Or­bán re­cla­ma una in­ter­ven­ción mi­li­tar eu­ro­pea en Li­bia

El di­ri­gen­te hún­ga­ro quie­re fre­nar en los puer­tos de ori­gen la ava­lan­cha mi­gra­to­ria que sa­cu­de el Me­di­te­rrá­neo

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional - CRIS­TI­NA PORTEIRO

Vik­tor Or­bán no se ca­rac­te­ri­za por ser po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to. El pri­mer mi­nis­tro hún­ga­ro acu­mu­la un lar­go his­to­rial de po­lé­mi­cas y sa­li­das de tono mo­ti­va­das, en bue­na me­di­da, por su abier­to re­cha­zo a los re­fu­gia­dos e in­mi­gran­tes a los que ayer pro­pu­so de­te­ner an­tes de que lle­guen a em­bar­car rum­bo a Eu­ro­pa. Pa­ra ello, pro­pu­so in­ter­ve­nir mi­li­tar­men­te en te­rri­to­rio li­bio. El ob­je­ti­vo se­ría con­tro­lar de pri­me­ra mano sus permea­bles fron­te­ras, por don­de pe­ne­tran la ma­yor par­te de los flu­jos de per­so­nas que aca­ban en las cos­tas ita­lia­nas apro­ve­chan­do la anar­quía que aho­ra rei­na en el país nor­te­afri­cano.

«Es in­du­da­ble que si no hay Gobierno allí, no hay a quién pe­dir au­to­ri­za­ción pa­ra de­fen­der la cos­ta del nor­te de Li­bia. Es de­cir, las fuer­zas ar­ma­das eu­ro­peas de­ben ir y de­fen­der­la», ma­ni­fes­tó a la ra­dio pú­bli­ca Kos­suth. Al po­pu­lis­ta no se le ol­vi­dó que su su­ge­ren­cia pue­de aca­rrear pro­ble­mas le­ga­les pa­ra la UE. «El ca­so plan­tea pro­ble­mas de de­re­cho internacional que no se de­ben sub­es­ti­mar», ad­mi­tió an­tes de mos­trar­se a favor de bus­car ata­jos le­ga­les pa­ra ha­cer­lo en lu­gar de «in­vi­tar» a los re­fu­gia­dos a ve­nir al Vie­jo Con­ti­nen­te y «re­par­tir­los co­mo en un jue­go de barajas» en­tre los paí­ses de la UE.

No des­apro­ve­chó la oca­sión que le brin­da­ron los mi­cró­fo­nos pa­ra la­men­tar, de pa­so, el ase­si­na­to en el 2011 del dic­ta­dor Mua­mar el Ga­da­fi. «No se le de­be­ría ha­ber ma­ta­do», sos­tu­vo. En su opi­nión, a pe­sar de vi­vir ba­jo una dic­ta­du­ra, los li­bios «al me­nos te­nían un Gobierno» que no du­da­ba en mos­trar mano du­ra con la mi­gra­ción. «No ha­bía éxo­do porque en ese tiem­po es­ta­ba en vi­gor un acuer­do li­bio-ita­liano», ar­gu­men­tó.

Hun­gría es­tá en pie de gue­rra con­tra Bru­se­las y se ha de­cla­ra­do insumisa. No quie­re cum­plir con la cuo­ta obli­ga­to­ria de aco­gi­da de re­fu­gia­dos que le to­ca en vir­tud de un acuer­do fir­ma­do en sep­tiem­bre del 2015 por los 28 lí­de­res de la Unión. Tam­po­co Po­lo­nia es­tá por la la­bor. Ni Bu­da­pest ni Varsovia han abier­to sus puer­tas a al­guno de los 160.000 re­fu­gia­dos del pro­gra­ma de re­ubi­ca­cio­nes des­de Gre­cia e Ita­lia. Tam­po­co quie­ren ex­ten­der la mano a las au­to­ri­da­des ita­lia­nas pa­ra ali­viar la pre­sión que es­tán su­frien­do a raíz de la cri­sis mi­gra­to­ria en el Me­di­te­rrá­neo. Or­bán sa­ca pe­cho an­te sus votantes y ase­gu­ra que el tiem­po le ha da­do la razón cuan­do de­ci­dió ele­var va­llas a lo lar­go de sus fron­te­ras y se ne­gó a co­la­bo­rar en ma­te­ria de asi­lo: «To­do el mun­do sa­be a es­tas al­tu­ras que Hun­gría te­nía razón», sos­tu­vo an­tes de ase­gu­rar que sus ho­mó­lo­gos so­lo lo re­co­no­cen «en pri­va­do».

P. ROSSIGNOL

Pa­rís no quie­re cam­pos al ai­re li­bre. Po­li­cía y ser­vi­cios so­cia­les eva­cua­ron ayer un cam­pa­men­to de 2.771 in­mi­gran­tes for­ma­do en torno a un cen­tro de aco­gi­da en el nor­te de Pa­rís. Tras la ope­ra­ción, ya son 34 los cam­pa­men­tos irre­gu­la­res des­alo­ja­dos des­de 2015 en la ca­pi­tal fran­ce­sa. REU­TERS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.