«Te­ne­mos un pro­ble­ma muy se­rio con la du­ra­ción de las ins­truc­cio­nes»

El vo­cal del Con­se­jo Ge­ne­ral del Po­der Judicial ve ne­ce­sa­ria una am­plia re­for­ma de la ley, «pen­sa­da pa­ra el si­glo XIX»

La Voz de Galicia (Lugo) - - GALICIA - JO­SÉ MA­NUEL PAN RE­DAC­CIÓN / LA VOZ

«Te­ne­mos un pro­ble­ma muy se­rio con la du­ra­ción de las in­ves­ti­ga­cio­nes ju­di­cia­les. Cual­quier ins­truc­ción de cau­sas, aun­que no sean ex­ce­si­va­men­te com­ple­jas, se di­la­ta mu­cho en el tiem­po. El diag­nós­ti­co es com­par­ti­do con un gra­do de con­sen­so ca­si uná­ni­me», ex­pli­ca Juan Ma­nuel Fer­nán­dez, vo­cal del Con­se­jo Ge­ne­ral del Po­der Judicial y di­rec­tor de la Es­cue­la de Verano del Po­der Judicial de Ma­ri­ñán, que cum­ple 20 años. Es­te ma­gis­tra­do na­ci­do en 1958 en Bar­qui­si­me­to (Ve­ne­zue­la), pe­ro con sus raí­ces en Ber­gon­do, pre­su­me de Ga­li­cia, y co­mo ga­lle­go se sien­te «muy sa­tis­fe­cho de di­ri­gir la es­cue­la, un lu­gar al que vie­nen jue­ces de to­da Es­pa­ña a re­fle­xio­nar so­bre cues­tio­nes de ám­bi­to ge­ne­ral y so­bre el pa­pel de la Jus­ti­cia en un mun­do glo­ba­li­za­do».

—¿La Jus­ti­cia tam­bién es glo­bal? —Sí. Es­pa­ña for­ma par­te de la Unión Eu­ro­pea, don­de se to­man de­ci­sio­nes vin­cu­lan­tes pa­ra nues­tro país. Es la al­dea glo­bal. Hoy, una de­ci­sión en Eu­ro­pa afec­ta di­rec­ta­men­te a Es­pa­ña. To­do lo ori­gi­na­do en re­la­ción con las cláu­su­las sue­lo o las eje­cu­cio­nes hi­po­te­ca­rias ema­na de tri­bu­na­les que es­tán fue­ra de Es­pa­ña. Co­sas a mi­les de ki­ló­me­tros in­flu­yen en la vi­da de to­dos.

—¿Có­mo es­tá el juez es­pa­ñol en ese con­tex­to? —Es un juez muy pre­pa­ra­do, con un ras­go vo­ca­cio­nal muy im­por­tan­te y con una con­cien­cia de ser­vi­cio pú­bli­co muy re­le­van­te. Es un juez com­pro­me­ti­do con su pro­fe­sión y preo­cu­pa­do por el en­torno en el que tie­ne que tra­ba­jar, que no siem­pre es fá­cil, so­bre to­do en los úl­ti­mos años de es­ca­sez de me­dios y con un or­de­na­mien­to pro­ce­sal ob­so­le­to. La Ley de En­jui­cia­mien­to Cri­mi­nal es de­ci­mo­nó­ni­ca y pen­sa­da pa­ra otra épo­ca. Y en ese am­bien­te te­ne­mos que tra­ba­jar, en mo­men­tos de es­pe­cial tur­bu­len­cia y con mu­chas crí­ti­cas al tra­ba­jo de los jue­ces.

—Los jue­ces han pa­sa­do de ser ca­si in­to­ca­bles a re­ci­bir crí­ti­cas muy du­ras. —El po­der judicial ale­ja­do de la so­cie­dad, cu­yas de­ci­sio­nes no te­nían es­pa­cio en los pe­rió­di­cos, ha pa­sa­do a ocu­par por­ta­das. Hoy, los jue­ces son co­no­ci­dos con nom­bres y ape­lli­dos, se sa­be su ads­crip­ción ideo­ló­gi­ca. Es po­si­ti­va esa crí­ti­ca al po­der judicial, que tie­ne un po­der tre­men­do, que pue­de pri­var de li­ber­tad y de­ci­dir si un des­pi­do es o no co­rrec­to. Ese po­der de­be te­ner al­gún con­trol, que no es otro que la ley y la con­fian­za de la so­cie­dad, que no se pue­de de­po­si­tar en al­go que no se co­no­ce.

—¿Ad­mi­te bien esas crí­ti­cas el po­der judicial? —Veo bien que las sen­ten­cias se cri­ti­quen, fal­ta­ría más. Pe­ro de­be­mos ser res­pe­tuo­sos con los de­re­chos de los de­más, y ser ve­ra­ces. Es­to es es­pe­cial­men­te exi­gi­ble cuan­do las crí­ti­cas pro­vie­nen de ám­bi­tos ins­ti­tu­cio­na­les o de otros po­de­res del Es­ta­do. En oca­sio­nes oyes a res­pon­sa­bles po­lí­ti­cos cri­ti­can­do de ma­ne­ra des­me­su­ra­da re­so­lu­cio­nes ju­di­cia­les, y eso cau­sa da­ño, pe­ro no a los jue­ces, sino a la so­cie­dad, por­que al so­ca­var la le­gi­ti­mi­dad de­mo­crá­ti­ca de otro po­der se al­te­ran las re­glas del jue­go.

—Eso es la po­li­ti­za­ción de la Jus­ti­cia. —En cau­sas con con­te­ni­do político, en es­pe­cial las de co­rrup­ción, es inevi­ta­ble su ins­tru­men­ta­li­za­ción. No es nue­vo, lo co­noz­co des­de que en­tré en la ca­rre­ra, ha­ce más de 30 años. Pe­ro de­be­mos te­ner un pun­to de con­ten­ción. Cuan­do se ini­cia un pro­ce­so sue­le ha­ber in­di­cios y aquí es don­de de­be emer­ger el de­re­cho a la pre­sun­ción de inocen­cia, por­que pue­de ocu­rrir, y de he­cho ocu­rre, que mu­chas cau­sas que­den en na­da. Pe­ro has­ta ese mo­men­to ha pa­sa­do un tiem­po lar­go en el que al in­ves­ti­ga­do se le des­tro­za su vi­da po­lí­ti­ca, pro­fe­sio­nal, fa­mi­liar. El he­cho de que se pre­sen­te una de­nun­cia con­tra al­guien no lo con­vier­te en cul­pa­ble. —¿Có­mo afron­ta la Jus­ti­cia tan­tos ca­sos de co­rrup­ción? —En Es­pa­ña hay un numero im­por­tan­te de ca­sos de co­rrup­ción, pe­ro quie­ro des­ta­car que si los hay es por­que hay asun­tos que lo me­re­cen, y por­que hay una ac­tua­ción in­de­pen­dien­te de las fuer­zas de se­gu­ri­dad y del po­der judicial. Hay per­so­nas muy im­por­tan­tes que son ob­je­to de in­ves­ti­ga­ción y con­de­na. Es im­por­tan­te des­ta­car eso por­que no creo que en Es­pa­ña ha­ya más co­rrup­ción que en otros paí­ses del en­torno. Creo que aquí se in­ves­ti­ga más. —A ve­ces se du­da de la in­de­pen­den­cia de los jue­ces. ¿Son us­te­des in­de­pen­dien­tes? —Ab­so­lu­ta­men­te in­de­pen­dien­tes. En un co­lec­ti­vo de 5.500 per­so­nas pue­de ha­ber jue­ces peo­res o me­jo­res, pe­ro yo pon­go la mano en el fue­go por la in­de­pen­den­cia de los jue­ces. —¿Es di­fí­cil ser juez? —Ser juez es ma­ra­vi­llo­so. El co­no­ci­mien­to que un juez tie­ne del al­ma hu­ma­na, lo que ve en el juz­ga­do, es una ex­pe­rien­cia en­ri­que­ce­do­ra. Ves pa­to­lo­gías del ser hu­mano, ves malna­ci­dos, pe­ro tam­bién ves hé­roes y gen­te que tie­ne mu­cho va­lor.

CÉSAR DEL­GA­DO

Juan Ma­nuel Fer­nán­dez, el miér­co­les en el pa­zo de Ma­ri­ñán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.