La ban­ca de­be pa­gar tam­bién las cos­tas a los afec­ta­dos por las cláu­su­las sue­lo

La Voz de Galicia (Lugo) - - ECONOMÍA - J. M. C.

Los ban­cos con­de­na­dos a de­vol­ver el di­ne­ro co­bra­do de más en las cláu­su­las sue­lo de sus hi­po­te­cas tam­bién se ve­rán obli­ga­dos a in­gre­sar a esos afec­ta­dos las can­ti­da­des que es­tos ha­yan pa­ga­do por cos­tas ju­di­cia­les en los di­fe­ren­tes pro­ce­sos en los que se ha­yan vis­to in­mer­sos has­ta lle­gar, en su ca­so, al Tri­bu­nal Su­pre­mo. Así lo es­ta­ble­ce una sen­ten­cia que el al­to tri­bu­nal pu­bli­có ayer y en la que se obli­ga a Cai­xaBank a re­in­te­grar esos gas­tos «des­de el prin­ci­pio de efec­ti­vi­dad». En el fa­llo, el Su­pre­mo es­ti­ma el re­cur­so de ca­sa­ción in­ter­pues­to por un ve­cino de Vi­to­ria tras adop­tar la ju­ris­pru­den­cia del Tri­bu­nal de Jus­ti­cia de la Unión Eu­ro­pea (TJUE). En la co­no­ci­da sen­ten­cia del 21 de di­ciem­bre del 2016, es­te or­ga­nis­mo de­cla­ra­ba los efec­tos re­tro­ac­ti­vos de la de­vo­lu­ción de las cláu­su­las des­de el mo­men­to en el que es­tas se ac­ti­va­sen por ir en fa­vor de los de­re­chos de los con­su­mi­do­res. De es­ta for­ma, se re­vo­ca la de­ci­sión que el pro­pio Su­pre­mo to­mó en el 2015, cuan­do dio la ra­zón al clien­te en lo re­la­ti­vo al re­in­te­gro de lo co­bra­do de más, pe­ro exi­mía a la en­ti­dad del pa­go de las cos­tas. La re­so­lu­ción del TJUE de fi­na­les del año pa­sa­do ya abría la puer­ta a los per­ju­di­ca­dos por es­tas li­mi­ta­cio­nes en los ti­pos de in­te­rés hi­po­te­ca­rio pa­ra que so­li­ci­ta­ran el re­in­te­gro de los con­cep­tos abo­na­dos fun­da­men­tal­men­te por ho­no­ra­rios de sus abo­ga­dos, así co­mo otras ta­sas pro­pias de es­tos pro­ce­sos.

Efec­to di­sua­so­rio

Con el cam­bio de cri­te­rio, pro­vo­ca­do por la irrup­ción de la sen­ten­cia de la Cor­te de Lu­xem­bur­go, el Su­pre­mo se­ña­la que si no se im­pu­sie­ran al ban­co to­das las cos­tas ju­di­cia­les — des­de pri­me­ra ins­tan­cia has­ta la sen­ten­cia de­fi­ni­ti­va dic­ta­da por un or­ga­nis­mo su­pe­rior, co­mo la Au­dien­cia Pro­vin­cial, el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia au­to­nó­mi­co o el pro­pio Su­pre­mo—, «su­pon­dría la apli­ca­ción de una sal­ve­dad en per­jui­cio del con­su­mi­dor».

Los ma­gis­tra­dos del Su­pre­mo en­tien­den que si el afec­ta­do tu­vie­ra que pa­gar fi­nal­men­te las car­gas ju­di­cia­les en to­das las ins­tan­cias a las que re­cu­rra «se pro­du­ci­ría un efec­to di­sua­so­rio in­ver­so» pa­ra que los con­su­mi­do­res «no pro­mo­vie­ran li­ti­gios en ca­sos en los que ha­ya en jue­go can­ti­da­des «mo­de­ra­das».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.