Car­ta abier­ta a Manu

La Voz de Galicia (Lugo) - - Lugo Deportes - MIllán Gó­mez

Lo ad­mi­ré co­mo afi­cio­na­do y pe­rio­dis­ta. Tu­ve el pla­cer de tra­ba­jar con él en el Lu­go. Con­vi­vir con él a dia­rio, en mul­ti­tud de si­tua­cio­nes, de días, de con­tex­tos. Ga­nar un ami­go. Ho­ras y ho­ras de via­jes, en oca­sio­nes jun­tos char­lan­do de fút­bol, de la vi­da. Cuan­do uno en­tra en un ves­tua­rio, sien­te cier­to res­pe­to. Él lo hi­zo to­do más fá­cil. Fue él quien me avi­só de las co­mi­das de equi­po, de si por­tar ca­mi­se­ta o po­lo, de preo­cu­par­se si to­do iba bien. Él, un fut­bo­lis­ta, por lo vis­to tan egó­la­tras. De bro­mear, de in­tro­du­cir­te en el gru­po. Ter­mi­na­ba el en­treno, es­ti­ra­ba y bro­mea­ba. Pa­ra cual­quier ac­ti­vi­dad vin­cu­la­da al club, era el pri­me­ro en apa­re­cer, sa­be­dor que de­trás ven­drían los de­más. No le gus­tan los fo­cos, pe­ro sa­be lo que re­pre­sen­ta. Él, que me lla­mó Mi­lli des­de el ini­cio. Él, que siem­pre se preo­cu­pó por mi si­tua­ción per­so­nal.

Me acon­se­jó. Y te­nía ra­zón. Siem­pre me ha pa­re­ci­do in­jus­to que se le re­cuer­de, prác­ti­ca­men­te en ex­clu­si­va, por su gol en Cá­diz. Ese tan­to fue una anéc­do­ta ma­ra­vi­llo­sa­men­te po­si­ti­va. Pe­ro una más. Co­mo el gol pa­ra ser cam­peo­nes de Se­gun­da B en 2011, el pri­me­ro de la se­gun­da eta­pa en Se­gun­da, me­dia per­ma­nen­cia en Ali­can­te, et­cé­te­ra. Una más de una co­lec­ción de éxi­tos del fut­bo­lis­ta más im­por­tan­te y sim­bó­li­co de la his­to­ria del club. Sin­te­ti­zar no es jus­to. Una dé­ca­da do­ra­da no se re­su­me.

Si me di­cen que mi­re atrás, re­cor­da­ré una co­lec­ción de imá­ge­nes. Pa­ra mí, Manu es una con­duc­ción por ban­da iz­quier­da ga­nan­do es­pa­cio cuan­do el equi­po bus­ca­ba em­pa­tar o re­mon­tar. Él, con esos pan­ta­lo­nes an­chos más pro­pio de ju­ga­dor de ba­lon­ces­to. Re­cor­da­ré sus “ro­ton­das”. Su per­so­na­li­dad y con­vic­ción al sa­lir con el ba­lón ju­ga­do des­de atrás. En ese trián­gu­lo en­tre Víc­tor Mar­co, Car­los Pita y Manu co­men­za­ba to­do.

Aho­ra, Car­los, con ese au­to­ma­tis­mo de lo mu­cho tra­ba­ja­do, bus­ca­rá de me­mo­ria una aper­tu­ra ha­cia la ban­da. Gi­rar la ca­de­ra y gol­pear la pe­lo­ta ha­cia ese lu­gar. Por allí, apa­re­ce Manu. Y con él, nues­tras ilu­sio­nes. No es al­to, ni ex­ce­si­va­men­te fuer­te, ni vo­lu­mi­no­so. Pe­ro molestaba. Tác­ti­ca­men­te im­pe­ca­ble. Nun­ca ha aban­do­na­do al gru­po con tar­je­tas in­ne­ce­sa­rias. Por su con­cen­tra­ción.

Los ca­pi­ta­nes no gri­tan. Eso es pro­pio de co­bar­des. Se tra­ta de con­ven­cer. Yo nun­ca le he es­cu­cha­do un gri­to. Lle­ga­ba tem­prano y se mar­cha­ba tar­de. Una ru­ti­na ex­cep­cio­nal. Ape­nas ha su­fri­do le­sio­nes y, aun­que ha­ya un por­cen­ta­je de ca­sua­li­dad, él re­du­cía a la mí­ni­ma ex­pre­sión las op­cio­nes de cau­sa­li­dad. Dis­cre­to, re­la­ti­va­men­te in­tro­ver­ti­do, hu­mil­de y llano. Fa­mi­liar y ho­ga­re­ño. Agra­de­ci­do y re­cep­ti­vo. La con­cen­tra­ción he­cha fut­bo­lis­ta. Pro­fe­sio­nal has­ta la ex­te­nua­ción.

La afi­ción del Lu­go de­be re­cor­dar­le y reivin­di­car­le siem­pre. El breo­ga­nis­mo, tan fiel y agra­de­ci­do, lo ha­bría ele­va­do a la ca­te­go­ría de mi­to. Lo que es. Oja­lá la afi­ción del Lu­go lo va­lo­re. Co­mo afi­cio­na­do ro­ji­blan­co, he en­vi­dia­do ese gen breo­ga­nis­ta; co­mo breo­ga­nis­ta, sien­to or­gu­llo. Si un afi­cio­na­do, ju­ga­dor o tra­ba­ja­dor del Lu­go du­de so­bre có­mo ac­tuar, pen­se­mos qué ac­ti­tud ten­dría Manu.

Via­ja­ré a León pa­ra ver­te dis­fru­tar y com­pe­tir. Vol­ve­rás a di­bu­jar «ro­ton­das». Y los días gri­ses, que los hay siem­pre, ya sa­bes que siem­pre es­ta­ré a tu la­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.