Trump cum­ple su fan­ta­sía

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional -

Do­nald Trump es­ta­ba se­gu­ro de ha­ber co­no­ci­do per­so­nal­men­te a Pu­tin en el 2013, du­ran­te la ga­la de Miss Uni­ver­so en Mos­cú. No era cier­to, Pu­tin ya se ha­bía ido cuan­do él lle­gó. Más tar­de, el nor­te­ame­ri­cano cre­yó que ha­bía com­par­ti­do con el ru­so la sa­la de ma­qui­lla­je de la CBS pa­ra un pro­gra­ma de entrevistas. Re­sul­tó que las entrevistas se gra­ba­ron en dis­tin­tos con­ti­nen­tes. Trump aún lle­gó a de­cir en otra oca­sión que ha­bía ha­bla­do con Pu­tin por te­lé­fono, an­tes ad­mi­tir que en reali­dad ha­bía ha­bla­do con al­guien de su equi­po. Fue­sen es­tos fa­llos de me­mo­ria o las fa­bu­la­cio­nes nar­ci­sis­tas, el he­cho es que ayer Trump pu­do en­con­trar­se con Pu­tin, al fin.

Ese in­te­rés nun­ca ha si­do mu­tuo. Du­ran­te su cam­pa­ña pre­si­den­cial, Trump con­tó en un mi­tin que Pu­tin le ha­bía lla­ma­do «ge­nio». En reali­dad, la pa­la­bra que ha­bía usa­do era «pin­to­res­co». Trump, por lo vis­to, ve re­fle­ja­do en Pu­tin su ideal del po­lí­ti­co: mus­cu­lar, sol­ven­te, au­to­ri­ta­rio. Pu­tin, el an­ti­guo agen­te del KGB, el su­per­vi­vien­te de las lu­chas in­ter­nas del Krem­lin de los no­ven­ta, es de­ma­sia­do as­tu­to co­mo pa­ra con­fiar en al­guien co­mo Trump. Pue­de que has­ta le re­cuer­de a su an­ti­guo je­fe Bo­ris Yel­tsin, con la di­fe­ren­cia de que Trump es abs­te­mio, pe­ro por lo de­más ca­si igual de dis­pa­ra­ta­do, irres­pon­sa­ble y pe­li­gro­so. Pin­to­res­co, en de­fi­ni­ti­va.

Pa­ra cuan­do se ha cum­pli­do la fan­ta­sía de Trump, las co­sas han cam­bia­do bas­tan­te. La pre­sión de los me­dios y del ala de­re­cha de su par­ti­do le han obli­ga­do a rec­ti­fi­car su idea ini­cial de un acer­ca­mien­to a Ru­sia. En abril hi­zo bom­bar­dear una ba­se con­jun­ta ru­so-si­ria, en par­te pa­ra tran­qui­li­zar a quie­nes le con­si­de­ra­ban un agen­te de Mos­cú. Ha­ce unos días em­pe­zó a de­cir que aho­ra sos­pe­cha­ba que Ru­sia in­ter­fi­rió en las elec­cio­nes —lo con­tra­rio de lo que de­cía has­ta aho­ra—. En Po­lo­nia se pu­so du­ro pa­ra ur­gir a Pu­tin pa­ra que «de­ja­se de des­es­ta­bi­li­zar a Ucra­nia». Es­to, tra­tán­do­se de Trump, no hay que ver­lo co­mo un cam­bio de rum­bo sino co­mo un se­guir dan­do tum­bos, so­lo que en otra di­rec­ción. Pu­tin, juez frío de per­so­na­li­da­des, co­mo to­dos los que se han cur­ti­do su­per­vi­san­do in­te­rro­ga­to­rios, no se equi­vo­có al des­con­fiar de Trump.

Pe­ro ayer ese rum­bo pue­de ha­ber cam­bia­do otra vez. Un ras­go de Trump, qui­zás el más preo­cu­pan­te, es lo in­fluen­cia­ble que es. Su reunión con Pu­tin, pre­vis­ta pa­ra du­rar me­dia ho­ra, se pro­lon­ga­ba ya una ho­ra cuan­do el equi­po de Trump en­vió a su mu­jer Me­la­nia a ver si po­día po­ner­le fin. Si­guió otra ho­ra más. Com­bi­nan­do el re­la­to de Ti­ller­son y el de La­vrov, y le­yen­do en­tre lí­neas, da la im­pre­sión de que Pu­tin con­ven­ció a Trump de que vol­vie­se a ne­gar la in­ter­fe­ren­cia ru­sa en las elec­cio­nes del 2016. Tam­bién el anun­cio de un acuer­do pa­ra evi­tar más ro­ces en­tre Was­hing­ton y Mos­cú en Si­ria va a ser in­ter­pre­ta­do co­mo otra con­ce­sión a Pu­tin, aun­que no es en sí una ma­la no­ti­cia. Es­to es, has­ta que al­guien con­ven­za a Trump de lo con­tra­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.