Luz ver­de a la escalera del Mi­ño

Pri­mer pa­so pa­ra una zo­na de ba­ño pú­bli­ca en la ca­pi­tal lu­cen­se

La Voz de Galicia (Lugo) - - Agenda - EN­RI­QUE G. SOU­TO

Cuan­do aprie­ta el ca­lor, en Lu­go aco­ger­se al agua del Mi­ño y a la zo­na ver­de de su en­torno es un lu­jo que sa­le gra­tis. En los úl­ti­mos años, los par­ti­dos en­re­da­ron y en­re­da­ron con el com­pro­mi­so de crear una pla­ya fluvial pú­bli­ca o zo­na de ba­ño, co­mo al­gu­nos pre­fie­ren lla­mar­la. La Dipu­tación y el Con­ce­llo ju­ga­ron al sí pe­ro no y el pro­yec­to aún no pa­só de los pri­me­ros trá­mi­tes ad­mi­nis­tra­ti­vos. Por me­dio, el Blo­que vio una grie­ta pa­ra co­lar una ini­cia­ti­va a la que in­tu­yó una no­ta­ble ren­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca y se pu­so ma­nos a la obra, en agos­to de 2016, pa­ra fa­ci­li­tar un ac­ce­so al río, bá­si­ca­men­te, una escalera. Tras las ne­ce­sa­rias idas y ve­ni­das ad­mi­nis­tra­ti­vas, la Con­fe­de­ra­ción Hi­dro­grá­fi­ca Mi­ño-Sil aca­ba de con­ce­der el per­mi­so. Es­ta­ría si­tua­da en la pre­sa de la Fá­bri­ca da Luz, en As Saa­ma­sas.

El por­ta­voz na­cio­na­lis­ta, Ru­bén Arro­xo, se­ña­ló ayer que, gra­cias a es­ta au­to­ri­za­ción, Lu­go con­ta­rá es­te ve­rano con una zo­na pú­bli­ca de ba­ño. Aho­ra lan­za la pe­lo­ta al te­ja­do del go­bierno lo­cal «pa­ra que o Con­ce­llo se im­pli­que». Una im­pli­ca­ción que pue­de pa­sar por me­jo­rar los ac­ce­sos y ase­gu­rar que ha­ya ser­vi­cio de so­co­rris­tas en el en­torno. Pe­ro esa es otra his­to­ria que aún es­tá por es­cri­bir. Se­gu­ra­men­te, se­rá ne­ce­sa­ria tam­bién al­gu­na li­cen­cia municipal. Arro­xo apro­ve­cha la oca­sión pa­ra cri­ti­car al­gu­nos as­pec­tos del pro­yec­to de pla­ya fluvial que impulsa el go­bierno municipal, fren­te a la pa­sa­re­la del Par­que do Mi­ño, en Al­fon­so X; a los na­cio­na­lis­tas no les gus­ta el em­pla­za­mien­to.

El Blo­que se en­cuen­tra aho­ra fren­te a la ne­ce­si­dad de com­ple­tar el ca­mino pa­ra ins­ta­lar la escalera del Mi­ño.

La Con­fe­de­ra­ción fi­ja al­gu­nas

obli­ga­cio­nes. Por ejem­plo es­ta­ble­ce que «se de­ja­rá ex­pe­di­ta e inal­te­ra­da, al me­nos, la zo­na de ser­vi­dum­bre de cin­co me­tros de an­chu­ra, me­di­da des­de el bor­de del cau­ce ocu­pa­do por las aguas en las má­xi­ma ave­ni­das or­di­na­rias». La au­to­ri­za­ción tie­ne vi­gor du­ran­te cin­co años y pa­ra el pe­río­do com­pren­di­do en­tre 30 de ju­nio al 30 de sep­tiem­bre.

La CHMS obli­ga a que la ins­ta­la­ción de la escalera se ha­ga de mo­do to­tal­men­te ma­nual y en el me­nor tiem­po po­si­ble, con un an­cla­je que evi­te su arras­tre en las ave­ni­das ex­tra­or­di­na­rias.

La Con­fe­de­ra­ción avi­sa de que se de­be­rá evi­tar cual­quier ver­ti­do de ce­men­to u otros con­ta­mi­nan­tes sus­cep­ti­bles de pro­vo­car mor­tan­da­des en el río. Igual­men­te, du­ran­te los tra­ba­jos de­be­rá evi­tar­se en­tur­biar el agua y ha­brá

de ser res­pe­ta­da ín­te­gra­men­te la ve­ge­ta­ción ar­bó­rea de ri­be­ra. La CHMS avi­sa de que la au­to­ri­za­ción pa­ra ins­ta­lar la escalera se con­ce­de en pre­ca­rio, por lo que pue­de ser re­vo­ca­da o sus­pen­di­da tem­po­ral­men­te por la Ad­mi­nis­tra­ción por ra­zo­nes de se­gu­ri­dad, sa­lu­bri­dad u otros mo­ti­vos jus­ti­fi­ca­dos. Es­te per­mi­so es in­de­pen­dien­te de los que com­pe­ta otor­gar a otros or­ga­nis­mos.

A. LÓPEZ

El Mi­ño y su en­torno ga­nan pro­ta­go­nis­mo co­mo es­pa­cio de ocio y des­can­so al pie de la ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.