El 85 % de las la­tas que en­tran en Eu­ro­pa in­cum­plen al­gu­na exi­gen­cia que mar­ca la ley

La Voz de Galicia (Lugo) - - Economía -

El sec­tor tie­ne pro­ble­mas a la ho­ra de com­pe­tir con em­pre­sas ex­tran­je­ras que es­tán pro­te­gi­das por re­duc­ción de aran­ce­les. —¿Có­mo se en­cuen­tra la si­tua­ción? —Cuan­do me eli­gie­ron pre­si­den­te de An­fa­co me pro­pu­se lo­grar una igual­dad de con­di­cio­nes pa­ra el sec­tor eu­ro­peo. Pa­ra ello cons­ti­tui­mos el ob­ser­va­to­rio de tra­za­bi­li­dad. Una la­ta de con­ser­va que pro­ce­da de Es­pa­ña o de cual­quier lu­gar del mun­do tie­ne que cum­plir los re­qui­si­tos (hi­gié­ni­co­sa­ni­ta­rios, téc­ni­cos, de nor­ma­ti­vas, es­pe­ci­fi­ca­cio­nes…) pa­ra ven­der­se en un mercado de­ter­mi­na­do. No pue­des en­la­tar en Tai­lan­dia un atún cla­ro que aquí no se con­si­de­re así. Cal­cu­la­mos que el 85 % de las la­tas de im­por­ta­ción en Eu­ro­pa no cum­plen con al­gu­na nor­ma­ti­va. El da­to es abru­ma­dor. Las im­por­ta­cio­nes de la­tas de atún en Eu­ro­pa re­pre­sen­tan el 54 % del to­tal del mercado. Ima­gí­ne­se que lo­gra­mos re­du­cir en 20 pun­tos las im­por­ta­cio­nes. En ese ca­so es­ti­ma­mos que se ge­ne­ra­rían 28.000 pues­tos de tra­ba­jo, y la ma­yor par­te se­rían en Galicia, porque es el lu­gar de Eu­ro­pa más efi­cien­te y com­pe­ti­ti­vo pa­ra pro­du­cir con­ser­vas de pes­ca­dos y ma­ris­cos. Es­to se con­si­gue si las au­to­ri­da­des ha­cen cum­plir las mis­mas nor­mas a to­das las em­pre­sas. No­so­tros no pe­di­mos nin­gu­na pro­tec­ción. So­lo pe­di­mos que se cum­pla la ley. —¿Ha­brá fu­sio­nes en­tre con­ser­ve­ras? —Ya hu­bo. Se han pro­du­ci­do dos con­cen­tra­cio­nes en pa­ra­le­lo. Em­pre­sas que, aun­que ha­yan he­cho com­pras, han te­ni­do mu­cho cre­ci­mien­to or­gá­ni­co; y las que pro­ta­go­ni­zan una ava­lan­cha de ad­qui­si­cio­nes en to­dos los sec­to­res y en to­do el mun­do. Hay que plan­tear­se has­ta dón­de son con­ve­nien­tes es­tas con­cen­tra­cio­nes. No es bueno que exis­tan so­la­men­te dos em­pre­sas de te­le­fo­nía o un so­lo bus­ca­dor de In­ter­net. Ha­ce un si­glo, en 1911, a Roc­ke­fe­ller, que era el hom­bre más ri­co del mun­do, el Tri­bu­nal Su­pre­mo de Es­ta­dos Uni­dos lo obli­gó a di­vi­dir la Stan­dard Oil pa­ra no in­cu­rrir en po­si­ción do­mi­nan­te. Se rom­pió el mo­no­po­lio que él ha­bía lo­gra­do. Hoy no veo esos va­lo­res. Es cier­to que la con­cen­tra­ción pro­du­ce eco­no­mías de es­ca­la y ha­ce que la gen­te pue­da com­prar pro­duc­tos me­jo­res y más ba­ra­tos, pe­ro por otra par­te te da un po­der tal que... Si la con­cen­tra­ción es ex­ce­si­va, el ac­tor do­mi­nan­te im­pon­drá los pre­cios que le dé la ga­na. Re­pi­to: ha­ce un si­glo nos die­ron una mues­tra de va­lor e in­te­li­gen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.