¿Huel­gas sal­va­jes? No, gra­cias

La Voz de Galicia (Lugo) - - OPINIÓN - VE­NAN­CIO SAL­CI­NES Pro­fe­sor de Economía de la UDC

No co­noz­co a Et­hel Váz­quez, pe­ro, des­de ha­ce unas se­ma­nas, tie­ne to­da mi sim­pa­tía. Fí­je­se, has­ta me ha en­tra­do in­te­rés en co­no­cer­la, y si tu­vie­ra esa opor­tu­ni­dad le di­ría: «Si­gue así». ¿No me en­tien­de? Mi­re su lla­ve­ro. ¿Qué ve? ¿Se lo di­go? Las lla­ves de su co­che, y no soy men­ta­lis­ta, sim­ple­men­te soy un ga­lle­go que sa­be que nues­tro mapa del trans­por­te es de ha­ce más de se­sen­ta años. Fí­je­se, es an­te­rior, in­clu­so, a los pro­ce­sos mi­gra­to­rios del cam­po a la ciu­dad, a fi­na­les de los se­sen­ta y prin­ci­pios de los se­ten­ta. Un anacro­nis­mo que nos lle­vó a te­ner una de las peo­res es­truc­tu­ras de trans­por­te de pa­sa­je­ros de Es­pa­ña. Ha pro­vo­ca­do que vea­mos im­po­si­ble mo­ver­nos en trans­por­te ur­bano, al­go que lle­va dé­ca­das sien­do una reali­dad en otras par­tes del país. Y aho­ra que en­cuen­tro a una con­se­llei­ra dis­pues­ta a dar­le una vuel­ta a es­ta si­tua­ción, ¿voy a de­cir­le que re­ca­pa­ci­te? Nun­ca. A quien sí voy a dar­le dos con­se­jos es a la pa­tro­nal. Mi­ren, no se pa­sen de fre­na­da y ne­go­cien ba­jo los pa­rá­me­tros de la le­gis­la­ción la­bo­ral. Los ser­vi­cios mí­ni­mos es­tán pa­ra cum­plir­se y si creen que nos pue­den to­mar a to­dos no­so­tros co­mo rehe­nes es­tán muy equi­vo­ca­dos. Ga­li­cia no es su­ya, es nues­tra, y el di­ne­ro con el que les pa­ga­mos sus fac­tu­ras tam­bién es nues­tro, de los ciu­da­da­nos, de los que vo­ta­mos y de los que no lo ha­ce­mos, pe­ro, en to­do ca­so, de los que en­ten­de­mos que han de ser los go­bier­nos y no co­lec­ti­vos con cla­ros in­tere­ses mer­can­ti­les los que han de go­ber­nar nues­tras vi­das. Al pro­mo­ver una huel­ga sal­va­je, con in­cum­pli­mien­to de los ser­vi­cios mí­ni­mos, tie­nen una osa­día y al­ta­ne­ría que ni pa­ra sí ima­gi­nó el to­do­po­de­ro­so sin­di­ca­to de la estiba, so­lo com­pa­ra­ble a la de los con­tro­la­do­res aé­reos, pro­ble­ma que, por cier­to, so­lu­cio­nó con acier­to el ex­mi­nis­tro Jo­sé Blan­co.

Ob­via­men­te, to­do acuer­do es desea­ble, pe­ro no to­do acuer­do de­be pre­su­po­ner que no ha­brá cos­tes. Di­fí­cil, por no de­cir im­po­si­ble, adap­tar el mapa de trans­por­te pú­bli­co a la nue­va reali­dad de­mo­grá­fi­ca ga­lle­ga sin que es­to ge­ne­re per­jui­cios a los in­tere­ses de al­gu­nos, y si por ellos ana­li­zá­ra­mos la pro­pues­ta, po­dría­mos en­con­trar al­gu­na com­pren­sión a las de­man­das de la pa­tro­nal, pe­ro el ar­te de go­ber­nar tie­ne al­gu­na va­ria­ble más, y es­ta es la de los usua­rios y to­dos los que sin ser usua­rios abo­na­mos el ser­vi­cio con nues­tros im­pues­tos.

Y es que pues­tos a sub­si­diar, a lo me­jor es pre­fe­ri­ble que el be­ne­fi­cia­rio sea un cen­tro de sa­lud, una uni­ta­ria, o un cen­tro de día. Sí com­pren­do la in­cer­ti­dum­bre de los tra­ba­ja­do­res, y aquí sí creo que to­do es­fuer­zo es po­co, son los gran­des inocen­tes, los que nun­ca opi­nan, y los que ab­sor­ben los ma­yo­res gol­pes. No se­ría de jus­ti­cia que los prin­ci­pa­les cos­tes re­ca­ye­sen so­bre ellos, co­mo tam­po­co es de jus­ti­cia que cien­tos de mi­les de ga­lle­gos no ten­gan a nin­gu­na ho­ra del día nin­gún me­dio pa­ra tras­la­dar­se a su pues­to de tra­ba­jo. Exi­ges madurez, apor­ta madurez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.