PP, PSOE y C’s fuer­zan el cie­rre de la co­mi­sión so­bre la po­li­cía po­lí­ti­ca tras so­lo tres me­ses de an­da­du­ra

La Voz de Galicia (Lugo) - - España - M. S. P.

PP, PSOE y Ciu­da­da­nos su­ma­ron ayer sus vo­tos pa­ra dar car­pe­ta­zo a la co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción so­bre la po­li­cía po­lí­ti­ca des­pués de so­lo tres me­ses de tra­ba­jo y tras ha­ber es­cu­cha­do úni­ca­men­te a cin­co com­pa­re­cien­tes. Los tres par­ti­dos lle­ga­ron un pac­to pa­ra re­cha­zar pro­rro­gar los tra­ba­jos y ci­tar a más com­pa­re­cien­tes co­mo re­cla­ma­ban Po­de­mos y ERC, que no lo­gra­ron con­ven­cer a los nue­vos res­pon­sa­bles so­cia­lis­tas de se­guir ade­lan­te con la co­mi­sión. Así las co­sas, el ór­gano se di­sol­ve­rá el día 31 y una se­ma­na an­tes los gru­pos de­be­rán pre­sen­tar sus con­clu­sio­nes pa­ra de­ba­tir­las y apro­bar­las.

La tri­ple alian­za —a la que se ha uni­do el PSOE de Pe­dro Sán­chez a pe­sar de ha­ber cam­bia­do a los por­ta­vo­ces de la co­mi­sión en la úl­ti­ma se­ma­na— im­pi­dió que el Con­gre­so lla­me a de­cla­rar a ocho com­pa­re­cien­tes, en­tre ellos per­so­na­jes cla­ves que han si- do nom­bra­dos in­fi­ni­dad de ve­ces en la co­mi­sión, en­tre ellos el ex je­fe de Asun­tos de In­te­rior Mar­ce­lino Mar­tín Blas y el con­tro­ver­ti­do co­mi­sa­rio Jo­sé Vi­lla­re­jo.

Con­fu­sas ex­pli­ca­cio­nes

La co­mi­sión, que co­men­zó su an­da­du­ra en abril, se cie­rra ha­bien­do es­cu­cha­do al ex­mi­nis­tro Jor­ge Fer­nán­dez Díaz, al ex­di­rec­tor de la Agen­cia An­ti­frau­de de Ca­ta­lu­ña, Da­niel de Al­fon­so, y al ex­di­rec­tor de la Po­li­cía Ig­na­cio Co­si­dó, ade­más de los de­cla­ran­tes que acu­die­ron ayer: Eu­ge­nio Pino y Jo­sé Án­gel Fuen­tes Ga­go. Am­bos, el que fue­ra nú­me­ro dos de la Po­li­cía y su mano de­re­cha, lo ne­ga­ron ca­si to­do an­te la co­mi­sión que in­ves­ti­ga el su­pues­to uso par­ti­dis­ta del Mi­nis­te­rio del In­te­rior. «No exis­tió la ope­ra­ción Ca­ta­lu­ña». «Nun­ca ha ha­bi­do una bri­ga­da pa­trió­ti­ca». No hu­bo per­se­cu­ción de ri­va­les po­lí­ti­cos. Tam­po­co cons­pi­ra­cio­nes, en reali­dad to­do se re­du­ce a una «gue­rra sin cuar­tel» en­tre dos co­mi­sa­rios que ter­mi­na­ron em­pa­ñan­do el nom­bre de la ins­ti­tu­ción.

Pe­ro Pino, se­ña­la­do co­mo má­xi­mo res­pon­sa­ble de la de­no­mi­na­da po­li­cía po­lí­ti­ca, y su hom­bre de con­fian­za se en­re­da­ron en sus con­fu­sas ex­pli­ca­cio­nes du­ran­te las sie­te ho­ras de com­pa­re­cen­cia. Ni uno ni otro su­pie­ron ex­pli­car los nu­me­ro­sos via­jes a Ca­ta­lu­ña de Ga­go y de otros de los su­pues­tos miem­bros de esa ca­ma­ri­lla; por qué miem­bros de Asun­tos In­ter­nos ope­ra­ban en aque­lla co­mu­ni­dad en in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre co­rrup­ción; por qué In­te­rior lle­gó a fle­tar un avión ofi­cial pa­ra com­pro­bar la fal­sa cuen­ta de Xa­vier Trías en Sui­za cuan­do el asun­to ya es­ta­ba ar­chi­va­do; de dón­de sur­gie­ron los in­for­mes apó­cri­fos so­bre la su­pues­ta fi­nan­cia­ción ile­gal de Po­de­mos o las cuen­tas en el ex­tran­je­ro de Ar­tur Mas; o por qué se en­cua­dró a Ga­go en la se­gu­ri­dad de la Ca­sa Real o de la Au­dien­cia Na­cio­nal cuan­do en reali­dad pa­sa­ba los me­ses en Ca­ta­lu­ña.

La es­pe­ra­da com­pa­re­cen­cia de los dos pri­me­ros man­dos po­li­cia­les im­pli­ca­dos en las pre­sun­tas ma­nio­bras pa­ra hos­ti­gar a otros par­ti­dos se su­mer­gió en una ne­bu­lo­sa. Pino se aco­gió a su de­re­cho a no de­cla­rar so­bre la ope­ra­ción Ca­ta­lu­ña ale­gan­do que es­tá in­mer­so en dos pro­ce­sos ju­di­cia­les co­mo impu­tado (la in­tro­duc­ción de prue­bas ex­tra­ju­di­cia­les en el ca­so Pu­jol y su su­pues­ta par­ti­ci­pa­ción en el mon­ta­je contra Trías y su cuen­ta en Gi­ne­bra).

El ins­pec­tor Pino acu­dió ayer a la co­mi­sión par­la­men­ta­ria, pe­ro se aco­gió a su de­re­cho a no de­cla­rar so­bre la ope­ra­ción Ca­ta­lu­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.