Los hos­te­le­ros te­men por las re­ser­vas si se ra­di­ca­li­za la huel­ga de trans­por­te

Co­mien­zan a per­ci­bir in­quie­tud en­tre los tu­ris­tas y los ope­ra­do­res de ex­cur­sio­nes

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo - JUAN CAPEÁNS

Las seis pri­me­ras jor­na­das de la huel­ga del trans­por­te por ca­rre­te­ra en Galicia, que se desa­rro­lla­ron los mar­tes y miér­co­les de las tres úl­ti­mas se­ma­nas, han ser­vi­do a los ciu­da­da­nos pa­ra ca­li­brar el im­pac­to en dis­tin­tos ám­bi­tos, co­mo el es­co­lar o el de los via­je­ros ge­ne­ra­les. Me­ti­dos de lleno en el mes de ju­lio, el gol­pe em­pie­za a te­mer­se en el sec­tor tu­rís­ti­co, que no­ta el run­rún de tu­ris­tas y ope­ra­do­res de via­jes de me­dia dis­tan­cia, que mue­ven a mi­les de per­so­nas cada ve­rano y que no en­cuen­tran em­pre­sas de bu­ses que ga­ran­ti­cen las sa­li­das.

«Nos va­mos a que­dar sin los ex­cur­sio­nis­tas de Por­tu­gal y de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas más cer­ca­nas», ad­vier­te Juan Ma­ril, que pre­si­de el gre­mio de hos­pe­da­je vin­cu­la­do al Ca­mino de San­tia­go. Su ne­go­cio es­tá en Com­pos­te­la, don­de fue tes­ti­go di­rec­to de la de­ses­pe­ra­ción de los tu­ris­tas, que «sin in­for­ma­ción ni ser­vi­cios mí­ni­mos» com­pro­ba­ron que el au­to­bús del ae­ro­puer­to no ope­ra­ba y que los ta­xis de la ciu­dad no eran su­fi­cien­tes pa­ra abas­te­cer el trán­si­to de via­je­ros. «El da­ño en los clien­tes es­tá he­cho, porque se van muy mo­les­tos», des­cri­be Ma­ril, quien ad­vier­te que el problema de las ex­cur­sio­nes de uno o dos días en au­to­bús es que no se apla­zan pa­ra más ade­lan­te, «es di­ne­ro per­di­do, no vuel­ve».

La mis­ma in­quie­tud in­va­de al sec­tor hostelero de San­xen­xo, aun­que has­ta aho­ra no per­ci­ben una in­ci­den­cia di­rec­ta to­da­vía, se­gún in­for­ma Mar­cos Ga­go, de la re­dac­ción de La Voz en Pon­te­ve­dra. El pre­si­den­te del Con­sor­cio de Em­pre­sa­rios Tu­rís­ti­cos de San­xen­xo, Fran­cis­co Gon­zá­lez, ex­pli­có que «cual­quier si­tua­ción que pue­da ge­ne­rar mo­les­tias cla­ro que nos preo­cu­pa». Gon­zá­lez, que tam­bién es el pre­si­den­te del Clús­ter de Tu­ris­mo de Galicia, di­ce no te­ner cons­tan­cia de que se ha­yan co­mu­ni­ca­do ba­jas de re­ser­vas en los ho­te­les de las Rías Bai­xas por es­ta cir­cuns­tan­cia, ya que la gran ma­yo­ría de los clien­tes lle­gan di­rec­ta­men­te en co­che, aun­que les in­quie­ta la re­per­cu­sión di­rec­ta e in­di­rec­ta que pue­da dis­pa­rar­se si se ac­ti­va la huel­ga in­de­fi­ni­da a par­tir del 13. «La in­cer­ti­dum­bre es el peor enemi­go del tu­ris­mo», re­cuer­dan los hos­pe­de­ros del Ca­mino.

Ex­cur­sio­nes sus­pen­di­das

La in­ci­den­cia en los po­los tu­rís­ti­cos es de­si­gual, ya que al­gu­nas co­mar­cas co­mo Arou­sa tie­nen una de­pen­den­cia me­nor del au­to­bús al con­tar con la al­ter­na­ti­va del tren, que no es tal en Fe­rrol y que sim­ple­men­te no exis­te en otras áreas co­mo Bar­ban­za, en las que em­pie­za a ha­ber mo­vi­mien­to va­ca­cio­nal.

De ac­ti­var­se la huel­ga in­de­fi­ni­da, otros des­ti­nos co­mo Fis­te­rra o la Cos­ta da Mor­te pue­den des­pe­dir­se tem­po­ral­men­te de las ex­cur­sio­nes que par­ten nor­mal­men­te des­de San­tia­go o A Co­ru­ña, don­de las agen­cias lo­ca­les es­tán tra­tan­do de ajus­tar los via­jes pa­ra el lu­nes o ha­cia el fi­nal de la semana. La ex­ten­sión del pa­ro se­ría de­mo­le­do­ra pa­ra los cru­ce­ris­tas que op­tan por con­tra­tar al­gu­na ex­cur­sión por Galicia en la jor­na­da de re­ca­la­da, aun­que los be­ne­fi­cia­dos en este ca­so se­rán los cas­cos ur­ba­nos de Vi­go y A Co­ru­ña, «don­de se que­da­rían a pa­sar el día», ad­vier­te un agen­te con in­tere­ses tu­rís­ti­cos en Com­pos­te­la. De he­cho, du­ran­te las jor­na­das de huel­ga se sus­pen­die­ron nu­me­ro­sas ex­cur­sio­nes.

Las in­ci­den­cias, sin po­ner en ja­que pi­la­res eco­nó­mi­cos co­mo el tu­ris­mo, sí es­tán pro­vo­can­do mo­les­tias y cam­bios de pla­nes en los tra­di­cio­na­les cam­pa­men­tos de ni­ños del mes de ju­lio, pe­ro sin unas re­per­cu­sio­nes gra­ves. Otros tie­nen que ras­car­se el bol­si­llo, co­mo le ocu­rrió a las de­ce­nas de per­so­nas que que­rían acer­car­se en trans­por­te pú­bli­co al Re­su­rrec­tion Fest en Vi­vei­ro, y que tu­vie­ron que arre­glar­se con ta­xis.

Des­de el sec­tor tu­rís­ti­co res­pe­tan los mo­ti­vos de la con­vo­ca­to­ria de huel­ga, pe­ro re­cla­man «res­pon­sa­bi­li­da­de» a to­das las par­tes y, so­bre to­do, más in­for­ma­ción. Si los ga­lle­gos con ac­ce­so a la in­for­ma­ción más cer­ca­na han te­ni­do pro­ble­mas y se han plan­ta­do en las es­ta­cio­nes por des­pis­te en las jor­na­das de huel­ga, la pre­sen­cia de tu­ris­tas ha si­do ha­bi­tual. De­pen­dien­do de las com­pa­ñías, la in­for­ma­ción es más o me­nos vi­si­ble en las pá­gi­nas web, pe­ro a ve­ces es inexis­ten­te. En ca­sos co­mo el bus de La­va­co­lla ya apa­re­cen los ser­vi­cios mí­ni­mos en­tre el mar­tes y el vier­nes de la pró­xi­ma semana.

El fren­te po­lí­ti­co

La agi­ta­ción por el pa­ro del trans­por­te tam­bién se va ha­cien­do más in­ten­sa en el rue­do po­lí­ti­co. Ayer, el por­ta­voz par­la­men­ta­rio del PS­deG, Xoa­quín Fer­nán­dez Leiceaga, ad­vir­tió del pe­li­gro de que el con­flic­to se «en­quis­te». El di­ri­gen­te so­cia­lis­ta cen­su­ró la ac­ti­tud del Gobierno ga­lle­go, al que ha acu­sa­do de pro­vo­car un «cho­que de trens» al en­fren­tar­se di­rec­ta­men­te tan­to con pa­tro­nal co­mo con sin­di­ca­tos, y acu­só al Eje­cu­ti­vo de «per­se­ve­rar no erro» y huir del con­sen­so.

XOÁN Á. SO­LER

Ima­gen de la es­ta­ción de San­tia­go con po­cos via­je­ros du­ran­te una de las jor­na­das de la huel­ga de trans­por­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.