Có­mo im­pe­dir el re­fe­ren­do se­ce­sio­nis­ta

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - JO­SÉ LUIS MEI­LÁN GIL

En la pro­po­si­ción de ley, pre­sen­ta­da de un mo­do in­for­mal por sus im­pul­so­res, se con­cre­tan to­dos los ex­tre­mos del pro­cés se­ce­sio­nis­ta. Dos son los pa­sos fun­da­men­ta­les: re­fe­ren­do vin­cu­lan­te de au­to­de­ter­mi­na­ción y de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña si la res­pues­ta ma­yo­ri­ta­ria a la pre­gun­ta es po­si­ti­va.

No ha­ce fal­ta eru­di­ción pa­ra con­cluir que el pri­mer pa­so es de­ci­si­vo. Por eso, las pro­pues­tas y opi­nio­nes, por res­pe­ta­bles que sean, que no den res­pues­ta a la con­cre­ta y pe­ren­to­ria cues­tión de có­mo im­pe­dir el re­fe­ren­do, re­sul­tan inope­ran­tes en este mo­men­to: trá­te­se de re­for­mar la Cons­ti­tu­ción pa­ra de­cla­rar a Es­pa­ña co­mo Es­ta­do fe­de­ral o na­ción de na­cio­nes, ins­tar a un ge­né­ri­co diá­lo­go de Ra­joy con la Ge­ne­ra­li­tat, de una va­ga re­fe­ren­cia a la po­lí­ti­ca, o una sim­plis­ta ape­la­ción a la sen­sa­tez de los ca­ta­la­nes no se­pa­ra­tis­tas. El Gobierno es­tá em­pe­ña­do en que no se reali­ce, con el in­te­rés adi­cio­nal de que no se re­pi­ta un 9N, que pu­do y no su­po im­pe­dir.

La so­lu­ción es muy sim­ple: recurrir al Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal. Se pul­sa el bo­tón ju­rí­di­co, pa­ra eso es­tán los abo­ga­dos del Es­ta­do, y de un mo­do au­to­má­ti­co se sus­pen­de lo im­pug­na­do. La úl­ti­ma vez ha si­do con mo­ti­vo de par­ti­das en los pre­su­pues­tos ca­ta­la­nes que se han con­si­de­ra­do que estaban des­ti­na­das a fi­nan­ciar el re­fe­ren­do. Y así, re­cur­so y sus­pen­sión, has­ta la con­vo­ca­to­ria del re­fe­ren­do anun­cia­do pa­ra el 1 de oc­tu­bre. Se tra­ta, en de­fi­ni­ti­va, de in­ten­tar que sea im­po­si­ble ma­te­rial­men­te su rea­li­za­ción. Al mis­mo ob­je­ti­vo se di­ri­gen las ad­ver­ten­cias a fun­cio­na­rios y em­pre­sas acer­ca de po­si­ble res­pon­sa­bi­li­dad. La tác­ti­ca no da más de sí, in­clui­da la arro­gan­te de­cla­ra­ción de So­ra­ya de que al Gobierno le bas­tan 24 ho­ras pa­ra im­pe­dir la de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia.

Las li­mi­ta­cio­nes de esa tác­ti­ca apa­re­cen si se ba­ja a con­si­de­rar las me­di­das que pue­den adop­tar­se pa­ra cum­plir las sen­ten­cias. Si, co­mo ha ocu­rri­do, lo que se de­cla­ra in­cons­ti­tu­cio­nal es el acuer­do adop­ta­do por quie­nes con­for­man la ma­yo­ría del Par­la­ment, a to­dos ellos ha­brían de apli­car­se, y con ma­yor razón al tra­tar­se de una pro­po­si­ción de ley, la sus­pen­sión en sus fun­cio­nes, que ha­bría de ex­ten­der­se al 80 % de los mu­ni­ci­pios que, se es­ti­ma, es­tán dis­pues­tos a co­la­bo­rar en el re­fe­ren­do. La vi­sua­li­za­ción de có­mo se lle­va­ría a ca­bo no es asun­to me­nor.

Im­pe­dir el re­fe­ren­do an­tes de su con­vo­ca­to­ria ten­dría que estar am­pa­ra­do en el ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción, in­vo­ca­do con cier­ta li­ge­re­za porque no con­cre­ta qué me­di­das pue­den adop­tar­se en re­la­ción con la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma dís­co­la. No es de re­ci­bo que el Se­na­do otor­gue al Gobierno una car­ta en blan­co. Por tan­to, se­ría ra­zo­na­ble desa­rro­llar ese ar­tícu­lo en una ley or­gá­ni­ca, apli­ca­ble an­tes de la con­vo­ca­to­ria del re­fe­ren­do, que po­dría pre­ver la in­ha­bi­li­ta­ción de los par­la­men­ta­rios que con sus acuer­dos aten­ten gra­ve­men­te al in­te­rés ge­ne­ral de Es­pa­ña; que ya es­tá su­ce­dien­do. No se su­pri­mi­ría la au­to­no­mía, un ta­bú, y ha­bría es­pa­cio pa­ra abor­dar a fon­do el problema.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.