Los saha­rauis que no de­jan Galicia

Fa­mi­lias ga­lle­gas que si­guen man­te­nien­do el víncu­lo con los ni­ños que aco­gían en ve­rano in­ten­tan que, aho­ra que son ma­yo­res, con­ti­núen sus es­tu­dios en la co­mu­ni­dad

La Voz de Galicia (Lugo) - - Sociedad - LAU­RA G. DEL VA­LLE

No es fá­cil rom­per los la­zos con un ser que­ri­do. Ni fá­cil ni ape­te­ci­ble. So­bre to­do si esa rup­tu­ra pue­de su­po­ner una mer­ma en la ca­li­dad de vi­da de la otra per­so­na. Este sen­ti­mien­to de desa­so­sie­go es el que tie­nen mu­chas fa­mi­lias ga­lle­gas que, tras años aco­gien­do a ni­ños saha­rauis, ven có­mo los me­no­res, una vez al­can­zan la edad lí­mi­te pa­ra ve­nir a pa­sar dos me­ses a Galicia, pue­den que­dar­se sin una for­ma­ción acor­de a su ni­vel y sin un res­pal­do a la ho­ra de ha­cer­les ti­rar pa­ra ade­lan­te con los es­tu­dios.

A pe­sar de que en los cam­pa­men­tos de re­fu­gia­dos don­de vi­ven los me­no­res —que tie­nen una edad com­pren­di­da en­tre los 12 y los 15 años—, los ni­ños es­tán es­co­la­ri­za­dos, mu­chas fa­mi­lias saha­rauis pre­fie­ren sa­cri­fi­car­se y no ver a sus hi­jos du­ran­te me­ses por el he­cho de que pue­dan for­mar­se en co­le­gios ga­lle­gos. Este es el ca­so de los pa­dres de Moha­med, un preado­les­cen­te de 13 años que lle­va tres años con­vi­vien­do con Te­re­sa Nú­ñez y su fa­mi­lia en el mu­ni­ci­pio pon­te­ve­drés de Cun­tis. Su fa­mi­lia, que vi­ve en Au­serd, al sur del Sáha­ra, le co­men­tó a Te­re­sa en una de sus con­ti­nuas vi­si­tas a Moha­med si era po­si­ble que ayu­da­ran a su hijo a via­jar a Es­pa­ña pa­ra me­jo­rar su ca­li­dad de vi­da. Di­cho y he­cho.

«No fue fá­cil al prin­ci­pio, ha­bla­ba es­pa­ñol pe­ro el plan de es­tu­dios de Galicia no tie­ne na­da que ver con el del Sáha­ra, ade­más, le cos­tó no estar con sus se­res que­ri­dos. Aho­ra, sin em­bar­go, es de los me­jo­res del co­le­gio y es­tá en­can­ta­do, aun­que si quie­re vol­ver con su fa­mi­lia en un fu­tu­ro no­so­tros siem­pre lo va­mos a en­ten­der», ex­pli­ca es­ta pon­te­ve­dre­sa, que a sus 63 años, ase­gu­ra se­guir te­nien­do fuer­zas pa­ra cui­dar de un hijo preado­les­cen­te —tie­ne dos bio­ló­gi­cos en la trein­te­na— y dos más du­ran­te el ve­rano, to­dos saha­rauis. Moha­med via­ja to­dos los ve­ra­nos al Sáha­ra a ver a sus pa­dres, aun- que este año, por pro­ble­mas con el pa­sa­por­te ten­drá que que­dar­se en Galicia.

«Lo que más echo de me­nos es cuan­do sa­lía­mos to­dos jun­tos a co­mer, porque ade­más la co­mi­da es muy ri­ca». Haf­da­la Hme­tu Sa­lem tie­ne 15 años y en la ac­tua­li­dad vi­ve con sus sie­te her­ma­nos y sus pa­dres en un cam­pa­men­to pa­ra re­fu­gia­dos en Daj­la. Sa­lem, ayu­da­do por Est­her Yba­rra, que lle­va años aco­gién­do­lo en su ca­sa de Ames, es­tá in­ten­tan­do po­der ve­nir a es­tu­diar a Galicia; si­tua­ción que, Yba­rra cal­cu­la, pue­da lle­gar a buen puer­to «a prin­ci­pios del año que vie­ne». ¿Los re­qui­si­tos? Te­ner pa­sa­por­te in­di­vi­dual —cuan­do lle­gan a la co­mu­ni­dad con Va­ca­cio­nes en Paz el do­cu­men­to es co­lec­ti­vo— y un buen ex­pe­dien­te aca­dé­mi­co.

De ma­yor, fut­bo­lis­ta del Cel­ta

A pe­sar de su cor­ta edad, a Sa­lem le gus­ta­ría ser fut­bo­lis­ta, pa­sión que com­par­te Edaih Si­dah­med. Eso sí, este úl­ti­mo lo tie­ne cla­ro: «Yo quie­ro ju­gar en el Real Ma­drid o en el Cel­ta». Este jo­ven de 17 años, que des­cu­brió que era ce­lía­co gra­cias a unas prue­bas que le reali­zó Hen­ri­que Por­to cuan­do de ni­ño Si­dah­med pa­sa­ba el ve­rano en Gon­do­mar, no tie­ne es­pe­cial in­te­rés en se­guir es­tu­dian­do. Ni en Ar­gel —don­de es­tu­dia su her­ma­na ma­yor—, ni en Cu­ba ni tam­po­co en Es­pa­ña, los des­ti­nos a don­de sue­len acu­dir es­tos ni­ños cuan­do ter­mi­nan el co­le­gio y quie­ren se­guir­se for­man­do. Pa­ra Por­to, que tra­ta a Si­dah­med co­mo a un hijo, es­to ha su­pues­to un dis­gus­to, so­bre to­do, «porque cuan­do era pe­que­ño le lle­va­ba a cla­ses de re­fuer­zo pa­ra que se ani­ma­ra a lu­char por un buen fu­tu­ro». Pa­ra este ju­bi­la­do es bá­si­co que los ni­ños apro­ve­chen los re­cur­sos for­ma­ti­vos de la co­mu­ni­dad en sus me­ses de ve­rano, y fe­liz co­men­ta: «la ni­ña que te­ne­mos aho­ra en ca­sa es muy es­tu­dio­sa, pro­ba­ble­men­te aca­be en Galicia».

Moha­med es­tu­dia en el ins­ti­tu­to de Cun­tis y vi­ve con Te­re­sa Nú­ñez y su ma­ri­do, Jo­sé Ma­ría.

Haf­da­la Hme­tu pa­só va­rios ve­ra­nos en Ames.

Edaih Si­dah­med es­tu­vo en Gon­do­mar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.