Ma­du­ro se bur­la del pre­si­den­te San­tos y lo con­mi­na a «arro­di­llar­se» an­te él

La Igle­sia con­de­na el asal­to del Par­la­men­to y ca­li­fi­ca de «dic­ta­du­ra» al ré­gi­men

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional - PE­DRO GAR­CÍA OTE­RO

El pre­si­den­te ve­ne­zo­lano, Ni­co­lás Ma­du­ro, lle­vó a un nuevo pun­to de ten­sión sus ya es­pi­no­sas re­la­cio­nes con Co­lom­bia, el país ve­cino, al de­cir que su ho­mó­lo­go Juan Ma­nuel San­tos de­be­ría «pe­dir­le la ben­di­ción», una fór­mu­la fa­mi­liar con la que, en am­bos paí­ses, los hi­jos sa­lu­dan a sus pa­dres. «Es­tás muy mal en Co­lom­bia, Juan Ma­nuel San­tos. De­ja de estar tra­man­do mal­da­des con­tra Venezuela», se­ña­ló Ma­du­ro en una alo­cu­ción que ha re­pe­ti­do tres ve­ces en ca­de­na na­cio­nal de ra­dio y te­le­vi­sión. «Co­lom­bia na­ció gra­cias a nues­tros abue­los venezolanos. Juan Ma­nuel San­tos de­be­ría pe­dir­me la ben­di­ción a mí. San­tos, arro­dí­lla­te e hín­ca­te, porque soy tu pa­dre», se­ña­ló.

Ma­du­ro res­pon­día así al co­mu­ni­ca­do del Pa­la­cio de Na­ri­ño en el que San­tos exi­gía res­pe­to a la Asam­blea Na­cio­nal, que el miér­co­les, día de la In­de­pen­den­cia en Venezuela, fue asal­ta­do por una tur­ba cha­vis­ta que hi­rió a cin­co dipu­tados y a sie­te tra­ba­ja­do­res del Par­la­men­to. Has­ta el mo­men­to, la can­ci­lle­ría co­lom­bia­na, que en ma­yo re­ti­ró si­ne die a su em­ba­ja­dor en Venezuela, un ges­to que no ha si­do res­pon­di­do por el Gobierno de Ma­du­ro, no reac­cio­nó an­te las de­cla­ra­cio­nes de este úl­ti­mo.

El fren­te internacional co­mien­za a mos­trar cada vez ma­yor com­ple­ji­dad pa­ra Ma­du­ro. En la cum­bre del G20 en Ham­bur­go, el pre­si­den­te de Ar­gen­ti­na, Mau­ri­cio Ma­cri, pro­mo­vió con el res­pal­do de Bra­sil, Es­pa­ña y Mé­xi­co, en­tre otros, una con­de­na al ata­que con­tra la Asam­blea Na­cio­nal. Ma­cri reite­ró la exi­gen­cia de al me­nos 20 paí­ses de la OEA, así co­mo de la Unión Eu­ro­pea y el Vaticano, pa­ra la rea­li­za­ción de elec­cio­nes li­bres, la li­be­ra­ción de los pre­sos po­lí­ti­cos y el res­pe­to a la ins­ti­tu­cio­na­li­dad del Par­la­men­to. Se­gún Luis Vi­de­ga­ray, can­ci­ller me­xi­cano que su­mi­nis­tró la in­for­ma­ción, el te­ma tam­bién fue abor­da­do por el pre­si­den­te de su país, En­ri­que Pe­ña Nie­to, en una reunión con el pre­si­den­te fran­cés Em­ma­nuel Ma­cron, así co­mo en el pri­mer cara a cara en­tre el me­xi­cano y el man­da­ta­rio de EE.UU., Do­nald Trump.

En el plano in­terno, la ac­ción con­tra el Par­la­men­to cau­só el re­cha­zo de la Igle­sia Ca­tó­li­ca, que a tra­vés del pre­si­den­te de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal, Die­go Pa­drón, se­ña­ló que el ata­que «re­fle­ja que el ré­gi­men de Ni­co­lás Ma­du­ro no pre­ten­de mo­di­fi­car sus es­tra­te­gias vio­len­tas». La Igle­sia tie­ne cla­ro que el ré­gi­men se con­vir­tió en una «dic­ta­du­ra» y que es­ta se con­so­li­da­rá con la elec­ción, el 30 de ju­lio, de una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te, razón por la cual se ha ofre­ci­do a pres­tar sus lo­ca­les pa­ra el ple­bis­ci­to or­ga­ni­za­do por la opo­si­ción con el fin de abor­tar su na­ci­mien­to.

El úni­co dipu­tado cha­vis­ta que aún asis­te a la Asam­blea Na­cio­nal, Ger­mán Fe­rrer, el es­po­so de la ame­na­za­da fis­cal ge­ne­ral Lui­sa Or­te­ga Díaz, afir­mó que des­de el mar­tes se in­cor­po­ra­rá al Par­la­men­to en una «nue­va frac­ción» a la que po­drían su­mar­se otros dipu­tados di­si­den­tes del cha­vis­mo. Sus nom­bres, has­ta aho­ra, son una sor­pre­sa guar­da­da con es­me­ro, pe­ro se afir­ma que el pa­so que han anun­cia­do po­dría ha­ber si­do la razón úl­ti­ma del ase­dio al pa­la­cio del Le­gis­la­ti­vo el pa­sa­do 5 de ju­lio.

FE­DE­RI­CO PA­RRA

Un po­li­cía atro­pe­lla de­li­be­ra­da­men­te con su mo­to a un ma­ni­fes­tan­te en Caracas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.