión de la ali­men­ta­ción e hi­dra­ta­ción ar­ti­fi­cia­les. La vi­da fí­si­ca no es un va­lor ab­so­lu­to, mu­cho me­nos pa­ra un cre­yen­te. Si ade­más esa pro­lon­ga­ción cau­sa do­lor y mo­les­tias se­rias al pa­cien­te, es­ta­mos an­te una si­tua­ción de en­car­ni­za­mien­to te­ra­péu­ti­co, cla­ra­men­te in­mo­ral, que es lo que ha ve­ni­do a co­rro­bo­rar el Tri­bu­nal de Estrasburgo al ava­lar la de­ci­sión de la Jus­ti­cia bri­tá­ni­ca. Es men­ti­ra que con es­te ti­po de de­ci­sio­nes se fo­men­te una cul­tu­ra del des­car­te. Es men­ti­ra que se es­té ma­tan­do de ham­bre y sed al pa­cien­te. Es men­ti­ra que se es­té vio­lan­do su dig­ni­dad hu­ma­na.

Re­sul­ta sar­cás­ti­co el apo­yo de Do­nald Trump a la idea de man­te­ner con vi­da a to­da cos­ta al be­bé y tras­la­dar­lo a EE.UU. pa­ra so­me­ter­lo a un tra­ta­mien­to ex­pe­ri­men­tal cla­ra­men­te abo­ca­do al fra­ca­so. Él, que es­tá em­pe­ña­do en qui­tar la asis­ten­cia sa­ni­ta­ria a los nor­te­ame­ri­ca­nos po­bres. Por cier­to, aque­llos mé­di­cos que jue­gan y que se lu­cran con las es­pe­ran­zas de los en­fer­mos in­cu­ra­bles ac­túan en contra de los más ele­men­ta­les prin­ci­pios de la deon­to­lo­gía mé­di­ca.

Y, por fa­vor, que los cre­yen­tes ul­tra­con­ser­va­do­res no ma­ni­pu­len las de­cla­ra­cio­nes del pa­pa. Lo que es­te ha pe­di­do es que no se des­atien­da el de­seo de los pa­dres de acom­pa­ñar y cui­dar a su hi­jo has­ta el fi­nal, na­da más. No se ha ma­ni­fes­ta­do, ni él ni su por­ta­voz, con­tra­rio a la sus­pen­sión de tra­ta­mien­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.