Após­tro­fos, após­tro­fes

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - FRAN­CIS­CO RÍOS

Los pa­ró­ni­mos son pa­la­bras que tie­nen al­gu­na re­la­ción o se­me­jan­za en­te sí, ge­ne­ral­men­te por su for­ma o su so­ni­do. Po­de­mos agru­par­los en tres ca­te­go­rías que el lec­tor nun­ca en­con­tra­rá en los li­bros. La pri­me­ra es la de los que no cau­san pro­ble­mas, co­mo abe­ja y ove­ja, adop­tar y adap­tar,o ca­rear y ca­riar. Un se­gun­do gru­po de pa­ró­ni­mos es el de los que no se pro­nun­cian es­pon­tá­nea­men­te, sino que fuer­zan una bre­ve re­fle­xión del ha­blan­te pa­ra ele­gir la

voz ade­cua­da: cos­to/cos­te, es­pe­cie/es­pe­cia, in­frin­gir/in­fli­gir, prejuicio/per­jui­cio... La ter­ce­ra ca­te­go­ría se­ría la de aque­llas pa­la­bras que sue­len re­que­rir la con­sul­ta a un dic­cio­na­rio pa­ra ele­gir la pro­ce­den­te. Aquí apa­re­ce, por ejem­plo, la pa­re­ja es­pi­rar/ex­pi­rar, una de cu­yos miem­bros sig­ni­fi­ca ‘ex­ha­lar’ y el otra ‘mo­rir’. Pe­ro hay un ca­so pa­ra­dig­má­ti­co, el de após­tro­fo y após­tro­fe.

El após­tro­fo es un signo or­to­grá­fi­co con for­ma de co­ma al­ta (’) que em­plea­mos pa­ra in­di­car la eli­sión de le­tras y so­ni­dos (Me voy

pa l’Ha­ba­na), así co­mo en nom­bres pro­pios (D’Ors, D’Alem­bert). A su vez, após­tro­fe es, se­gún la de­fi­ni­ción aca­dé­mi­ca, una in­ter­pe­la­ción vehe­men­te di­ri­gi­da en se­gun­da per­so­na a una o va­rias, pre­sen­tes o au­sen­tes, vi­vas o muer­tas, o a se­res abs­trac­tos, a co­sas in­ani­ma­das, o a uno mis­mo: «¡Hé­roes de Ma­yo, le­van­tad las fren­tes!» (Es­pron­ce­da). Quien quie­ra epa­tar a un con­ter­tu­lio pue­de em­plear su equi­va­len­te pros­fó­ne­sis. La Aca­de­mia aña­de una se­gun­da acep­ción a após­tro­fe: dic­te­rio (di­cho de­ni­gra­ti­vo que in­sul­ta y pro­vo­ca). Após­tro­fo pro­ce­de del la­tín apos­trop­hus, y este, a su vez, del grie­go ਕʌંıIJȡȠi­jȠȢ (após­trop­hos). En el ori­gen de após­tro­fe es­tá el la­tín apos­trop­he, pro­ce­den­te del grie­go ਕʌȠıIJȡȠij੾ (apos­trop­hé). Unos y otros han si­do he­re­da­dos por las len­guas de nues­tro en­torno. Após­tro­fe y após­tro­fo tie­nen una so­la for­ma en fran­cés y en in­glés, apos­trop­he, mien­tras el ga­lle­go y el por­tu­gués tie­nen

após­tro­fe (fe­me­nino) y após­tro­fo, y el ca­ta­lán, apòs­tro­fe y apòs­trof.

Cas­te­llano, ga­lle­go, por­tu­gués y ca­ta­lán com­par­ten el ver­bo

apos­tro­far, pe­ro mien­tras en el pri­mer idio­ma so­lo sig­ni­fi­ca ‘di­ri­gir após­tro­fes a al­guien’, en las otras tres len­guas tam­bién es ‘po­ner un após­tro­fo’.

Un após­tro­fe sin após­tro­fos pa­ra es­tos tiem­pos de zo­zo­bra: «Oi­go, pa­tria, tu aflic­ción, y es­cu­cho el tris­te con­cier­to que for­man, to­can­do a muer­to, la cam­pa­na y el ca­ñón».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.