La opo­si­ción: «La violencia tie­ne nom­bre y ape­lli­do, se lla­ma Ni­co­lás Ma­du­ro»

La fis­cal ge­ne­ral desafía al Su­pre­mo e im­pi­de to­mar po­se­sión a su po­si­ble sus­ti­tu­ta

La Voz de Galicia (Lugo) - - INTERNACIONAL - PEDRO GAR­CÍA OTE­RO

Res­pal­da­da por la con­tun­den­te con­de­na in­ter­na­cio­nal al san­grien­to asal­to al Par­la­men­to, la opo­si­ción no du­dó en atri­buir ayer la culpa al Go­bierno. El pre­si­den­te de la Asam­blea Na­cio­nal (AN), Julio Bor­ges, fue con­tun­den­te: «La violencia tie­ne nom­bre y ape­lli­do, se lla­ma Ni­co­lás Ma­du­ro». Se­gún de­nun­ció, en­tre los ata­can­tes ha­bía can­di­da­tos a la Cons­ti­tu­yen­te y di­ri­gen­tes del par­ti­do que sos­tie­ne al Go­bierno, uno de los cua­les re­sul­tó he­ri­do de ba­la a re­sul­tas del mal uso de las ar­mas. Hen­ri­que Ca­pri­les de­nun­ció que el inaca­ba­ble asal­to, de sie­te ho­ras de du­ra­ción, fue pla­ni­fi­ca­do y, an­te la pa­si­vi­dad de la Guar­dia Na­cio­nal Bo­li­va­ria­na pa­ra de­fen­der el re­cin­to, su­gi­rió que la se­gu­ri­dad de­pen­da en el fu­tu­ro de los le­gis­la­do­res.

Pe­ro los acon­te­ci­mien­tos en Ve­ne­zue­la se ace­le­ran con rit­mo de vér­ti­go y ayer ya se des­ple­gó una nue­va ba­ta­lla en el pul­so que li­bran Go­bierno y opo­si­ción. La vi­ce­fis­cal ge­ne­ral de­sig­na­da por el Tri­bu­nal Su­pre­mo, Kat­he­ri­ne Ha­rring­ton, in­ten­tó in­gre­sar a su des­pa­cho pe­ro no pu­do ha­cer­lo al im­pe­dír­se­lo per­so­nal de se­gu­ri­dad que ce­rró las puer­tas de la se­de del mi­nis­te­rio pú­bli­co. Tras pa­sar po­co más de una ho­ra fren­te a la ins­ti­tu­ción, la fun­cio­na­ria, acu­sa­da de usur­pa­ción de fun­cio­nes pues su nom­bra­mien­to de­bió ha­ber si­do he­cho por la fis­cal ge­ne­ral, Lui­sa Ortega Díaz, y ra­ti­fi­ca­do por la Asam­blea Na­cio­nal, ase­gu­ró que «va­mos a es­pe­rar un po­qui­to».

In­me­dia­ta­men­te des­pués de re­ti­rar­se del si­tio, la sa­la ple­na del Su­pre­mo anun­ció la con­vo­ca­to­ria pa­ra de­ci­dir el des­tino de Ortega, a quien le fue im­pues­to un an­te­jui­cio de mé­ri­to, tam­bién ca­li­fi­ca­do de ile­gal al no ser de­ci­di­do por el Par­la­men­to co­mo pri­me­ra ins­tan­cia, aun­que no ven­ció el pla­zo de cin­co días que se dio el mis­mo tri­bu­nal pa­ra es­cu­char los ale­ga­tos con­tra la fis­cal pre­sen­ta­dos por el ex­dipu­tado cha­vis­ta Pedro Ca­rre­ño. Ortega re­cu­só a 13 de es­tos ma­gis­tra­dos y se­ña­ló, tras la ne­ga­ti­va de es­tos a abs­te­ner­se de par­ti­ci­par en sus pro­pias cau­sas, que des­co­no­ce a to­do el tri­bu­nal, desconocimiento que tam­bién ha rea­li­za­do la Asam­blea Na­cio­nal.

Las dos se­des prin­ci­pa­les de la Fis­ca­lía en Caracas fue­ron ro­dea­das por los mis­mos co­lec­ti­vos que el día an­te­rior ata­ca­ron la Asam­blea Na­cio­nal. Los edi­fi­cios se en­con­tra­ban ce­rra­dos, con sus re­jas pro­tec­to­ras, pe­ro sin cus­to­dia mi­li­tar. Es­ta vez no hu­bo violencia. Ortega se­ña­ló que res­pon­sa­bi­li­za­ba a la po­li­cía po­lí­ti­ca (Se­bin) y a la Guar­dia Na­cio­nal de lo que ocu­rrie­ra en la Fis­ca­lía, y de­nun­ció «la pre­ten­sión ar­bi­tra­ria de la vi­ce­fis­cal nom­bra­da por el Su­pre­mo de in­gre­sar al Mi­nis­te­rio Pú­bli­co».

En Caracas se di­vul­gó la ver­sión de que Ortega Díaz se­ría de­te­ni­da, pe­ro fue su es­po­so, el cha­vis­ta di­si­den­te Ger­mán Fe­rrer, el que des­min­tió la es­pe­cie. «El Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia ten­dría que or­de­nar la aprehen­sión, pe­ro has­ta don­de sa­be­mos, eso aún no se ha he­cho», se­ña­ló.

En tan­to, cir­cu­ló tam­bién la car­ta de re­nun­cia de Ha­rring­ton a la Fis­ca­lía, he­cha efec­ti­va en 2015, en la que la vi­ce­fis­cal no re­co­no­ci­da por la mi­tad de los po­de­res pú­bli­cos se­ña­la­ba que ha­bía te­ni­do «par­cia­li­dad po­lí­ti­ca» por ha­ber si­do vi­ce­mi­nis­tra de In­te­rior, car­go en el que la pu­so Ni­co­lás Ma­du­ro ese mis­mo año, cuan­do se con­vir­tió en la úni­ca ci­vil san­cio­na­da por la Lis­ta Oba­ma con­tra sie­te ve­ne­zo­la­nos acu­sa­dos de vio­la­ción de de­re­chos hu­ma­nos. Ha­rring­ton, se­gún se afir­ma, tie­ne re­la­ción sentimental con Gus­ta­vo Gon­zá­lez López, di­rec­tor del Se­bin, a quien Ortega Díaz acu­só la se­ma­na pa­sa­da de vio­la­ción de de­re­chos hu­ma­nos y que tie­ne un os­cu­ro his­to­rial de re­pre­sión y tor­tu­ras con­tra ma­ni­fes­tan­tes que ha si­do re­co­pi­la­do por oe­ne­gés de de­re­chos hu­ma­nos.

MI­GUEL GU­TIÉ­RREZ EFE

La vi­ce­fis­cal Kat­he­ri­ne Ha­rring­ton pro­te­gi­da por po­li­cías an­te la se­de de la fis­ca­lía, a la que no se le per­mi­tió el ac­ce­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.