Chi­na des­de­ña las pe­ti­cio­nes de li­be­rar a Liu Xiao­bo pe­se a que su vi­da se apa­ga

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional - J.C., R.P.

A Liu Xiao­bo se le ago­ta el tiem­po. Des­pués de ha­ber si­do ex­car­ce­la­do ha­ce un mes por pa­de­cer un cán­cer de hí­ga­do ter­mi­nal, su cuer­po ha di­cho bas­ta. El equi­po mé­di­co a su car­go le re­ti­ró ayer la me­di­ca­ción tras dos se­ma­nas de tra­ta­mien­to por los fa­llos he­pá­ti­cos del po­pu­lar di­si­den­te. Pe­se a ello, las au­to­ri­da­des chi­nas con­ti­núan im­po­nien­do un fé­rreo con­trol a sus co­mu­ni­ca­cio­nes e ig­no­ran las pro­cla­mas de la co­mu­ni­dad internacional a favor de su li­be­ra­ción.

El Al­to Co­mi­sio­na­do de las Na­cio­nes Uni­das por los De­re­chos Hu­ma­nos, así co­mo el Par­la­men­to Eu­ro­peo, emi­tie­ron sen­dos co­mu­ni­ca­dos ayer exi­gien­do más

fle­xi­bi­li­dad a Pe­kín. En el pri­mer ca­so, el or­ga­nis­mo internacional pi­dió una reunión de un al­to fun­cio­na­rio con el ga­na­dor del Pre­mio No­bel de la Paz en 2010 y con su es­po­sa, Liu Xia, en arres­to do­mi­ci­lia­rio sin car­gos des­de ese mis­mo año. ¿La res­pues­ta chi­na? El si­len­cio. No obs­tan­te, sí que hu­bo con­tes­ta­ción a las pro­cla­mas de la Eu­ro­cá­ma­ra, que exi­gía «de for­ma in­me­dia­ta» la li­be­ra­ción de Liu pa­ra que pue­da re­ci­bir tra­ta­mien­to «en el lu­gar que él desee». El por­ta­voz chino de Ex­te­rio­res, Geng Shuang, re­pli­có con que se res­pe­te la so­be­ra­nía de Chi­na y se evi­te in­ter­fe­rir en sus asun­tos in­ter­nos «ba­jo el pre­tex­to de un ca­so in­di­vi­dual».

Pe­kín no per­mi­te que nin­gún otro país se ha­ga car­go del tra­ta­mien­to del opo­si­tor, de­te­ni­do en 2009 por «so­ca­var el po­der del Es­ta­do» tras un com­ba­ti­vo ac­ti­vis­mo en favor del plu­ra­lis­mo y la in­tro­duc­ción de re­for­mas de­mo­crá­ti­cas. En apa­rien­cia Chi­na ha ce­di­do a la pre­sión internacional per­mi­tien­do que ex­per­tos on­có­lo­gos de EE.UU. y Ale­ma­nia acu­dan a tra­tar­lo, pe­ro el si­len­cio en torno a su ver­da­de­ro es­ta­do es se­pul­cral.

Liu Xiao­bo fue en­car­ce­la­do por re­cla­mar re­for­mas de­mo­crá­ti­cas en Chi­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.