Don Abun­dio y la in­de­pen­den­cia fis­cal

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - FERNANDO ÓNE­GA

Ese Es­ta­do ima­gi­na­rio que to­da­vía se lla­ma Ca­ta­lu­ña y no Re­pú­bli­ca Ca­ta­la­na aca­ri­cia un nuevo sue­ño, in­clu­so an­te­rior a la pro­cla­ma­ción de so­be­ra­nía: la in­de­pen­den­cia fis­cal. Lo que es­táis le­yen­do: la rup­tu­ra con la Ha­cien­da es­pa­ño­la, con Mon­to­ro y sus equi­pos y con to­do lo que hue­la a re­cau­da­ción, ges­tión de im­pues­tos y san­ción por no pa­gar­los por par­te del Es­ta­do es­pa­ñol. Lo di­jo ayer el pre­si­den­te Puig­de­mont: la Agen­cia Tri­bu­ta­ria de Ca­ta­lu­ña es­tá «a pun­to de asu­mir» los im­pues­tos que «aún pa­san» por la Ad­mi­nis­tra­ción es­pa­ño­la. Se re­fie­re, porque lo­co no es­tá, a los im­pues­tos ce­di­dos, pe­ro lo con­si­de­ra el pri­mer pa­so pa­ra lo­grar «una Ha­cien­da ca­ta­la­na com­ple­ta».

Es­pe­ro que le sal­gan las cuen­tas, porque pa­ra ese pri­mer pa­so dis­po­ne de 32 nue­vos lo­ca­les cu­yos gas­tos ge­ne­ra­les hay que man­te­ner y va a con­tar con una plan­ti­lla de cer­ca de 800 em­plea­dos, cu­yos suel­dos hay que pa­gar cada mes. El afán de con­tro­lar los im­pues­tos no da­rá a la Ge­ne­ra­li­tat más di­ne­ro pa­ra hos­pi­ta­les ni es­cue­las, pe­ro se­gui­rá au­men­tan­do su gas­to de con­su­mo y, por tan­to, su ya es­pec­ta­cu­lar en­deu­da­mien­to. Puig­de­mont pue­de ser la re­en­car­na­ción del cé­le­bre Abun­dio, que ven­dió su co­che pa­ra com­prar la ga­so­li­na.

Pe­ro ese es asun­to ad­mi­nis­tra­ti­vo su­yo, y los ca­ta­la­nes sa­brán va­lo­rar­lo. Lo in­tere­san­te es que lo con­si­de­re el pri­mer pa­so pa­ra la so­be­ra­nía fis­cal. Pa­ra quie­nes du­dan de la sin­ce­ri­dad de su pro­yec­to se­pa­ra­tis­ta, se­pan que no da un pa­so que no per­si­ga la crea­ción de es­truc­tu­ras de Es­ta­do. La prin­ci­pal es, sin du­da, la es­truc­tu­ra que le per­mi­ta te­ner los re­cur­sos eco­nó­mi­cos su­fi­cien­tes pa­ra le­van­tar cada ma­ña­na las per­sia­nas de su tien­da na­cio­nal. En eso an­da, lo pro­me­tió en va­rias oca­sio­nes y, ya que no dis­fru­ta de las ven­ta­jas del Con­cier­to del País Vas­co, en­tien­de que de­be ir por la sen­da de los he­chos con­su­ma­dos.

Se­rá muy en­tre­te­ni­do. Pues­tos a ju­gar con fu­tu­ri­bles, que no son ex­clu­si­va de Puig­de­mont, ima­gi­naos que un día el Gobierno ca­ta­lán de­ci­de que la en­car­ga­da de re­cau­dar to­dos los im­pues­tos —tam­bién el IRPF y So­cie­da­des— es la Agen­cia Tri­bu­ta­ria ca­ta­la­na. Em­pre­sas y per­so­nas fí­si­cas re­ci­bi­rán ins­truc­cio­nes de có­mo in­gre­sar a la Ha­cien­da ca­ta­la­na. Pa­sa­dos los pla­zos, sal­ta­rán los or­de­na­do­res de Mon­to­ro, que son los más efi­ca­ces del mun­do, y em­pe­za­rán a re­cla­mar y po­ner san­cio­nes a cada mo­ro­so. «Yo ya he pa­ga­do a Ca­ta­lu­ña», ale­ga­rán los in­ves­ti­ga­dos. «Aquí so­lo fi­gu­ra que usted no ha pa­ga­do», res­pon­de­rá el or­de­na­dor. Y se pon­drá en mar­cha la ma­qui­na­ria im­pa­ra­ble. Puig­de­mont no po­drá man­te­ner el in­ven­to, pe­ro sus co­ros ya ten­drán otro pun­to pa­ra su lis­ta de agra­vios: des­pués del «no nos de­jan vo­tar», ven­drá el «no nos de­jan co­brar», otro de­re­cho fun­da­men­tal. Qué has­tío.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.