Ma­riano Ra­joy ad­vier­te que los «de­li­rios au­to­ri­ta­rios» no ven­ce­rán al Es­ta­do

Gon­zá­lez, Az­nar y Za­pa­te­ro com­par­ten que la so­lu­ción al re­to so­be­ra­nis­ta ca­ta­lán se­rá po­lí­ti­ca

La Voz de Galicia (Lugo) - - España - N. VE­GA, R. GORRIARÁN

El pre­si­den­te del Go­bierno cen­su­ró ayer la pro­po­si­ción de ley pre­sen­ta­da por los gru­pos in­de­pen­den­tis­tas en el Par­la­men­to ca­ta­lán des­ti­na­da a re­gu­lar el re­fe­ren­do del 1 de oc­tu­bre. Ma­riano Ra­joy de­nun­ció el «gi­ro ca­da vez más ra­di­cal y di­vi­si­vo» del Go­bierno au­to­nó­mi­co y re­pro­chó que se ol­vi­de a los ciu­da­da­nos «sen­sa­tos, de­mó­cra­tas y mo­de­ra­dos». «A to­dos los ca­ta­la­nes y a to­dos los es­pa­ño­les les quie­ro de­cir que si­gan man­te­nien­do su con­fian­za en el fu­tu­ro, por­que los de­li­rios au­to­ri­ta­rios y fren­tis­tas nun­ca po­drán ven­cer la se­re­ni­dad y el equi­li­brio de nues­tro Es­ta­do de­mo­crá­ti­co», tras­la­dó el je­fe del Eje­cu­ti­vo en la inau­gu­ra­ción de una jor­na­da de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio.

Era la pri­me­ra reac­ción del má­xi­mo re­pre­sen­tan­te del Go­bierno des­pués de que el mar­tes Car­les Puig­de­mont y Oriol Jun­que­ras res­pal­da­ran un pro­yec­to de nor­ma que pre­vé la po­si­bi­li­dad de de­cla­rar la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña en dos días si el sí ga­na la con­sul­ta in­de­pen­den­tis­ta con­vo­ca­da pa­ra des­pués del ve­rano. La vi­ce­pre­si­den­ta ya ha­bía an­ti­ci­pa­do al Eje­cu­ti­vo ca­ta­lán que to­do lo que con­tra­ven­ga la le­ga­li­dad ob­ten­drá una res­pues­ta. Esa ha si­do la ma­ne­ra de pro­ce­der has­ta aho­ra. Una vez la nor­ma sea ra­ti­fi­ca­da, los ser­vi­cios ju­rí­di­cos del Es­ta­do pe­di­rán su sus­pen­sión cau­te­lar an­te el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal. «Ha­cer un bo­rra­dor de una ley es al­go re­la­ti­va­men­te fá­cil, bas­tan cua­tro fo­lios —des­de­ñó la nú­me­ro dos del Go­bierno—; y es mu­cho más sen­ci­llo si no se tie­nen re­pa­ros a la ho­ra de sal­tar­se la Cons­ti­tu­ción, ma­ni­pu­lar el de­re­cho in­ter­na­cio­nal o in­ven­tar­se una ju­ris­pru­den­cia que no exis­te».

Ra­joy ha­bló en el mis­mo día en que los tres ex­pre­si­den­tes par­ti­ci­pa­ban en un fo­ro or­ga­ni­za­do por Vo­cen­to, don­de Fe­li­pe Gon­zá­lez, Jo­sé María Az­nar y Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro com­par­tie­ron que la he­rra­mien­ta pa­ra en­con­trar una so­lu­ción al desafío in­de­pen­den­tis­ta en Ca­ta­lu­ña de­be ser po­lí­ti­ca, no so­lo ju­rí­di­ca. Los tres no se pu­sie­ron de acuer­do, en cam­bio, so­bre la efi­ca­cia que pue­da te­ner una re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción pa­ra con­te­ner la de­ri­va se­ce­sio­nis­ta. Pe­ro so­bre to­do se mos­tra­ron se­gu­ros de que Ca­ta­lu­ña no se­rá in­de­pen­dien­te por más que es­té con­vo­ca­do un re­fe­ren­do pa­ra la se­pa­ra­ción el 1 de oc­tu­bre.

Los ex­pre­si­den­tes mos­tra­ron un al­to gra­do de sin­to­nía en su diag­nós­ti­co so­bre Ca­ta­lu­ña. «Es­toy de acuer­do en un 95 o 97 %», lle­gó a de­cir Az­nar de una in­ter­ven­ción de Gon­zá­lez, una con­fe­sión ex­tra­ña en­tre dos lí­de­res que se pro­fe­san una mu­tua an­ti­pa­tía po­lí­ti­ca y per­so­nal. El pun­to de fric­ción más se­ña­la­do es­tu­vo en la for­ma de en­ca­rar el desafío se­ce­sio­nis­ta. Mien­tras el pri­mer ex­pre­si­den­te so­cia­lis­ta de­fen­dió que se tie­ne que ex­plo­rar la vía de la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal, sus su­ce­so­res des­car­ta­ron esa vía. Gon­zá­lez pro­pu­so la crea­ción de una sub­co­mi­sión par­la­men­ta­ria con to­das las fuer­zas po­lí­ti­cas que du­ran­te dos o tres años ana­li­ce la mo­di­fi­ca­ción de la Car­ta Mag­na.

El ex­pre­si­den­te po­pu­lar no vio nin­gu­na ne­ce­si­dad de abor­dar una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal, y me­nos pa­ra dar una sa­li­da al con­flic­to se­ce­sio­nis­ta. Tam­po­co Za­pa­te­ro, un aban­de­ra­do de la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal en su pri­mer man­da­to, se mos­tró de acuer­do con esa vía y re­cla­mó no ge­ne­rar «de­ma­sia­das ex­pec­ta­ti­vas» en que va­ya a ser la pa­na­cea pa­ra aca­llar el desafío so­be­ra­nis­ta. Un men­sa­je di­ri­gi­do al se­cre­ta­rio ge­ne­ral de su par­ti­do, Pe­dro Sán­chez, fir­me par­ti­da­rio de la re­for­ma de la Car­ta Mag­na pa­ra aquie­tar las aguas in­de­pen­den­tis­tas.

El ar­tícu­lo 155

Si con la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal hu­bo di­sen­so, en la uti­li­za­ción de las vías po­lí­ti­cas hu­bo con­sen­so. Con un ma­tiz, Gon­zá­lez y Za­pa­te­ro abo­ga­ron por un diá­lo­go am­plio que no ex­clu­ye­ra a los in­de­pen­den­tis­tas, par­ti­cu­la­ri­dad que no men­cio­nó Az­nar. El ex­pre­si­den­te po­pu­lar se­ña­ló que «es­tar en po­lí­ti­ca es ha­cer po­lí­ti­ca», un co­men­ta­rio que es un ca­jón de sas­tre su­je­to a múl­ti­ples in­ter­pre­ta­cio­nes, pe­ro que en es­te ca­so apun­ta a la ar­ti­cu­la­ción de una ma­yo­ría no so­be­ra­nis­ta en el Par­la­men­to de Ca­ta­lu­ña.

Gon­zá­lez fue el úni­co que se atre­vió a ci­tar el ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción, que pre­vé la in­ter­ven­ción de la Ad­mi­nis­tra­ción cen­tral en Ca­ta­lu­ña si se vul­ne­ra la le­ga­li­dad cons­ti­tu­cio­nal, pe­ro lo hi­zo pa­ra apun­tar que co­mo su re­dac­ción es «am­bi­gua, afor­tu­na­da­men­te», se pue­de «gra­duar» el uso de las me­di­das coer­ci­ti­vas.

E. N. EFE

Ra­joy de­nun­ció el gi­ro ca­da vez más ra­di­cal del Go­bierno ca­ta­lán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.