La im­por­tan­cia de res­pe­tar el pro­ce­so

La Voz de Galicia (Lugo) - - Deportes - Eva Bo­rrás Eva Bo­rrás es psi­có­lo­ga del de­por­te en la Aca­de­mia Sán­chez-Ca­sal en Flo­ri­da

Ha si­do un po­co ex­tra­ño. En el ca- len­ta­mien­to me dio un ti­rón que me de­jo blo­quea­da ha­cia un la­do. Es­tu­ve con el fi­sio de la WTA y me tra­ta­ron, pe­ro no po­día ha­cer más, es­ta­ba blo­quea­do. Que­ría sa­lir a in­ten­tar­lo, pe­ro real­men­te no pu­de ha­cer más, no po­día sa­car». Son pa­la­bras de Gar­bi­ñe Mu­gu­ru­za des­pués de re­ti­rar­se an­te Svi­to­li­na cuan­do per­día 4-1 en Ro­ma. Era su cuar­to aban­dono del año. An­tes, Bris­ba­ne, Du­bai y Mia­mi.

«Va a so­nar ra­ro, pe­ro es­toy con­ten­ta de que es­ta eta­pa ha­ya ter­mi­na­do. Que­ría lle­gar le­jos, pe­ro aho­ra to­do el mun­do va a de­jar de pre­gun­tar­me so­bre es­te tor­neo, va a ser co­mo po­der mi­rar por fin ha­cia ade­lan­te». De nue­vo Gar­bi­ñe, es­ta vez tras per­der con la fran­ce­sa Kris­ti­na Mla­de­no­vic en oc­ta­vos de fi­nal de Ro­land Ga­rros. Re­co­no­ce sen­tir­se li­be­ra­da des­pués de un año de cons­tan­tes pre­gun­tas so­bre su con­di­ción de ga­na­do­ra en Ro­land Ga­rros 2016.

Ha­bla­mos de una ju­ga­do­ra de 23 año y ac­tual nú­me­ro 15 del mun­do, de una ju­ga­do­ra con una im­pre­sio­nan­te ca­rre­ra, de una ju­ga- do­ra que con 19 años era la nú­me­ro 53 en el rán­king WTA. Con 20, top 20; con 21, nu­me­ro 3; con 22 ter­mi­na en la sép­ti­ma po­si­ción. A los 21 años fue fi­na­lis­ta en Wimbledon y en el 2016 ga­nóe Ro­land Ga­rros.

¿Que le ha po­di­do es­tar pa­san­do a ni­vel men­tal a es­ta te­nis­ta? Pues, po­si­ble­men­te, al­go muy nor­mal y muy sen­ci­llo: la adap­ta­ción al cir­cui­to pro­fe­sio­nal y a las exi­gen­cias que ello su­po­ne no son fá­ci­les. Y más aún si los re­sul­ta­dos son bue­nos en eda­des tan tem­pra­nas. Se ge­ne­ran unas ex­pec­ta­ti­vas, se cam­bia de pa­sar mas inad­ver­ti­da en los tor­neos a ser un fo­co de aten­ción. Más en­tre­vis­tas, más pre­gun­tas so­bre el ren­di­mien­to, mas ti­tu­la­res…

To­da per­so­na lle­va un pro­ce­so, una evo­lu­ción que hay que res­pe­tar. No es fá­cil asi­mi­lar y adap­tar­se cuan­do to­do pa­sa tan rá­pi­do. Se ge­ne­ran unas ex­pec­ta­ti­vas que hay que ir asu­mien­do po­co a po­co. Y no to­do el mun­do pue­de. La cons­tan­cia y dis­ci­pli­na que con­lle­va el man­te­ner­se a unos ni­ve­les fí­si­cos y men­ta­les tan al­tos no es sen­ci­llo en eda­des tem­pra­nas, lle­va un pro­ce­so, es al­go que se en­tre­na, y que va di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­do con el pro­ce­so de asi­mi­la­ción y ma­du­rez del ju­ga­dor.

Es­toy se­gu­ra que Gar­bi­ñe asi­mi­la­rá po­co a po­co el pro­ce­so. Ca­da vez más y me­jor. Ella mis­ma di­ce sen­tir­se li­be­ra­da des­pués de per­der en Ro­land Ga­rros de es­te ano. Le ha cos­ta­do asi­mi­lar, pe­ro tie­ne ca­pa­ci­dad men­tal de so­bra, de­mos­tra­da en an­te­rio­res oca­sio­nes, pa­ra ir si­guien­do el pro­ce­so. Es­tá ya en se­gun­da ron­da de Wimbledon y no se has­ta don­de lle­ga­rá, pe­ro de lo que sí es­toy se­gu­ra es que ha­brá apren­di­do de lo su­ce­di­do. Por­que al igual que la vi­da, la ca­rre­ra te­nís­ti­ca es un pro­ce­so. Un lar­go ca­mino que em­pie­za muy pron­to y en el que ca­da día hay ba­rre­ras y ad­ver­si­da­des que afron­tar. A ve­ces se lo­gra ven­cer­las y otras no. Lo im­por­tan­te es ha­ber com­pe­ti­do y ana­li­zar y apren­der de lo su­ce­di­do. La vi­da y el tenis es un ca­mino muy lar­go en el que hay que de­jar desa­rro­llar­se a las per­so­nas, a res­pe­tar su ma­du­rez, su cre­ci­mien­to, su rit­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.