Du­da­mel afron­ta su con­cier­to en Santiago co­mo un «re­to ma­ra­vi­llo­so»

El maes­tro ve­ne­zo­lano di­ri­gi­rá ma­ña­na a la Sin­fó­ni­ca de Ga­li­cia y al Or­feón Do­nos­tia­rra

La Voz de Galicia (Lugo) - - Economía - EM­MA ARAÚ­JO

«Es un re­to ma­ra­vi­llo­so, her­mo­sí­si­mo, la No­ve­na sin­fo­nía de Beet­ho­ven con una gran or­ques­ta en un es­pa­cio em­ble­má­ti­co». Así per­ci­be el ve­ne­zo­lano Gus­ta­vo Du­da­mel, di­rec­tor de la Fi­lar­mó­ni­ca de Los Án­ge­les, el con­cier­to que ma­ña­na ofre­ce­rá en la Pra­za do Obra­doi­ro de Santiago con la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca de Ga­li­cia y el Or­feón Do­nos­tia­rra, den­tro del pro­gra­ma so­cial y cul­tu­ral Pa­la­bras pa­ra Ga­li­cia que pro­mue­ve Aban­ca.

Du­da­mel re­co­no­ció en la pre­sen­ta­ción del re­ci­tal que ha­bía ele­gi­do pre­ci­sa­men­te es­ta sin­fo­nía por to­do lo que sig­ni­fi­ca. «La No­ve­na es muy es­pe­cial, en los mo­men­tos que vi­vi­mos tie­ne un men­sa­je muy pro­fun­do de hu­ma­ni­dad. Es una oda a la ale­gría, a la paz», afir­mó, al tiem­po que se­ña­la­ba que es­ta uni­ver­sa­li­dad pro­vo­ca que Beet­ho­ven le re­sul­te «muy ve­ne­zo­lano y tam­bién bas­tan­te ga­lle­go».

El he­cho de que la úl­ti­ma obra del com­po­si­tor ale­mán «que aca­bó sien­do uni­ver­sal» sue­ne en un es­pa­cio abier­to im­pri­me, pa­ra el repu­tado di­rec­tor ve­ne­zo­lano, gran va­lor aña­di­do: «Cuan­do la mú­si­ca clá­si­ca sue­na ma­si­va­men­te co­bra una di­men­sión im­por­tan­tí­si­ma. Mi men­sa­je per­ma­nen­te de la mú­si­ca es que de­be ser ac­ce­si­ble a to­dos, es un de­re­cho hu­mano, por­que los ni­ños de­ben te­ner ac­ce­so al ar­te pa­ra el desa­rro­llo de su fu­tu­ro». Du­da­mel ve el mun­do a tra­vés del pris­ma de la mú­si­ca. Así que­dó de­mos­tra­do du­ran­te su in­ter­ven­ción en Santiago cuan­do afir­mó que es­te ar­te, «el úni­co que no se ve», y la per­te­nen­cia a una or­ques­ta son la for­ma «ejem­plar» en la que de­be fun­cio­nar una co­mu­ni­dad: co­mo un gru­po de in­di­vi­duos dis­tin­tos en­tre sí pe- ro to­dos igual de im­por­tan­tes y que afron­tan los re­tos en ba­se al es­fuer­zo y el tra­ba­jo en equi­po.

«Soy de­ma­sia­do ve­ne­zo­lano»

Es en es­te con­tex­to en el que Du­da­mel qui­so re­cor­dar sus orí­ge­nes co­mo mú­si­co, gra­cias al pro­gra­ma La par­ti­ci­pa­ción de Gus­ta­vo Du­da­mel en el pro­gra­ma de Aban­ca Pa­la­bras pa­ra Ga­li­cia va más allá del con­cier­to de ma­ña­na en el Obra­doi­ro. Ade­más de los tres en­sa­yos pa­ra pre­pa­rar­lo, Du­da­mel man­ten­drá sen­dos en­cuen­tros con jó­ve­nes mú­si­cos en A Coruña y Santiago. El pri­me­ro de ellos es­tá pre­vis­to pa­ra es­ta ma­ña­na, en el co­le­gio Al­bo­ra­da de El­vi­ña, con cer­ca de dos­cien­tos es­tu­dian­tes ins­tau­ra­do ha­ce ca­si me­dio si­glo en Ve­ne­zue­la, co­no­ci­do co­mo El sis­te­ma, que for­ma mu­si­cal­men­te a ni­ños y jó­ve­nes y que ha con­ver­ti­do a su país en un re­fe­ren­te in­ter­na­cio­nal, con el pro­pio Du­da­mel co­mo di­rec­tor mu­si­cal de la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca Si­món Bo­lí­var y que du­ran­te años desa­rro­lló un pro­yec­to si­mi­lar en Go­tem­bur­go (Sue­cia).

En su in­ter­ven­ción, Du­da­mel tam­bién alu­dió al con­flic­to po­lí­ti­co ve­ne­zo­lano: «No se pue­de ima­gi­nar có­mo me due­le mi país, via­jo por to­do el mun­do, pe­ro soy de­ma­sia­do ve­ne­zo­lano. Es­ta­mos en un mo­men­to en el que hay mu­cho rui­do, una gi­gan­tes­ca ca­co­fo­nía y, evi­den­te­men­te, no se es­tá crean­do una ar­mo­nía pa­ra el fu­tu­ro. Hay una si­tua­ción po­lí­ti­ca muy com­ple­ja, y creo que, en mo­men­tos co­mo es­te, las ideo­lo­gías, los egos, los in­tere­ses per­so­na­les, hay que po­ner­los a un la­do. Es­ta­mos ha­blan­do de un país ma­ra­vi­llo­so, que lo tie­ne to­do pa­ra ser po­ten­cia y creo que lo más im­por­tan­te en es­te mo­men­to es ha­llar los pun­tos de en­cuen­tro pa­ra que Ve­ne­zue­la pue­da nue­va­men­te en­ca­mi­nar­se por un sen­de­ro de paz y pro­duc­ti­vi­dad».

PA­CO RO­DRÍ­GUEZ

El con­se­je­ro de­le­ga­do de Aban­ca Francisco Bo­tas re­ci­bió ayer a Du­da­mel en el cen­tro so­cial que el ban­co po­see en la com­pos­te­la­na pla­za de Cer­van­tes, y don­de el mú­si­co com­pa­re­ció an­te los me­dios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.