Los te­ne­mos muy mi­ma­dos

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - ERNESTO S. POM­BO

Na­da me­nos que un ter­cio de sus señorías que apo­sen­tan a dia­rio, o cuan­do pue­den, sus reales en el Par­la­men­to, tie­nen ne­go­cios pri­va­dos mien­tras ejer­cen la ac­ti­vi­dad pú­bli­ca. Es de­cir, que no es­tán so­lo pa­ra lo que les he­mos ele­gi­do y si­guen el ejem­plo del ad­mi­ra­do Ro­dri­go Ra­to quien, aun sien­do mi­nis­tro y a de­cir de su com­pa­ñe­ro de es­ca­ño Luis Ra­ma­llo, de­di­ca­ba un día de la semana a sus ne­go­cios. Co­mo de­be ser.

Mal es­tá que sus señorías for­men par­te de des­pa­chos de abo­ga­dos, ad­mi­nis­tren com­pa­ñías mercantiles, ase­so­ren a em­pre­sas pri­va­das o ven­dan uvas de sus vi­ñe­dos, pe­ro lo de par­ti­ci­par en ter­tu­lias, cur­sos, con­fe­ren­cias y se­mi­na­rios pa­re­ce un re­go­deo. Porque ¿qué nos cuen­tan de nuevo en es­tas in­ter­ven­cio­nes? ¿Qué apor­tan Pa­blo Ca­sa­do, Her­nan­do, Ma­ro­to, Ma­di­na, Zai­da Can­te­ra, Ire­ne Mon­te­ro, Íñi­go Errejón o Ca­ro­li­na Bes­can­sa en sus in­ter­ven­cio­nes pú­bli­cas re­mu­ne­ra­das? ¿Y qué Ru­fián, Gi­rau­ta o Vi­lle­gas? Lo de Al­bert Ri­ve­ra es más in­de­fi­ni­do, co­mo to­do lo su­yo. Co­bra por «par­ti­ci­par en en­cuen­tros aca­dé­mi­cos y po­lí­ti­cos», que es mu­cho más in­te­lec­tual.

Pues lo que apor­tan es más pro­pa­gan­da de su for­ma­ción. Co­bran por con­tar­nos el ar­gu­men­ta­rio de su par­ti­do, sin una apor­ta­ción a ma­yo­res; por ocu­par un es­pa­cio que debía con­si­de­rar­se de pu­bli­ci­dad po­lí­ti­ca. De lo que se tra­ta es de fac­tu­rar porque el sa­la­rio mí­ni­mo in­ter­pro­fe­sio­nal que les di­mos, y que va de los 3.600 a los 6.000 eu­ros, no da pa­ra mu­cho y, co­mo los seis­cien­to­seu­ris­tas, tie­nen que plu­ri­em­plear­se. Al­gún día ten­dre­mos que re­plan­tear­nos lo mi­ma­dos que los te­ne­mos. So­bre to­do pa­ra lo que nos apor­tan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.