Dos hom­bres y un des­tino

La Voz de Galicia (Lugo) - - OPINIÓN - MA­RÍA XO­SÉ POR­TEI­RO

Fren­te a fren­te. Ni uno tan fal­to de de­cen­cia co­mo pa­re­cía ni otro tan in­tran­si­gen­te co­mo pre­go­na­ba. So­los los dos, apre­tón de ma­nos in­clui­do y son­ri­sa pa­ci­fi­ca­do­ra pa­ra en­dul­zar los sin­sa­bo­res de otros en­cuen­tros que ya que­da­ron en el pa­sa­do. Pro­ce­de pen­sar el fu­tu­ro por­que el pre­sen­te es­tá cla­ro: lo ges­tio­na, có­mo­da­men­te, el miem­bro de la pa­re­ja que ha con­se­gui­do apro­bar los pre­su­pues­tos pa­ra es­te año —y com­pro­me­ter los del próximo— mien­tras el otro se pre­pa­ra pa­ra el re­le­vo, a tres años vis­ta, re­cu­pe­ra­do el li­de­raz­go in­terno y con una ca­be­za de ven­ta­ja en el ca­mino ha­cia la me­ta, Po­de­mos por me­dio. Es una ca­rre­ra de fon­do en la que ha­brá con­ce­sio­nes pun­tua­les pa­ra jus­ti­fi­car­se an­te sus res­pec­ti­vos pú­bli­cos sin des­me­re­cer de­ma­sia­do y sin pa­re­cer ven­ci­dos, aun­que al­gu­na plu­ma de­ban de­jar en el ca­mino.

Lo ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te es que ha­yan que­ri­do, y po­di­do, ce­le­brar su pri­me­ra gran reunión ins­ti­tu­cio­nal en el úl­ti­mo año y me­dio. Era ya apre­mian­te que Sán­chez y Ra­joy, jun­to a Ra­joy y Sán­chez, se en­fren­ta­sen a su ima­gen de­vuel­ta por el es­pe­jo del otro, por­que so­lo ten­drán un ma­ña­na si con­si­guen de­mos­trar que sir­ven pa­ra al­go más que pa­ra de­cla­rar­se in­com­pa­ti­bles.

To­ca co­men­zar a di­bu­jar es­ce­na­rios múl­ti­ples con di­ver­sas ma­yo­rías pun­tua­les en una Cá­ma­ra tan he­te­ro­gé­nea co­mo plu­ral. A ve­ces el PP, a ve­ces el PSOE, ha­brán de bus­car alian­zas en sus res­pec­ti­vos ám­bi­tos ideo­ló­gi­cos pa­ra tran­si­tar el nue­vo ci­clo político co­men­za­do en el 2015. No hay por qué des­car­tar un fi­nal de le­gis­la­tu­ra con po­si­bles cam­bios cons­ti­tu­cio­na­les si se van ar­ti­cu­lan­do ma­yo­rías ne­ce­sa­rias pa­ra otras im­por­tan­tes re­for­mas pre­vias. Tal vez se lo­gre si sus 350 se­ño­rías se plan­tean, se­ria­men­te, ha­cer­se con un tro­ci­to digno en la his­to­ria de es­te país y cum­plir con los de­be­res que el mo­men­to ofre­ce. Es­ta­mos al fi­nal de un ci­clo político que se ce­rró con los fes­te­jos de cua­ren­ta años de de­mo­cra­cia con mo­nar­quía par­la­men­ta­ria. Se hi­zo evi­den­te que so­lo in­tere­san quie­nes ten­gan al­go que apor­tar pa­ra el fu­tu­ro —rey emé­ri­to de­pues­to, rey ac­ti­vo dis­pues­to—, pues la ca­sa tie­ne pen­dien­te al­go más que un la­va­do de ca­ra.

So­bre el pro­cés no ha­brá de­ma­sia­das dis­cre­pan­cias, más allá de lo im­pres­cin­di­ble pa­ra que el PSC no pier­da po­si­bi­li­da­des en las pró­xi­mas au­to­nó­mi­cas, pe­ro los asun­tos que ver­da­de­ra­men­te im­por­tan, además de los que tie­nen que ver con la economía y la se­gu­ri­dad, se re­fie­ren a la cues­tión te­rri­to­rial —en­ten­di­da a lo gran­de— y con el pa­pel y el pe­so a que de­ba­mos as­pi­rar en el con­vul­so y re­no­va­do ta­ble­ro in­ter­na­cio­nal.

Sán­chez y Ra­joy tie­nen an­te sí un des­tino com­par­ti­do, lo quie­ran o no. De­be­rían sen­tir­se afor­tu­na­dos. Po­cas ve­ces se da la opor­tu­ni­dad de res­pon­der a re­tos tan gran­des y la po­si­bi­li­dad de en­con­trar el va­lor ne­ce­sa­rio pa­ra afron­tar­los. Qué y có­mo se re­suel­van, el tiem­po lo di­rá.

ILUS­TRA­CIÓN PILAR CANICOBA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.