In­clu­so Mer­kel pue­de equi­vo­car­se

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - XO­SÉ LUÍS BARREIRO RI­VAS

Cada vez que se reúne el G20, hay que po­ner en es­ta­do de ex­cep­ción a la ciu­dad que lo aco­ge. Y no so­lo porque los mo­vi­mien­tos an­ti­glo­ba­li­za­ción y el tu­ris­mo de al­ga­ra­da se ha­yan con­ju­ra­do pa­ra amar­gar­les la fies­ta, sino porque en el re­cha­zo a este club coin­ci­den tam­bién, por muy dis­tin­tas ra­zo­nes, los eu­ro­peís­tas, los par­ti­da­rios de la de­mo­cra­cia glo­bal, los an­ti­ca­pi­ta­lis­tas, los na­cio­na­lis­tas, los enemi­gos del li­bre co­mer­cio, los po­pu­lis­tas, los paí­ses pe­que­ños y des­he­re­da­dos, los pa­raí­sos neu­tra­les, los Es­ta­dos fa­lli­dos, la se­ño­ra Le Pen, Ana Pon­tón, el pa­pa Fran­cis­co y yo. Y con ese plan, y pa­ra sus ma­gros ob­je­ti­vos, no se pue­de mo­les­tar al per­so­nal ni gas­tar tan­to di­ne­ro.

La cau­sa de esa fo­bia es que el G20 es un club de ri­cos y po­de­ro­sos que, sin ne­ce­si­dad de cum­plir los re­qui­si­tos bá­si­cos de las de­mo­cra­cias avan­za­das, y sin más cre­den­cial que la pas­ta gan­sa, se po­nen a go­ber­nar el mun­do al mar­gen de to­da le­gi­ti­mi­dad. Asis­ten los que ellos quie­ren. Tra­tan lo que les con­vie­ne. Ha­blan de ban­cos, por ejem­plo, pe­ro no de in­mi­gran­tes, de ham­brien­tos o de víc­ti­mas de las gue­rras. Se preo­cu­pan por Co­rea o Venezuela, pe­ro no por Ara­bia Sau­dí. Tra­tan a Si­ria co­mo el cor­ti­jo de Pu­tin y Trump. Y to­do lo ha­cen pa­ra la hu­ma­ni­dad, pe­ro sin la hu­ma­ni­dad. Y ac­túan así porque son el ór­gano eje­cu­ti­vo de la dic­ta­du­ra mun­dial (sin elec­cio­nes, sin con­tro­les ni con­tra­pe­sos, sin de­re­chos uni­ver­sa­les ni tu­te­la ju­di­cial efec­ti­va, con ple­na ca­pa­ci­dad pa­ra im­po­ner de­ci­sio­nes y exi­gir con­tra­pres­ta­cio­nes, pe­ro sin obli­ga­ción de man­te­ner so­cie­da­des de bie­nes­tar).

Por eso en­tien­do que Trump, Pu­tin y Xi Jin­ping se sien­tan en el G20 co­mo pe­ces en el agua, Porque con­tro­lan to­do el po­der que allí se acu­mu­la, y porque di­ri­gen con mano de hie­rro tres mun­dos que van a lo su­yo y que con­fun­den el bie­nes­tar de sus súb­di­tos con la for­ta­le­za del Es­ta­do. Pe­ro no lo­gro en­ten­der qué ha­ce allí una UE des­com­pues­ta en una do­ce­na de vo­ces, que, ade­más de que­dar nin­gu­nea­da por su mi­ni­fun­dis­mo mi­li­tar, di­plo­má­ti­co y po­lí­ti­co, le­gi­ti­ma un club que tra­ba­ja a la con­tra de lo que Eu­ro­pa en­tien­de por de­mo­cra­cia, coope­ra­ción y bie­nes­tar.

In­clu­so en el su­pues­to de que el G20 tu­vie­se que ha­cer una tran­si­ción pro­lon­ga­da ha­cia otras for­mas de gobierno mun­dial, la Unión Eu­ro­pea no de­be­ría com­pa­re­cer en di­cho club si no lo ha­ce con una so­la voz y una so­la po­lí­ti­ca, que es exac­ta­men­te lo con­tra­rio de lo que es­ta­mos vien­do hoy. Por eso me ex­tra­ña que Mer­kel no ha­ya pen­sa­do en des­mon­tar este tram­pan­to­jo en el que na­da te­ne­mos que ga­nar, pe­ro sí mu­cho que per­der. Y la UE de­be­ría re­cla­mar que este de­ba­te se tras­la­da­se a la ONU, o a ór­ga­nos di­se­ña­dos ba­jo el utó­pi­co con­cep­to de de­mo­cra­cia glo­bal.

Mien­tras tan­to de­bo re­co­no­cer, con enor­me pe­na, que Mer­kel tam­bién se equi­vo­ca. Aun­que, pa­ra no ser una dio­sa, al­gún de­fec­to te­nía que te­ner.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.