Pe­rú ve­ta la entrada a un ga­lle­go al que con­fun­de con un nar­co de igual nom­bre

El afec­ta­do, que vi­ve en Pa­na­má, ha­bía pla­nea­do unas va­ca­cio­nes de tres se­ma­nas con su no­via en Li­ma

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia - MAR­TA VÁZ­QUEZ

Lo que se pla­ni­fi­có du­ran­te me­ses co­mo unas fe­li­ces va­ca­cio­nes se ha con­ver­ti­do en una de las peo­res pe­sa­di­llas de sus vi­das pa­ra una pa­re­ja ou­ren­sa­na. Ale­ja­dos du­ran­te la ma­yor par­te del año porque él re­si­de en Pa­na­má y ella en la ciu­dad de As Bur­gas, de­ci­die­ron ha­ce me­ses que pa­sa­rían tres se­ma­nas del mes de ju­lio, sus va­ca­cio­nes, en Pe­rú. Com­pra­ron los bi­lle­tes de avión, re­ser­va­ron los ho­te­les, con­tra­ta­ron ex­cur­sio­nes y, có­mo no, ad­qui­rie­ron las en­tra­das pa­ra vi­si­tar Ma­chu Pic­chu, un lu­gar al que am­bos siem­pre ha­bían que­ri­do ir. To­do pa­re­cía per­fec­to has­ta que lle­gó la ho­ra de en­trar en el país. Ella, Bár­ba­ra Ca­ne­do, no tu­vo pro­ble­mas. El 1 de ju­lio su vue­lo lle­gó a Li­ma sin in­ci­den­tes y, tras su­pe­rar los con­tro­les de adua­nas, se que­dó en el ae­ro­puer­to pa­ra es­pe­rar a su pa­re­ja, Ju­lio Ro­drí­guez Gon­zá­lez, quien a día de hoy no ha con­se­gui­do to­da­vía su­pe­rar ese trá­mi­te. Aquel mis­mo día su vue­lo lle­gó en ho­ra al ae­ro­puer­to, pe­ro en cuan­to se di­ri­gió al con­trol de pa­sa­por­tes, le in­di­ca­ron que te­nía una aler­ta de In­ter­pol por ser una «per­so­na bus­ca­da», y le in­for­ma­ron de que no po­día en­trar en el país y que se­ría de­vuel­to a Pa­na­má en el pri­mer avión dis­po­ni­ble. «Tra­té de dia­lo­gar con el per­so­nal de mi­gra­ción del ae­ro­puer­to pa­ra ex­pli­car­les que era un error, pe­ro ni me es­cu­cha­ron ni qui­sie­ron ha­cer más ave­ri­gua­cio­nes pa­ra acla­rar­lo; so­lo me re­pi­tie­ron la pa­la­bra re­em­bar­que una y otra vez, y ni si­quie­ra me de­ja­ron ha­blar con mi pa­re­ja, pa­ra con­tar­le lo que es­ta­ba pa­san­do», ex­pli­ca Ju­lio, quien más tar­de, y gra­cias a un abo­ga­do que su no­via con­tra­tó en Pe­rú, su­po que la aler­ta ha­bía sal­ta­do porque su nom­bre coin­ci­de con el de otro hom­bre que re­cien­te­men­te ha sa­li­do de la pri­sión en ese país por un de­li­to de trá­fi­co de dro­gas. Al pa­re­cer, se tra­ta tam­bién de un ciu­da­dano ga­lle­go.

An­tes de su­bir al avión de vuel­ta, el ou­ren­sano, que no tie­ne an­te­ce­den­tes pe­na­les, con­si­guió el te­lé­fono de emer­gen­cias con­su­la­res de la Em­ba­ja­da de Es­pa­ña en Pe­rú, pa­ra pe­dir­les ayu­da, pe­ro na­die le ayu­dó. «Se de­sen­ten­die­ron to­tal­men­te de mí», se que­ja Ju­lio, que cri­ti­ca la fal­ta de im­pli­ca­ción de «es­tos que di­cen que es­tán pa­ra de­fen­der los in­tere­ses de los es­pa­ño­les en el ex­te­rior».

Des­de en­ton­ces, la vi­da de am­bos ha si­do un con­ti­nuo pe­re­gri­nar por em­ba­ja­das, con­su­la­dos y or­ga­nis­mos ofi­cia­les, pe­ro no han lo­gra­do has­ta el mo­men­to des­blo­quear el problema. Na­da más re­gre­sar a Pa­na­má, Ju­lio se di­ri­gió al con­su­la­do pe­ruano, tal y co­mo le di­je­ron que debía ha­cer en el ae­ro­puer­to, pa­ra tra­tar de acla­rar lo ocu­rri­do, pe­ro allí lo des­pa­cha­ron ase­gu­rán­do­le que era la In­ter­pol quien debía so­lu­cio­nar el te­ma. Tam­po­co en la em­ba­ja­da es­pa­ño­la en­con­tró apo­yo y, pa­ra su sor­pre­sa, lo re­mi­tie­ron de nuevo al con­su­la­do lo­cal.

Así han ido pa­san­do los días, mien­tras Bár­ba­ra, en Li­ma, tra­ta con su abo­ga­do de lo­grar que se le­van­te la prohi­bi­ción de entrada, por aho­ra sin éxi­to. Ayer es­ta­ba de­ses­pe­ra­da. «Nos han di­cho que aquí ca­sos co­mo este tie­nen mi­les. Es una ver­güen­za que es­té pa­san­do es­to y na­die nos ayu­de», co­men­ta in­dig­na­da.

La pa­re­ja la­men­ta la fal­ta de ayu­da de em­ba­ja­das y con­su­la­dos es­pa­ño­les

Ju­lio Ro­drí­guez es ou­ren­sano y des­de ha­ce ca­si dos años tra­ba­ja en Ciu­dad de Pa­na­má.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.