Los an­ti­dis­tur­bios ale­ma­nes apa­gan las llamas del «in­fierno» an­ti­sis­te­ma

La Voz de Galicia (Lugo) - - INTERNACIONAL - J. C. B.

Una in­fle­xi­ble y du­ra ac­ción po­li­cial aca­bó sin mi­ra­mien­tos con la ma­ni­fes­ta­ción «Bien­ve­ni­do al in­fierno» que ac­ti­vis­tas de ex­tre­ma iz­quier­da lle­ga­dos de to­da Eu­ro­pa or­ga­ni­za­ron pa­ra re­ci­bir a los je­fes de Es­ta­do y Go­bierno del G20 en Ham­bur­go. La mar­cha de pro­tes­ta no con­si­guió avan­zar más de un cen­te­nar de me­tros an­tes de ser de­te­ni­da, ro­dea­da y aco­sa­da por las fuer­zas de se­gu­ri­dad, que mo­vi­li­za­ron cien­tos de agen­tes an­ti­dis­tur­bios y una do­ce­na de ca­mio­nes pe­sa­dos con ca­ño­nes de agua.

Te­nía au­to­ri­za­ción pa­ra des­fi­lar por la ciu­dad has­ta acer­car­se a 300 me­tros del re­cin­to fe­rial de la cum­bre, pe­ro la ne­ga­ti­va de un mi­llar de ac­ti­vis­tas del lla­ma­do Blo­que Ne­gro a mar­char a ca­ra des­cu­bier­ta y pres­cin­dir de los pa­sa­mon­ta­ñas y pa­ñue­los con los que cu­brían sus ca­ras, así co­mo el lan­za­mien­to de ado­qui­nes o bo­te­llas con­tra los agen­tes, fue el ar­gu­men­to po­li­cial pa­ra in­ter­ve­nir. Va­rios ca­mio­nes con ca­ño­nes de agua fre­na­ron la ca­be­za de la mar­cha, mien­tras otro gru­po de vehícu­los igua­les se si­tua­ron a la co­la y co­men­za­ron a di­sol­ver a los ma- ni­fes­tan­tes con cho­rros de agua a pre­sión mien­tras los an­ti­dis­tur­bios ha­cían uso de ae­ro­so­les con gas pi­mien­ta pa­ra re­pri­mir cual­quier co­na­to de violencia.

Los or­ga­ni­za­do­res de la pro­tes­ta, que reunió a 12.000 per­so­nas, se­gún el re­cuen­to ofi­cial, desis­tie­ron de con­ti­nuar mar­chan­do y la die­ron por fi­na­li­za­da en el mis­mo pun­to de par­ti­da. A par­tir de ese mo­men­to y mien­tras los an­ti­dis­tur­bios des­pe­ja­ban el puerto, los ma­ni­fes­tan­tes se dis­per­sa­ron en gru­pos, que en al­gu­nos ca­sos se di­ri­gie­ron a la cer­ca­na ca­lle de la Ree­per­bahn, el co­ra­zón de la mo­vi­da en el ba­rrio ro­jo de Sankt Pau­li, don­de se pro­du­je­ron es­car­ceos con la Po­li­cía.

Los agen­tes con­ta­ron con el apo­yo lo­gís­ti­co de va­rios he­li­cóp­te­ros pa­ra con­tro­lar des­de el ai­re a po­si­bles gru­pos de ac­ti­vis­tas vio­len­tos y trans­mi­tir sus mo­vi­mien­tos a las fuer­zas en tie­rra. Los ma­ni­fes­tan­tes que­ma­ron vehícu­los y mon­ta­ron ba­rri­ca­das, pe­ro las fuer­zas de se­gu­ri­dad man­tu­vie­ron un cier­to con­trol de la si­tua­ción por su pre­sen­cia ma­si­va, tras con­cen­trar unos 20.000 efec­ti­vos en Ham­bur­go. La jor­na­da ha­bía co­men­za­do con ma­los au­gu­rios tras un ata­que in­cen­dia­rio con­tra un con­ce­sio­na­rio de Pors­che. Ocho au­to­mó­vi­les re­sul­ta­ron des­trui­dos.

FABRIZIO BENSCH REU­TERS

La po­li­cía dis­per­só con ga­ses y ca­ño­nes de agua a los ma­ni­fes­tan­tes an­ti­glo­ba­li­za­ción.

CHRISTOF STACHE AFP

La violencia ge­ne­ra­da por el lla­ma­do Blo­que Ne­gro obli­gó a los agen­tes an­ti­dis­tur­bios a ac­tuar con­tra la mar­cha que ba­jo el le­ma «Bien­ve­ni­do al in­fierno» pro­tes­ta­ba con­tra los man­da­ta­rios reuni­dos en la cum­bre del G20.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.