«Con la co­rrup­ción han so­na­do to­das las alar­mas, al­gu­nas de­ma­sia­do tar­de»

El ma­gis­tra­do cree que la pri­sión per­ma­nen­te «no es im­pres­cin­di­ble, ya hay pe­nas de has­ta 40 años»

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia - JO­SÉ MA­NUEL PAN

«Creo que han so­na­do to­das las alar­mas so­bre la co­rrup­ción, y la ma­qui­na­ria del Es­ta­do ha cam­bia­do el chip y ha di­cho “es­to hay que com­ba­tir­lo”». Fernando Grande-Marlaska (Bil­bao, 1962) ase­gu­ra que ha ha­bi­do «ca­sos muy gra­ves de co­rrup­ción po­lí­ti­ca, pe­ro han so­na­do esas alar­mas, al­gu­nas in­clu­so de­ma­sia­do tar­de. Pe­ro creo que aho­ra es mu­cho más di­fí­cil que al­guien de­di­ca­do a la fun­ción pu­bli­ca se atre­va a ac­tuar de for­ma in­de­bi­da». Cur­ti­do en du­ras ba­ta­llas, este ma­gis­tra­do y vo­cal del Con­se­jo Ge­ne­ral del Po­der Ju­di­cial, par­ti­ci­pó ayer en Ma­ri­ñán en una me­sa re­don­da so­bre la éti­ca ju­di­cial en un mun­do glo­bal.

—¿Es la ju­di­cial la úni­ca ins­ti­tu­ción que man­tie­ne la éti­ca? —No, creo que el con­jun­to de la Ad­mi­nis­tra­ción del Es­ta­do tie­ne éti­ca. Se­ría pe­li­gro­so que el po­der ju­di­cial se cre­ye­ra que es ajeno a cual­quier ejer­ci­cio ile­gi­ti­mo de sus com­pe­ten­cias. Pa­re­ce­ría que nos pre­sen­ta­mos an­te la so­cie­dad co­mo los salvadores, co­mo los jus­ti­cie­ros, y eso es lo ajeno a rea­li­zar de­re­cho y jus­ti­cia.

—Di­ce que es más di­fí­cil que ha­ya ca­sos de co­rrup­ción. ¿Por qué? —Pri­me­ro, porque se han im­ple­men­ta­do me­ca­nis­mos de pre­ven­ción y, se­gun­do, porque te­ne­mos me­ca­nis­mos de re­pre­sión es­pe­cia­li­za­dos: la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción, jue­ces es­pe­cia­li­za­dos y te­ne­mos le­yes que per­mi­ten ac­tuar de for­ma efec­ti­va. —Le he oí­do de­cir que te­rro­ris­mo y nar­co­trá­fi­co son los enemi­gos de la de­mo­cra­cia. ¿Y la co­rrup­ción? —La co­rrup­ción lo es tan­to o más. Hay un ma­gis­tra­do ita­liano, Lui­gi Ma­ri­ni, que me im­pac­tó cuan­do ex­pli­ca­ba que la ma­fia ita­lia­na ha­bía con­se­gui­do más be­ne­fi­cios y po­der cuan­do lo­gró ino­cu­lar­se en la Ad­mi­nis­tra­ción que cuan­do ejer­cía la vio­len­cia. To­dos esos fe­nó­me­nos cri­mi­na­les tra­tan de po­ner en tela de jui­cio el Es­ta­do de de­re­cho, pe­ro la co­rrup­ción es peor porque la pro­ta­go­ni­za gen­te que ha si­do ele­gi­da por la so­cie­dad y que de­be leal­tad má­xi­ma al Es­ta­do de de­re­cho. Es des­leal ab­so­lu­ta­men­te. Ma­yor fal­ta de de­cen­cia y leal­tad que esa no pue­do en­ten­der­la.

—Es di­fí­cil com­ba­tir la co­rrup­ción. Su­pon­go que ha­brá pre­sio­nes de to­do ti­po. —Es­ta­mos acos­tum­bra­dos a tra­ba­jar con pre­sio­nes. Los jue­ces las te­ne­mos siem­pre, des­de que en­tra­mos en la ca­rre­ra. La pre­sión, por ejem­plo del due­ño del su­per­mer­ca­do del pue­blo don­de ejer­cía y que siem­pre son­reía. Cuan­do se di­vor­ció y eras tú él que lle­va­ba el ex­pe­dien­te to­do eran ma­las ca­ras. Pa­ra al­guien que em­pie­za en un pue­blo don­de to­dos se co­no­cen, eso es pre­sión. —La di­la­ción de las ins­truc­cio­nes ju­di­cia­les es una preo­cu­pa­ción. En Galicia te­ne­mos el ca­so Po­ké­mon, con seis años de ins­truc­ción y más de cien impu­tados. ¿Es eso un problema? —No me voy a me­ter en ca­sos con­cre­tos. Pe­ro lo que sí di­go es que en las ins­truc­cio­nes, por muy com­ple­jas que sean, hay que sa­ber di­vi­dir en pie­zas se­pa­ra­das pa­ra ir en­jui­cian­do. Es cier­to que la jus­ti­cia que se di­la­ta en el tiem­po pier­de efi­ca­cia. Por eso se ha­bla de tiem­pos má­xi­mos de ins­truc­ción. Y en to­do ca­so hay que jus­ti­fi­car por qué una ins­truc­ción se di­la­ta en el tiem­po y por qué no ha si­do po­si­ble ter­mi­nar­la an­tes. Eso tam­bién es res­pon­sa­bi­li­dad.

—En Pon­te­ve­dra se dic­tó la pri­me­ra sen­ten­cia de pri­sión pre­ven­ti­va. ¿Qué le pa­re­ce? —Es­tá pen­dien­te una sen­ten­cia del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal so­bre eso. Es un te­ma muy com­ple­jo. ¿La pri­sión per­ma­nen­te re­vi­sa­ble ex­clu­ye ne­ce­sa­ria­men­te el fin de las pe­nas re­co­gi­do en el ar­ticu­lo 25.2 de la Cons­ti­tu­ción so­bre re­so­cia­li­za­ción? ¿Y ese re­vi­sa­ble es real­men­te efec­ti­vo? Creo que te­ne­mos ele­men­tos nor­ma­ti­vos im­por­tan­tes pa­ra lu­char con­tra es­tos de­li­tos gra­ves. Hay pe­nas que pue­den lle­gar has­ta los 40 años efec­ti­vos de cum­pli­mien­to, in­clu­so lue­go pue­den es­ta­ble­cer­se me­di­das com­ple­men­ta­rias, libertades vi­gi­la­das. Yo di­ría que la pri­sión per­ma­nen­te re­vi­sa­ble no es im­pres­cin­di­ble con las pe­nas que hay y que se han im­pues­to.

«Hay que jus­ti­fi­car por qué una ins­truc­ción se di­la­ta en el tiem­po y no se ha ter­mi­na­do an­tes»

CÉ­SAR DELGADO

Grande-Marlaska par­ti­ci­pó ayer en la Es­cue­la de Ve­rano del Po­der Ju­di­cial, en el pa­zo de Ma­ri­ñán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.