Dos po­lí­ti­cos irre­con­ci­lia­bles que ni sim­pa­ti­zan ni se en­tien­den

La re­la­ción en­tre am­bos es­tá mar­ca­da por en­con­tro­na­zos y has­ta des­ca­li­fi­ca­cio­nes per­so­na­les mu­tuas

La Voz de Galicia (Lugo) - - A FONDO - G. BAREÑO

Pe­se al tono cor­dial de la reunión, y a las bue­nas ma­ne­ras que am­bos mos­tra­ron pre­via­men­te en el po­sa­do an­te la pren­sa, las di­fe­ren­cias per­so­na­les en­tre Ma­riano Ra­joy y Pedro Sán­chez son in­sal­va­bles. Ni se en­tien­den ni sim­pa­ti­zan, aun­que aho­ra es­tén con­de­na­dos a en­ten­der­se. Al me­nos, en lo que afec­ta a Ca­ta­lu­ña. La ci­ta de ayer pu­so fin, eso sí, a un lar­go pe­río­do de en­con­tro­na­zos en los que no han fal­ta­do en oca­sio­nes las des­ca­li­fi­ca­cio­nes per­so­na­les. Esa ene­mis­tad se pu­so ya de ma­ni­fies­to en el de­ba­te so­bre el es­ta­do de la na­ción ce­le­bra­do en fe­bre­ro del 2015, so­lo unos días des­pués de que am­bos fir­ma­ran so­lem­ne­men­te en la Mon­cloa el pac­to de Es­ta­do con­tra le te­rro­ris­mo yiha­dis­ta. «No vuel­va us­ted aquí a de­cir na­da. Ha si­do pa­té­ti­co», le es­pe­tó Ra­joy al so­cia­lis­ta des­de la tribuna del Con­gre­so, des­pués de que es­te lo aco­sa­ra por la co­rrup­ción. Ahí co­men­zó una es­ca­la­da que al­can­zó su pun­to más al­to en el de­ba­te te­le­vi­sa­do en la cam­pa­ña de las ge­ne­ra­les de di­ciem­bre del 2015. «El pre­si­den­te del Go­bierno, se­ñor Ra­joy, tie­ne que ser una per­so­na de­cen­te. Y us­ted no lo es», le sol­tó Sán­chez a la ca­ra a un lí­der del PP que, de­mu­da­do, le con­tes­tó ta­chán­do­le de «ruin, mez­quino, de­lez­na­ble y mi­se­ra­ble». «Has­ta ahí he­nos lle­ga­do, se­ñor Sán­chez», di­jo en­ton­ces Ra­joy, de­jan­do cla­ro que ya no ha­bría re­con­ci­lia­ción po­si­ble.

Aun así, tras per­der la ma­yo­ría ab­so­lu­ta en esos co­mi­cios, Ra­joy se vio obli­ga­do a in­ten­tar un acer­ca­mien­to y ci­tó al lí­der del PSOE en la Mon­cloa. Pe­ro la reac­ción del so­cia­lis­ta au­men­tó el en­cono. Sán­chez le acla­ró en cuan­to es­tu­vie­ron a so­las que no te­nía «na­da de qué ha­blar» con él. La ci­ta du­ró po­co más de cin­co mi­nu­tos. Sán­chez no acep­tó ni el ca­fé que le ofre­ció Ra­joy.

Ten­sas reunio­nes de in­ves­ti­du­ra

El lí­der del PP le de­vol­ve­ría el desai­re po­co des­pués, cuan­do en fe­bre­ro del 2016 Sán­chez acep­tó so­me­ter­se a la in­ves­ti­du­ra y ci­tó al po­pu­lar en el Con­gre­so. Cuan­do el so­cia­lis­ta le ten­dió la mano an­te los fo­tó­gra­fos, Ra­joy le de­jó con la pal­ma ex­ten­di­da mien­tras se abo­to­na­ba la cha­que­ta ig­no­ran­do el sa­lu­do. Tras la re­pe­ti­ción de las elec­cio­nes, que vol­vió a ga­nar, es­ta vez con ma­yor di­fe­ren­cia, Ra­joy cre­yó lle­ga­do el mo­men­to de que Sán­chez die­ra su bra­zo a tor­cer y per­mi­tie­ra su in­ves­ti­du­ra abs­te­nién­do­se en la vo­ta­ción. Pe­ro Sán­chez se man­tu­vo in­fle­xi­ble en su «no es no». «Ha si­do una reunión per­fec­ta­men­te pres­cin­di­ble», di­jo el so­cia­lis­ta tras un en­cuen­tro de me­dia ho­ra en el Con­gre­so ce­le­bra­da en el mes de agos­to, en la que Ra­joy in­ten­tó de nue­vo un acer­ca­mien­to. Esa po­si­ción ina­mo­vi­ble aca­bó sin em­bar­go pa­sán­do­le fac­tu­ra a Sán­chez en su pro­pio par­ti­do, que en una re­be­lión en­ca­be­za­da por Su­sa­na Díaz lo de­fe­nes­tró el 1 de oc­tu­bre. Ra­joy no tu­vo una pa­la­bra, ni si­quie­ra de cor­te­sía, pa­ra el ri­val caí­do, e ini­ció a par­tir de ahí una ex­ce­len­te re­la­ción, en lo político y en lo per­so­nal, con el pre­si­den­te de la ges­to­ra so­cia­lis­ta, Javier Fer­nán­dez. Ayer, sin em­bar­go, se re­en­con­tró con Sán­chez. Y, al me­nos por es­ta vez, am­bos op­ta­ron por man­te­ner las for­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.