31 años pa­ra el hom­bre que ma­tó a su mu­jer en el hospital, don­de se re­cu­pe­ra­ba de otra agre­sión

La ase­si­nó en la ha­bi­ta­ción del CHUO don­de es­ta­ba in­gre­sa­da

La Voz de Galicia (Lugo) - - GALICIA - EDITH FIL­GUEI­RA

El 8 de ma­yo del 2015, Ani­ce­to Ro­drí­guez acu­chi­lló a su mu­jer, has­ta ma­tar­la, en la ha­bi­ta­ción del Com­ple­xo Hos­pi­ta­la­rio de Ou­ren­se en la que se re­cu­pe­ra­ba de las con­tu­sio­nes que él mis­mo le ha­bía cau­sa­do un mes an­tes gol­peán­do­la con un mar­ti­llo. La Au­dien­cia Pro­vin­cial de Ou­ren­se aca­ba de con­de­nar­lo a 31 años de pri­sión por es­tos he­chos: 19 por ha­ber con­su­ma­do el ase­si­na­to y 12 por ha­ber­lo in­ten­ta­do con an­te­rio­ri­dad. «El úl­ti­mo de­li­to lo co­me­te ma­tan­do de ma­ne­ra ale­vo­sa», con­si­de­ra la Sa­la, se­gún re­co­ge la sen­ten­cia.

Res­pec­to al de­li­to de ase­si­na­to in­ten­ta­do, los ma­gis­tra­dos con­si­de­ran pro­ba­do que el hom­bre, de 78 años, gol­peó va­rias ve­ces a su mu­jer con un mar­ti­llo en la ca­be­za mien­tras ella dor­mía en un so­fá de la vi­vien­da que am­bos com­par­tían en Pa­zos (Ve­rín). Le cau­só tres he­ri­das, una de las cua­les le ori­gi­nó la pér­di­da de gran can­ti­dad de ma­sa en­ce­fá­li­ca y san­gre. Tras la bru­ta­li­dad de su ata­que, y pen­san­do que ha­bía ter­mi­na­do con la vi­da de Isa­bel, rom­pió ma­ce­tas del in­te­rior de la vi­vien­da y una puer­ta de cris­tal pa­ra apa­ren­tar que ha­bían si­do víc­ti­mas de un ro­bo. Tiró tam­bién bol­sos de su mu­jer por to­da la ca­sa, co­ji­nes y un jue­go de lla­ves en el jar­dín. Des­pués, pa­sa­da la me­dia­no­che, Ani­ce­to se di­ri­gió a ca­sa de sus ve­ci­nos gri­tan­do: «Me ma­ta­ron a Isa­bel». Pe­ro la mu­jer que re­si­de en la vi­vien­da de en­fren­te lla­mó a una am­bu­lan­cia e Isa­bel Fuen­tes fue tras­la­da­da al CHUO, don­de fue ope­ra­da de ur­gen­cia. Tras la in­ter­ven­ción que­dó in­gre­sa­da en la uni­dad de re­ani­ma­ción con pro­nós­ti­co de «po­si­bi­li­dad de fa­lle­ci­mien­to».

Sin em­bar­go, la mu­jer se fue re­cu­pe­ran­do y un mes des­pués de la bru­tal agre­sión ini­cial su ma­ri­do de­ci­dió apu­ña­lar­la. Apro­ve­chó las ho­ras de ma­dru­ga­da en las que na­die ha­cía guar­dia en la cuar­ta plan­ta del hospital —en­tre las 4.30, cuan­do fue vis­ta por úl­ti­ma vez con vi­da por una en­fer­me­ra, y las 6.30— pa­ra cla­var­le un cu­chi­llo en el tó­rax, oca­sio­nán­do­le des­ga­rro car­día­co y, fi­nal­men­te, la muer­te.

Ani­ce­to de­jó una no­ta es­cri­ta, en el bol­si­llo de una cha­que­ta, a los pies de la ca­ma en la que ya­cía su mu­jer que de­cía: «Tú es­tás muy gra­ve, ca­ri­ño, y yo no te pue­do ver así, es­pe­ro que nos in- ci­ne­ren a los dos jun­ti­tos». Des­pués se hi­rió a sí mis­mo con un cu­chi­llo, que con­te­nía su ADN pe­ro no el de Isa­bel, por lo que no se ha po­di­do pro­bar que fue­ra el ar­ma del ho­mi­ci­dio. El hom­bre su­frió un in­far­to ce­re­bral a con­se­cuen­cia de las he­ri­das que se cau­só y del que to­da­vía pre­sen­ta se­cue­las en un bra­zo.

La sen­ten­cia no es fir­me. Ca­be re­cur­so de ca­sa­ción an­te el Tri­bu­nal Su­pre­mo. Si Ani­ce­to Ro­drí­guez no lo pre­sen­ta, con­ti­nua­rá en pri­sión por un cri­men de violencia ma­chis­ta.

MI­GUEL VI­LLAR

Ani­ce­to Ro­drí­guez du­ran­te el juicio, ce­le­bra­do en ju­nio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.