Ca­ta­lu­ña: el len­to di­se­ño de una trai­ción

La Voz de Galicia (Lugo) - - OPINIÓN - RO­BER­TO L. BLAN­CO VAL­DÉS

No voy a in­sis­tir en lo evi­den­te: la pre­ten­di­da ba­se ju­rí­di­ca so­bre la que el se­ce­sio­nis­mo ha mon­ta­do su gol­pe de Es­ta­do es un dis­la­te for­mi­da­ble teo­ri­za­do por ju­ris­tas co­rrup­tos y ton­tos de re­ma­te: to­do es ile­gal y de­lic­ti­vo, to­do apun­ta a una cri­sis cons­ti­tu­cio­nal sin pre­ce­den­tes en la Eu­ro­pa de­mo­crá­ti­ca y to­do con­du­ce a una gra­ví­si­ma quie­bra de la con­vi­ven­cia en Ca­ta­lu­ña de la que el na­cio­na­lis­mo es el úni­co cul­pa­ble.

Tal mons­truo­si­dad se sos­tie­ne además so­bre una red nau­sea­bun­da de pa­tra­ñas. Jo­sé Bo­rrell y Joan Llo­rach des­ve­la­ron la in­men­sa bo­la del «Es­pa­ña nos ro­ba», su­pues­ta jus­ti­fi­ca­ción eco­nó­mi­ca de la in­de­pen­den­cia, en Las cuen­tas y los cuen­tos

de la in­de­pen­den­cia (Li­bros de la Ca­ta­ra­ta, 2015). Y quien es­to es­cri­be cree ha­ber he­cho lo pro­pio an­te la des­ver­gon­za­da far­sa po­lí­ti­ca que su­po­ne vin­cu­lar, en re­la­ción de cau­sa a efec­to, la sen­ten­cia del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal (TCE) so­bre el Es­ta­tu­to (un pe­lliz­co de mon­ja en reali­dad) y el re­fe­ren­do se­ce­sio­nis­ta. En mi li­bro El la­be­rin­to te­rri­to­rial es­pa­ñol (Alian­za Editorial, 2014) de­jo cons­tan­cia de las nu­me­ro­sas re­so­lu­cio­nes del Par­la­men­to ca­ta­lán que ¡des­de 1989! —mu­cho an­tes, por tan­to, de la sen­ten­cia es­ta­tu­ta­ria— exi­gían ya la ce­le­bra­ción de un re­fe­ren­do de au­to­de­ter­mi­na­ción.

No, ni «Es­pa­ña nos ro­ba», ni «Es­pa­ña re­cor­ta nues­tra au­to­no­mía». La ver­da­de­ra reali­dad es muy dis­tin­ta: la del na­cio­na­lis­mo que, con la fal­sa­ria ca­re­ta de la lealtad ins­ti­tu­cio­nal, tra­ba­jó des­de la pues­ta en mar­cha del Es­ta­do au­to­nó­mi­co en la cons­truc­ción na­cio­na­li­ta­ria: el cí­ni­co fer

país. Y así, mien­tras Pujol di­ri­gía el co­ta­rro y mon­ta­ba pre­sun­ta­men­te pa­ra en­ri­que­cer­se un gru­po cri­mi­nal con su fa­mi­lia, el na­cio­na­lis­mo uti­li­za­ba to­do su po­der pa­ra des­pres­ti­giar la idea de Es­pa­ña y for­ta­le­cer la de una na­ción ca­ta­la­na imaginaria, uti­li­zan­do co­mo prin­ci­pa­les ins­tru­men­tos de ma­ni­pu­la­ción la len­gua, la edu­ca­ción y la cul­tu­ra.

Esa es la his­to­ria. Ni agra­vios, ni ofen­sas, ni sa­queos. So­lo la bue­na fe de un país en­te­ro, in­clui­da más de la mi­tad de Ca­ta­lu­ña, que cre­yó in­ge­nua­men­te que el na­cio­na­lis­mo era leal mien­tras cre­cía el hue­vo de la ser­pien­te de la se­ce­sión sin que na­die hi­cie­se na­da, in­clu­so cuan­do el en­ga­ño fue evi­den­te. Tan es­can­da­lo­sa im­pu­ni­dad ex­pli­ca, de he­cho, el gra­do de in­so­len­cia te­me­ra­ria al que ha lle­ga­do el in­de­pen­den­tis­mo, con­ven­ci­do de que pue­de cis­car­se en la Cons­ti­tu­ción, vio­lar las le­yes, or­ga­ni­zar un re­fe­ren­do de­lic­ti­vo y de­cla­rar la in­de­pen­den­cia a lo gol­pis­ta en un Es­ta­do de de­re­cho en la Eu­ro­pa del si­glo XXI sin que le pa­ren los pies co­mo es de­bi­do y de in­me­dia­to. So­lo el que ima­gi­nen que es po­si­ble tal lo­cu­ra da idea del de­te­rio­ro que por culpa del na­cio­na­lis­mo y de sus cóm­pli­ces ha su­fri­do nues­tro Es­ta­do de de­re­cho, que en­car­ce­la sin con­tem­pla­cio­nes a un al­cal­de que ha re­ci­bi­do dos bo­te­llas de vino de re­ga­lo mien­tras se mues­tra in­ca­paz de chis­tar­le a quie­nes lle­van años or­ga­ni­zan­do una su­ble­va­ción que po­dría aca­bar en una au­tén­ti­ca tra­ge­dia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.